Castilla-La Mancha Blogs y opinión

La portada de mañana
Acceder
La derecha tiene un 87% de posibilidades de lograr la mayoría absoluta el 4M
Arranca la vacunación contra la COVID de enfermos crónicos
Opinión - El 'atado y bien atado' era esto, por Rosa María Artal

Sobre este blog

Este espacio ha sido promovido por la Red de Redes de Economía Alternativa y Solidaria (REAS) y cuenta con la financiación de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y la Unión Europea, a través de su Fondo Social Europeo, con el objetivo de difundir experiencias, opiniones y ejemplos de proyectos basados en la economía social y solidaria

ENTREVISTA

“La economía ya debería ser social y solidaria pero sabemos que no es así”

Blanca Crespo Arnold, consejera de Comunicación de REAS

0

“¿Quién nos iba a decir hace 25 años que íbamos a tener un banco propio, una unión de cooperativas de energía renovables, telefonía ética o supermercados cooperativos?” se pregunta Blanca Crespo Arnold, consejera de Comunicación de la Red de Redes de Economía Alternativa y Solidaria (REAS). Este colectivo está formado por “prácticas económicas del lado de la producción o del consumo que no buscan la acumulación y el lucro como la economía capitalista, sino que incorporan los valores de sostenibilidad, justicia social y medioambiental”. 

Hablamos con Crespo y con Carlos Rey Bacaicoa, coordinador técnico de REAS, para entender cómo personas y entidades de toda España se unen y hacen red para poner en práctica la economía social y solidaria. 

"Los jóvenes compran en Zara y luego se tienen que ir a trabajar fuera, cuando Zara justamente produce fuera y en unas condiciones laborales pésimas”

Tal y como subraya Rey, son muchas las desventajas derivadas del actual sistema económico: “produce una precarización cada vez mayor porque son muchas las capas de la población que incluso trabajando no llegan a final de mes, es decir, que son pobres”. Además el capitalismo promueve “la concentración de la riqueza en muy pocas manos”. “El impacto que tenemos comprando en Amazon es hacer más rico a quien es ya el más rico del mundo. Los jóvenes compran en Zara y luego se tienen que ir a trabajar fuera cuando Zara justamente produce fuera y en unas condiciones laborales pésimas”. 

En esta línea, Crespo explica que “tenemos que ser conscientes de que nuestra práctica genera el modelo que tenemos. Si apostamos desde el consumo por empresas que deslocalizan la producción no tendremos tejido productivo y empresarial donde integrarnos laboralmente”. 

Además de la precariedad de las sociedades de todo el mundo, el capitalismo alimenta otro de los males de nuestro tiempo: el cambio climático. “La gente lo tiene como una normalidad pero está directamente relacionado con un modelo de producción y consumo que no atiende que la naturaleza tiene sus límites”, añade Crespo. 

En esta línea Rey llama a la coherencia “para que los derechos humanos estén incluidos en el modelo económico, porque ahora no lo están”. Al menos en el modelo de la mayoría de empresas, puesto que las adheridas a REAS Red de Redes sí que trabajan, producen y consumen para romper con todos los efectos negativos del capitalismo. 

Entre las empresas que integran REAS nos encontramos la propia red castellanomanchega: REAS Castilla-La Mancha, formada por una docena de entidades. Y es que, tal y como apuntan desde el colectivo, las zonas rurales son las que más se benefician de la Economía Social. “Cuidamos la relación con la comunidad porque contamos con una propuesta de economía vinculada al territorio. Las zonas más rurales se benefician porque la Economía Social mira en clave local atendiendo a los recursos globales”. 

En este sentido, la crisis sanitaria ha cambiado la dinámica. “Ha ayudado a priorizar el producto local y a todos los productores que tenemos alrededor, y no en unas grandes superficies cuyos productos vienen de kilómetros”, comenta Rey. 

Desde REAS Red de Redes consideran esencial defender la soberanía alimentaria para “no depender de las grandes distribuidoras alimentarias que copan todo el mercado y aprietan a todos los productores teniéndolos casi esclavizados”. 

Las empresas de REAS luchan con su actividad por el bienestar de su personal, de la sociedad donde se encuentran y del medio ambiente en el que se desarrollan. Una lucha que comparten quienes eligen consumir en estas entidades. “Se trata de coherencia entre los valores que estamos pidiendo para nosotros mismos con tus formas de consumo y producción”, subraya el coordinador técnico. 

Durante su trayectoria el colectivo ha conseguido afianzar ese movimiento social “que entiende la economía como una herramienta de transformación social y el consumo como un acto político”. Según Crespo este sector social “cada vez es más amplio y diverso”. “Creen que otras formas de producir y de emprendimiento son posibles”. 

Tras 25 años creando redes, REAS Red de Redes ha desarrollado “una dimensión teórica que pone en cuestión el modelo económico actual” aportando propuestas y alternativas para romper con el capitalismo, nos explica la consejera de Comunicación.

Tras la teoría llega la práctica. Se trata de “iniciativas y experiencias concretas” tanto de producción como de consumo. “Prácticamente en la inmensa mayoría de sectores encontramos cómo satisfacer nuestras necesidades conforme” a los valores de la Economía Social y Solidaria. 

“La realidad es la que es”

Con la mirada puesta en el futuro próximo “el diagnóstico es pesimista” pero la Economía Solidaria no lo es. Según Blanca Crespo, desde el realismo REAS “es optimista porque está generando continuamente alternativas”. “La realidad es la que es, nosotras conocemos y asumimos el diagnóstico y trabajamos por generar otro nuevo marco económico, político y social de vida y de convivencia”. 

Tal y como vienen apuntando instituciones internacionales como la ONU o la Unión Europea, “la reconstrucción tras la pandemia tiene que venir del modelo de la Economía Social y Solidaria”. 

Sin embargo, los retos se acumulan. “En Japón hay cooperativas de 4 millones de personas. Ojala lo hubiera aquí”, reconoce Rey. Aún así las cifras españolas muestran un cambio de tendencia prometedor según los integrantes de REAS Red de Redes. “Estamos viendo un crecimiento de la Economía Social, no solamente por empresas y entidades que se crean nuevas, sino por muchas entidades que ya están y que se agregan”. 

“La Economía Solidaria ya no es solo cosa de REAS”, asegura Rey quien destaca la vinculación de administraciones y otros movimientos sociales como el feminismo, el pacifismo o el ecologismo. “Estos movimientos han sido grandes tractores del cambio que hemos tenido y quisiéramos que el movimiento de Economía Social también se convierta en un tractor de cambio”. 

En este objetivo el papel del conjunto de la sociedad será clave. REAS Red de Redes, sus empresas e integrantes, no están solas aunque necesitan la coherencia social para mejorar la calidad de vida en España y el mundo.

Sobre este blog

Este espacio ha sido promovido por la Red de Redes de Economía Alternativa y Solidaria (REAS) y cuenta con la financiación de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y la Unión Europea, a través de su Fondo Social Europeo, con el objetivo de difundir experiencias, opiniones y ejemplos de proyectos basados en la economía social y solidaria

Etiquetas
Publicado el
14 de febrero de 2021 - 07:00 h

Descubre nuestras apps

stats