La portada de mañana
Acceder
Una Italia empobrecida se entrega al experimento de un Gobierno de ultraderecha
ESPECIAL | El mapa que cuenta de qué viven tus vecinos, calle a calle
OPINIÓN | 'Activar la banalización del neofascismo', por Esther Palomera

La jefa de la Policía Local de Santa Cruz vuelve a irse de fiesta sin mascarilla ni guardar distancia contra la pandemia

La comisaria jefa de la Policía Local de Santa Cruz, la tercera por la izquierda, durante la fiesta sorpresa de ayer

Tenerife Ahora

Santa Cruz de Tenerife —

5

La comisaria jefa de la Policía Local de Santa Cruz de Tenerife, Carmen Delia González Martín, ha vuelto a irse de fiesta y en apariencia vulnerado las disposiciones vigentes para evitar la expansión de la pandemia.

El expediente a la jefa de la Policía Local de Santa Cruz destapa la guerra soterrada entre los fieles a CC y quienes piden renovación

El expediente a la jefa de la Policía Local de Santa Cruz destapa la guerra soterrada entre los fieles a CC y quienes piden renovación

Fue este miércoles durante la celebración de su cumpleaños junto al mar en el Puertito de Güímar, agasajo en el que los presentes no respetaron las normas sobre la obligatoriedad del uso de mascarillas ni preservaron las distancias, tal y como atestiguan una serie de fotos que inmortalizaron el evento, en el que no faltó el trago y el brindis.

Como se recordará, la jefa de la Policía Local tiene abiertos ya sendos expedientes sancionadores –por parte del Consistorio Local y de la Subdelegación del Gobierno-- por su responsabilidad en la organización de un acto similar a finales de abril –en pleno estado de alarma- en la misma sede de la Policía por la jubilación de un agente del Cuerpo.

Al igual que en la celebración en la sede de Tres de Mayo, las redes sociales han sido fedatarios de los hechos, en este caso por Instagram, donde algunos de los invitados, incluida Carmen Delia González, compartieron imágenes del festejo, en las que aparecen ajenos a las advertencias sobre las consecuencias del contagio por coronavirus, ampliamente difundidas en diferentes campañas.

La comisaria restó importancia a las imágenes difundidas en redes y señaló que “fueron los únicos momentos en los que nos quitamos las mascarillas”.

Carmen Delia González, explicó que se trató de una “fiesta sorpresa que unas amigas me hicieron, en la que en todo momento estuvimos en sombrillas separadas, con mascarillas y bajo la observancia de agentes de la policía que circulaban por allí”.

Manifestó su sorpresa por el hecho de que pueda ser de interés “lo que hago con mi vida privada. No sé cuál es el motivo último de esta persecución hacia mi persona aunque lo sospecho”, apostilló, en relación a un eventual origen político.

El incremento generalizado a lo largo de este mes de los positivos por COVID-19 en todas las autonomías, también en Canarias, ha obligado a extremar los controles para velar por el cumplimiento de las disposiciones, más estrictas especialmente en cuanto al uso de las mascarillas, fumar y las actividades en espacios públicos y de ocio que propicien una mayor concurrencia.

En este sentido, no portar mascarilla acarrea 100 euros de multa, que puede alcanzar los 600 euros según las circunstancias.

La situación profesional de la comisaria González es algo particular: de baja desde el 6 de mayo --cuando este digital adelantó la noticia de la fiesta--, fue destituida de la Jefatura a mediados de junio por decreto del anterior concejal de Seguridad, Florentino Guzmán, por su papel en dicha celebración.

Se reincorporó a su puesto a finales de junio, poco antes de la toma de posesión de Evelyn Alonso como concejala no adscrita en el Ayuntamiento de Santa Cruz, con el posterior cambio de gobierno mediante una moción de censura.

A su regreso sigue al mando, pues en la práctica es el único agente en la relación de puestos de trabajo con rango suficiente --comisaria-- para ejercer la jefatura, aun de manera provisional, teniendo ahora como responsable de Seguridad a Evelyn Alonso.

La asignación de escolta a la concejala Alonso ha sido otra polémica en la que la comisaria ha esta inmersa, en esta ocasión junto a su segundo, el subcomisario Blas Hernández.

Mientras tanto, el expediente disciplinario está en fase de tramitación --para lo cual tiene un plazo de seis meses-- para determinar las posibles sanciones a la comisaria por la fiesta en la sede policial, que podrían significar la suspensión de empleo y sueldo entre cinco días y tres meses, a tenor de las posibles infracciones por su celebración.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats