La portada de mañana
Acceder
El año del rey emérito en Abu Dabi no aplaca el escándalo y su vuelta depende de Felipe
¿Qué ha ocurrido con la vacuna española que acaba de ser suspendida?
Opinión - El pecado de Sánchez es cumplir la ley, por Neus Tomàs

Se dispara la curva en Tenerife: el rápido ascenso de los contagios lastra el buen ritmo que había tomado Canarias a las puertas del verano

Avance de los contagios en Canarias (negro) y Tenerife (verde)

Las incidencias de COVID-19 en Canarias y Tenerife parecen avanzar en paralelo desde el pasado mes de abril, cuando las islas se despedían definitivamente de la cuarta ola de contagios, tal y como se puede comprobar en el gráfico siguiente. No obstante, la isla del Teide ha cambiado el rumbo en las dos últimas semanas, perdiendo el control de su curva y lastrando también al Archipiélago hacia un evidente empeoramiento de sus indicadores epidemiológicos. Así, de los 169 contagios detectados en las últimas 24 horas, 105 se han dado solo en la isla de Tenerife.

Nuevo repunte de contagios en Canarias: 169 casos de COVID-19 en solo 24 horas

Nuevo repunte de contagios en Canarias: 169 casos de COVID-19 en solo 24 horas

Canarias ve ahora con preocupación cómo la gráfica se aproxima cada vez más a los 50 casos por cada 100.000 habitantes, umbral que ha destacado Sanidad y que muchos países toman como referencia para recomendar el lugar como destino turístico.

En las últimas semanas, tanto el presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, como el presidente del Cabildo tinerfeño, Pedro Martín, insistían en la necesidad de bajar la incidencia para recuperar al turismo británico. De hecho, el embajador de Reino Unido avanzó que en la próxima revisión que realice su país, en relación a su lista verde de destinos turísticos, estudiaría la posibilidad de sacar a Canarias y Baleares de la valoración del conjunto español. Esto significaría la vuelta de los turistas, siempre que se mantuviera la IA por debajo de 50, pero el ritmo ha cambiado y ahora la tendencia se dibuja al alza.

Los datos dan buena cuenta de dicho cambio de ritmo: el Archipiélago presentaba el pasado 1 de junio una incidencia a siete días de 31,9 casos por cada 100.000 habitantes, una cifra que daba pie al optimismo y a la que solo se había llegado a finales de octubre de 2020, tras la segunda ola de contagios. Una realidad que se fracturó en las siguientes semanas, cuando Tenerife comenzaba a notificar entre 60 y 100 contagios diarios. Desde ese momento, los datos no han dejado de empeorar, apuntando para este martes una IA en una semana de 43,3 casos por cada 100.000 habitantes, un claro ascenso que viene lastrado por la isla capitalina, que notificó en la última jornada una incidencia acumulada a siete días de 68,8 casos. Hace una semana el panorama era bien distinto, con cifras por debajo de los 50 infectados.

A 14 días, la gráfica, que expone diariamente la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, también refleja un claro y constante ascenso, pasando en el conjunto canario de los 67,6, a principios de mes, a 80,1 casos por cada 100.000 habitantes.

Leve mejoría gracias al resto de islas

Como en el juego de la cuerda, este martes se han unido La Palma, Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura para contrarrestar la rápida subida de la curva de contagios en el Archipiélago, gracias al descenso en sus IA a siete días. Así, la isla bonita pasa de 3,6 a 2,4 casos por cada 100.00 habitantes; la isla redonda, de 26,7 a 23,8; Lanzarote, de 41,1 a 31,4; y Fuerteventura de 37,6 a 32,6. Gracias a estas mejorías, Canarias dibujó su gráfica en descenso, pasando de 44 a 43,3 contagios por cada 100.000 habitantes en este periodo de tiempo.

Del otro lado de la cuerda, sigue tirando Tenerife, que frena la mejoría en los indicadores epidemiológicos. Detener el avance de los contagios se ha convertido en toda una misión imposible para los tinerfeños. Es más, el presidente del Cabildo insular ha asegurado que ni el propio Servicio Canario de Salud (SCS) sabe qué ocurre para que no se logre dominar de una vez la situación, a pesar de mantenerse en nivel 2 de alerta sanitaria desde principios de mayo.

"No creo que en Tenerife seamos unos descerebrados ni creo que seamos más 'viva la vida' que el resto", enfatizó Martín. En este punto, cabe recordar que la Policía Nacional ha entregado en la última semana hasta 81 propuestas de sanción por incumplir la normativa relativa a la COVID-19, tampoco dejan de subir los casos asociados a brotes familiares o sociales y siguen siendo recurrentes las actuaciones para disolver fiestas ilegales en la isla. Todo esto, sumado a la fatiga pandémica, podría ayudar a comprender por qué no se logra dominar la curva.

Por municipios, siguen siendo tres las localidades que están alejando a la isla de la nueva normalidad: Granadilla de Abona, Santa Cruz de Tenerife y San Cristóbal de La Laguna, que sumaron este miércoles 58 casos positivos de COVID-19, lo que supone el 56% del total de contagios registrados en toda la Isla: 105.

El mayor número de contagios sigue notificándose en Santa Cruz, que esta semana ha apuntado 191 casos positivos, una media de 27 casos cada 24 horas. Datos que llevan a su IA a siete días a pasar de riesgo medio a riesgo alto: 91,3. También sigue lastrando el control de la pandemia en la isla el número de positivos en La Laguna, con 121 casos en siete días, 30 en la pasada jornada.

Preocupa especialmente la situación en el municipio sureño, donde se han registrado en la última semana 88 casos. Con estos datos, Granadilla presenta en riesgo muy alto sus incidencias acumuladas, 171,76 casos por cada 100.000 habitantes a 7 días y 337,67 a 14, que superan de largo la media en toda la isla: 70,43 y 120,72, respectivamente.

En el lado opuesto, se han mantenido con ningún caso positivo registrado las localidades de Buenavista del Norte, Fasnia, La Guancha, La Matanza de Acentejo, Los Silos y Vilaflor.

síguenos en Telegram

Etiquetas

Descubre nuestras apps