La portada de mañana
Acceder
Los socios del Gobierno aprietan para que cumpla sus compromisos
Sanitarios con COVID persistente: una dolencia poco reconocida
Opinión – Tira para adelante, Pedro, por Antón Losada

Voladuras controladas en los túneles que atraviesan el Risco de Faneque para continuar con las obras de la carretera de La Aldea

Túneles de Faneque, en la carretera de La Aldea

El ritmo de los trabajos de la obra de la segunda fase de la carretera de La Aldea, en el tramo entre Agaete y El Risco, se agiliza, según ha informado la Consejería de Obras Públicas, Transportes y Vivienda del Gobierno de Canarias, que dirige Sebastián Franquis. Así, este miércoles se ha procedido a realizar los desmontes para acondicionar las entradas a las bocas sur del llamado túnel de Faneque, unos trabajos para los que ha sido necesario usar de manera puntual una pequeña cantidad de explosivo debido a la dureza de las rocas encontradas en el trazado previsto. Estas pequeñas voladuras se han realizado a cielo abierto y son el preludio de las que están programadas y previstas iniciar a finales de este mismo mes dentro de los túneles que ya se están excavando, unas explosiones que sí serán de mayor envergadura debido a la dureza del terreno a perforar.

Los técnicos de la Consejería han supervisado este nuevo avance en las obras de esta segunda fase de la carretera que unirá El Risco con Agaete, un tramo en el que se van a invertir 152 millones de euros y que una vez finalizado permitirá unir ambos puntos en menos de 10 minutos. Las obras de la nueva carretera, cuya ejecución se inició hace casi un año, entran este mes en una nueva etapa al disponer ya en la zona de los trabajos de los polvorines y de maquinaria especializada para la perforación de los ocho túneles de los que consta el proyecto.

Los trabajos ejecutados en este miércoles se centran en los desmontes que permitirán construir posteriormente el emboquille sur de las dos bocas del túnel 4 del proyecto, el que atraviesa el Roque de Faneque. Este túnel, el más largo de los ocho con 2,1 kilómetros de recorrido previsto, ya ha empezado a excavarse en su boca norte, la más próxima al casco urbano de Agaete. Los desmontes que se están ejecutando hoy se realizan en la proximidad de las bocas sur del túnel situadas al otro lado del macizo de Faneque, las más cercanas a La Aldea.

El citado desmonte, que se inició hace unos días con medios mecánicos como excavadoras, se ha encontrado en el trazado con varias rocas de gran dureza que han obligado a usar de manera puntual una pequeña cantidad de explosivos por parte de la UTE que realiza los trabajos. Las explosiones, de baja intensidad y a cielo abierto, se llevaron a cabo a primeras horas de esta tarde y obligó a cerrar al tráfico a la actual carretera de La Aldea (GC-200) durante 10 minutos por seguridad. Para garantizar la seguridad tanto de los trabajadores como de los transeúntes por la vía, se estableció un dispositivo de seguridad, en el que se integró la Guardia Civil, que supervisó el buen estado de la carretera tras las detonaciones.

Las explosiones se produjeron a más de 200 metros de la actual carretera y a una cota más elevada, por lo que la incidencia sobre la vía o sobre las viviendas más cercanas fue inexistente. La UTE no descarta volver a realizar un uso puntual de estos explosivos en los próximos días dependiendo de la dureza de las rocas que se encuentren en el trazado de la vía proyectada. En el caso de volver a usar explosivos se repetiría el mismo dispositivo de seguridad habilitado hoy y se avisará a la población con antelación.

Las voladuras realizadas este miércoles de manera puntual se circunscriben al trabajo de perforación al aire libre para los desmontes, los explosivos usados son de magnitud limitada y por tanto no requieren de su almacenamiento en polvorines especializados como si se exige a los explosivos que se usarán a finales de mes para la perforación de los túneles. A diferencia de en los desmontes, en los túneles sí se usarán de manera habitual los explosivos para avanzar más rápidamente en las labores de excavación de los mismos, de ahí que por Ley se exija un almacenamiento y unos permisos especiales para este tipo de material que tiene que ser traído desde la Península.

Con los explosivos y la nueva maquinaria también traída de la Península en los últimos días, la UTE formada por las empresas Acciona, Ferrovial Agroman, Lopesan Asfaltos y Construcciones y Bitumex, podrá poner en marcha un nuevo programa de trabajo con tres turnos de operarios que trabajarán las 24 horas del día y los siete días de la semana. Con estas nuevas condiciones se podrán excavar hasta ocho metros al día en lugar de los tres metros actuales que se realizan por medios mecánicos, lo que permitirá avanzar de forma significativa para cumplir las previsiones y poner en servicio este túnel bajo Faneque en dos años y mientras se termina el resto de la obra. 

El tramo Agaete-El Risco es un proyecto de 8,5 kilómetros de longitud pero que por su compleja orografía incluye la construcción de varias estructuras especiales, entre ellos ocho túneles, dos viaductos, un paso inferior y tres enlaces. Esta nueva vía sustituirá un trayecto de cerca de 15 kilómetros que actualmente se realiza por la GC-200, presentando graves problemas de seguridad para los usuarios.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats