eldiario.es

9
Menú

Las líneas infranqueables del empleo digno

Miembros de diferentes colectivos hicieron un llamado por un trabajo digno, con propuestas concretas como jornadas de 35 horas semanales o la necesidad de una renta básica para toda la ciudadanía.

- PUBLICIDAD -
Mesa de trabajo Albacete 14 de octubre 2014

A raíz de la conmemoración de una jornada internacional por el empleo digno que la semana pasada movilizó en Albacete a sindicatos y trabajadores pidiendo por un trabajo decente, Comisiones Obreras ha llevado el término a debate en una mesa redonda en la que han participado colectivos y partidos políticos de izquierdas. Con el objetivo de abordar todas las cuestiones que se refieren y vincularlo al trabajo decente, el sindicato quiere así participar de la vida cotidiana y la "lucha de clases".

El secretario provincial de CCOO en Albacete, Paco de la Rosa, ha sido el encargado de dar el pistoletazo de salida a esta mesa de diálogo en la que los participantes han puesto sobre la mesa conceptos paralelos y necesarios para que se dé el trabajo decente tales como salario digno, jornada laboral, derechos sociales, renta básica y dignidad. Y es que ha sido, precisamente, la dignidad del trabajador la que ha servido de pistoletazo de salida a los argumentos que Lola del Olmo, miembro de EQUO Albacete para su argumentario en el que el trabajo decente va de la mano de la ecología también en lo laboral.

Para ella, igual que para Gregorio López, miembro de ATTAC Albacete, los seres humanos en el contexto actual no son seres libres porque viven bajo el yugo del consumismo.

Junto a ellos han participado del debate Daniel Martínez, coordinador regional de IU, Diego Martínez, miembro de Podemos Albacete y Gerardo Gutiérrez del PSOE. Todos han coincidido en que la definición del empleo digno tiene que venir aparejada a unas premisas ineludibles e incuestionables tales como que "el trabajo decente tiene que ser aquel que avance en la reducción de la jornada laboral". Además de que el trabajo decente debe ir de la mano de un salario decente y de topes estrictos a la acumulación de renta y que no puede ser un trabajo esclavo, que absorbe y no deja que las personas decidan libremente su futuro.

Como propuestas concretas en la mesa se ha hablado de jornadas laborales de 35 horas semanales, jubilación a los 60 años y la necesidad imperial de poner en marcha una renta básica que garantice que las necesidades primordiales de la ciudadanía estén cubiertas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha