Tribuna abierta

La estación de esquí de Navacerrada, una muerte anunciada

Las pistas de esquí de Navacerrada.

Claudio Sartorius

Ecologistas en Acción de Segovia —

0

Desde que en el mes de marzo de 2021 el Ministerio de Transición Ecológica decidió no renovar la concesión de terrenos de tres pistas de esquí en el Puerto de Navacerrada, a en Segovia, se han sucedido infinidad de declaraciones sobre la unilateralidad de la decisión, la falta de justificación de la medida y la agresión a Castilla y León, a los municipios de la zona y a los trabajadores de la estación.

Los políticos y medios de comunicación 'opositores' a esta medida han ido acrecentando la bola de nieve de su indignación, creando asociaciones, convocando manifestaciones y atrayendo a los dirigentes de ambos lados de la Sierra de Guadarrama hacia el Puerto, con declaraciones desmesuradas.

Aprendí a esquiar en la pista del Telégrafo en 1971. Durante esos inviernos, la nieve ofrecía espesores de hasta tres metros de altura en las pistas de Guarramillas. En ocasiones rebasaba la altura de uso de los telesillas y los empleados abrían camino a las sillas con sus palas. Se esquiaba de noviembre a abril sin problemas de nieve natural.

En 1994 la Comunidad de Madrid invirtió 600 millones de pesetas en los cañones de nieve y mejoras de la estación, pues la escasez de nieve había vuelto ruinoso el negocio.

Durante dos años intentamos evitar esa nueva agresión a la sierra desde las asociaciones ecologistas de Segovia, Madrid y La Granja. Hacía años que yo había evolucionado hacia el esquí de travesía o de montaña.

Sin nieve

Esta temporada 2020-2021, la estación de esquí de La Pinilla, también en Segovia, ha declarado haber abierto solo once días. A Navacerrada no le ha ido mucho mejor, pues las lluvias a destiempo y la falta de frío y nieve lo han impedido, arruinando la nieve fabricada. Hemos pisado poca nieve en la montaña este invierno.

Esta evolución climática y la necesidad de proteger los ecosistemas de la Sierra de Guadarrama llevaron a la Junta de Castilla y León, en 2005, a promulgar el Decreto 74/2005, de 20 de octubre, que aprobó las Directrices de Ordenación de Ámbito Subregional de Segovia y Entorno, cuyo artículo 25, con visión de futuro, y en relación con el Puerto de Navacerrada dispuso que “Las instalaciones existentes para el transporte de esquiadores no deberán ser ampliadas, siendo un objetivo a largo plazo su levantamiento”.

Consecuente con ello, el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del Parque Natural Sierra de Guadarrama, aprobado en 2010, contempló también la provisionalidad de las instalaciones de esquí y la restauración ambiental y paisajística de los terrenos afectados por la actividad, cuando aquellas dejasen de funcionar (artículos 12 y 70).

Sorprende, por tanto, que se tache de ideológica la decisión del Ministerio, que muchos vemos “de cajón”, cuando existen razones de fondo que nos anticipan desde hace unos años la muerte natural del negocio del esquí de pista en la Sierra de Guadarrama y nos advierten de la necesidad de proteger las cumbres. Protección que fue proclamada por la Junta de Castilla y León en sus directrices territoriales, y por la Comunidad de Madrid, al recuperar el territorio del puerto del Paular, desmontando la estación de esquí de Valcotos, en 1999.

Noticias inciertas

Y más aun sorprende que se dé pábulo a noticias tan inciertas y repetidas hasta la náusea que, como miembro de Ecologistas en Acción de Segovia, me veo en la necesidad de rebatir:

- “Se va a provocar una gran destrucción de empleo”: Se ha llegado a decir que el cierre de las tres pistas “provocaría la destrucción de cientos de empleos”. En realidad, la estación ha abierto en la última década de forma muy irregular, casi siempre entre los meses de enero y marzo, por lo que el empleo directo afectado es escaso y de baja calidad.

- “Se producirá un gran impacto al disfrute de la zona”: Desde hace ya muchos años, la inmensa mayoría de las personas que frecuentan el puerto de Navacerrada acuden a contemplar el paisaje y a disfrutar de actividades como el senderismo y el montañismo, siendo muy pocos de ellos quienes esquiaban en sus pistas.

- “Los visitantes dejarán de venir”: La experiencia del cercano puerto de los Cotos o de El Paular, cuya estación de esquí alpino fue cerrada ya hace más de dos décadas por problemas similares, ha demostrado que la afluencia de visitantes no disminuye, si se hace una buena restauración ambiental y paisajística y se mantiene una oferta alternativa para el paseo y las actividades al aire libre.

- “El cierre tiene motivos ideológicos”: la antigua estación de esquí de Valcotos, situada a unos pocos kilómetros de Navacerrada, fue clausurada por la propia Comunidad de Madrid, bajo el gobierno del popular Alberto Ruiz Gallardón. La estación contaba con 6 pistas de esquí con más de 24 hectáreas de superficie, 11 líneas de remontes con 6 kilómetros de trazado y más de 20 construcciones asociadas. Tras su expropiación, la Consejería de Medio Ambiente acometió un modélico proceso de restauración paisajística y medio ambiental que ha hecho del puerto de Cotos uno de los enclaves preferidos por madrileños y segovianos.

- “No falta la nieve”: El observatorio gestionado por la Agencia Estatal de Meteorología, ubicado en el puerto de Navacerrada, posee un largo y valioso registro que documenta con claridad los efectos del cambio climático en la zona. Algunos datos como ejemplo: desde mediados del siglo pasado el número de días con temperaturas mínimas de cinco grados bajo cero (un dato que es utilizado como indicador de los días en que la nieve se conserva en buen estado) ha disminuido un 40% y el número de días con algo de nieve en el suelo se ha reducido un 26%. Por el contrario, el número de días muy cálidos (en los que se alcanzan temperaturas por encima de 25 ºC ha pasado de cinco a treinta días.

Un análisis mínimamente objetivo de la historia del Puerto de Navacerrada permite reconocer que la estación de esquí alpino lleva décadas de declive progresivo, debido a que su nieve es cada vez más escasa e irregular.

Por ello, pensamos que el debate sobre el Puerto de Navacerrada debe centrarse en cómo hacer una transición inteligente que permita mantener sus valores ecológicos y recreativos en las mejores condiciones posibles.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats