La portada de mañana
Acceder
La fatiga pandémica y el fin del estado de alarma complican el control
Dirigentes del PP sospechan que Casado forzará elecciones en otras CCAA
Opinión – Lo importante es no liarse, por Antón Losada

El policía de la patada voladora del 1-O guarda silencio ante el juez tras ser identificado por los Mossos

Captura del vídeo de la patada voladora

Ante el juez de Barcelona que investiga las cargas policiales contra los votantes del referéndum del 1-O han comparecido medio centenar de agentes como imputados. Todos ellos habían contestado a las preguntas del juez, el fiscal y a su defensa. Por primera vez este viernes un agente no lo ha hecho. Se trata del agente al que peritos de los Mossos d'Esquadra han identificado de forma indubitada como el autor de la patada voladora contra un votante en un colegio de Barcelona.

Según han explicado fuentes presentes en la declaración, el agente se ha acogido a su derecho a no declarar. No era la primera vez que comparecía ante el juez. En febrero de 2019 ya declaró como imputado y no se reconoció el vídeo. Pero entonces en la causa no había el informe pericial de los Mossos que ha motivado su segunda citación y que lo acorrala como el único agente posible que propinó la agresión en el colegio Pau Claris de Barcelona.

En su declaración, los peritos de los Mossos han explicado al juez que han identificado al agente de la patada en base a dos elementos: su seguimiento fotograma a fotograma en los vídeos que obran en la causa y los distintos elementos de su indumentaria (casco, cinturón, etc.). Tan sólida ha sido su identificación que la defensa del policía, que ejerce la Abogacía del Estado, ya ha anunciado mientras testificaban los peritos que el agente no iba a declarar. Antes el abogado del Estado ha cuestionado la pericial de los Mossos preguntado a los peritos, según las mismas fuentes, si tenían conocimientos médicos, pese a que su dictamen se basaba en los vídeos y los elementos del uniforme policial.

En la sesión de este viernes también ha declarado otro agente por su actuación en el colegio Dolors Montserdà de Barcelona. El policía ha reconocido que golpeó en las piernas con la porra a una votante, pero ha alegado que la mujer no le dejó pasar pese a que se lo había pedido. En sus palabras, fue "un toque de atención".

La instrucción de la causa de las cargas del 1-O, que este octubre ha cumplido tres años, encara su recta final con más de medio centenar de policías investigados. El juez está a la espera de decidir cuántos agentes de la Policía Nacional se sientan en el banquillo. Pero antes la Audiencia de Barcelona tiene que decidir los numerosos recursos que han planteado las acusaciones, entre otras cuestiones para imputar a más mandos policiales en contra de lo acordado por el juez.

Etiquetas
Publicado el
13 de noviembre de 2020 - 13:56 h

Descubre nuestras apps

stats