Los estudiantes, llamados a la huelga durante tres días ante la "incertidumbre" del inicio del curso: "Es un polvorín"

Control de temperatura en un centro educativo en Toledo

Estudiantes de toda España están llamados a secundar una huelga de 72 horas desde este miércoles convocados por el Sindicato de Estudiantes para exigir una vuelta al cole "segura".

En Castilla-La Mancha el sindicato estudiantil tiene su sede regional en Guadalajara. Allí se celebrará el acto central de la protesta con una concentración el jueves 17 de septiembre, a las 12 horas, a las puertas de la Subdelegación del Gobierno de España, con la lectura de un manifiesto para explicar sus reivindicaciones, según explica el portavoz regional, Pablo Cortés. "En función del número de personas que participen -queremos guardar todas las medidas de seguridad- decidiremos o no movernos en manifestación".

"Desde luego este curso escolar no empieza en las mejores condiciones", señala Cortés, quien recuerda que "si ya llevamos años arrastrando recortes, primero con Cospedal, con todos los profesores despedidos que luego no ha recuperado el Gobierno socialista, desde luego estas no son las condiciones para empezar el curso".

El portavoz estudiantil se refiere, en particular, al caso de Guadalajara. Ya el 9 de septiembre, día oficial del inicio de curso, la Delegación Provincial de Educación informó de que en el colegio ‘Niña María’ (Adoratrices) de Guadalajara no arrancaría el curso completo de Educación Infantil al encontrarse sus seis profesoras y una especialista en aislamiento por indicación del Servicio de Epidemiología. Una situación que se repetía en una profesora de Infantil del Colegio San Pedro Apóstol, también en la capital, por un posible positivo.

Después no se ha vuelto a informar de más casos. La postura oficial de la Consejería de Educación hasta la fecha ha sido la de comunicar a la opinión pública solo en los casos del cierre completo de un centro, según las fuentes consultadas por elDiarioclm.es.

En estos días la información fluye pero lo hace a través de padres, profesores y estudiantes. "En el Liceo Caracense hay problemas para guardar las distancias de seguridad. El lunes conocíamos un caso de contagio en el Colegio Arcipreste de Hita de la capital...No se han reducido ratios. Claro, si metes a 29 chavales en las aulas con las dimensiones que tienen la mayoría de centros de la región...Es un polvorín", señala Pablo Cortés. "Creo que ha sido improvisación tras improvisación", añade.

A eso se suma el inicio del curso universitario entre septiembre y octubre en la región. "Veremos cómo se hace. Después del desastre del año pasado de continuar a cualquier precio las clases en universidad e institutos de forma telemática...Eso va a dejar muchas carencias".

Cortés denuncia "desinformación" desde el ámbito universitario. En el caso de Guadalajara, cuyo campus está vinculado a la Universidad de Alcalá, el rector, José Vicente Saz, ha anunciado una rueda de prensa para el viernes en la que se presentará el nuevo curso académico.

La Universidad de Castilla-La Mancha anunciaba ayer que en este curso habrá "máxima presencialidad segura" e incorporación escalonada a las aulas. Algunas de los centros todavía están en obras para adaptarse a las normas de distanciamiento social.

"Es una hipocresía que se señale a los jóvenes cuando se permite ir hacinados en Renfe o en los autobuses"

En líneas generales, el portavoz estudiantil habla de "sensación de incertidumbre" sobre cómo vaya a desarrollarse el curso. "No solo es el miedo a contagiarnos nosotros sino a nuestros mayores. Es algo que nos están comentando".

Cortés rechaza el argumento que pone en el foco de la irresponsabilidad a los jóvenes."La campaña que se ha hecho relacionando los contagios con fiestas nocturnas, botellones...Eso está respaldado por cero datos. No hay estudios que lo confirmen". Por contra, él señala a la situación en los centros de trabajo y a las condiciones del transporte público. "Coger el autobús o el tren para ir a trabajar a Madrid o a Alcalá es un completo suicidio en este momento de pandemia".

"Es una completa hipocresía que se nos señale a los jóvenes como vectores de transmisión mientras se permite ir hacinados en los vagones de Renfe y que en los centros de trabajo de grandes empresas no se guarden las medidas de seguridad".

Los lemas de la protesta son dos. Por un lado reclaman "el derecho a una educación pública presencial, de calidad y con aulas seguras" y, por otro "un plan de inversión masivo para la contratación de profesorado, la reducción de ratios y el fin de la brecha digital".

Etiquetas
Publicado el
15 de septiembre de 2020 - 19:31 h

Descubre nuestras apps

stats