eldiario.es

9

Cómo y por qué Cómo y por qué

Por qué aumenta la productividad trabajando menos horas

En los países donde se trabajan menos horas al año se produce más dinero por hora trabajada, y en los que se calienta la silla durante más tiempo, la productividad es más baja

Todos nos acordamos del problema de matemáticas del colegio. Si un obrero levanta un muro de 3 metros en una hora, ¿cuánto tardará en levantar un muro de 9 metros?

Puesto así, las matemáticas no fallan: trabajando más horas, la productividad es mayor. Lo que ocurre es hoy en día la mayor parte de la gente no pone ladrillo ni aprieta tuercas, y las cuentas ya no salen.

En economía la productividad en economía se define como el dinero o trabajo producido. En un país es el producto interior bruto, dividido por el número de horas totales trabajadas.

Lo primero que vemos es que estas dos cosas no son proporcionales. Los alemanes trabajan de media 1360 horas al año, y su productividad es de 60 dólares por hora.

En comparación En España la media es de 1690 horas anuales, y sin embargo la productividad es de 47 dólares. En Grecia las cosas están aún peor, con 1906 horas anuales trabajadas y una productividad que solo llega a 32 dólares la hora.

Si comparamos todos los países de la OCDE veremos que en general, cuantas más horas se trabaja en un país, más baja es la productividad.

Hay excepciones, como Irlanda o Estados Unidos, donde trabajan muchas horas y producen mucho, pero la tendencia está muy clara. ¿Qué está pasando?

Hay varias explicaciones, y seguramente todas actúan en paralelo. Para empezar, a los seres humanos no nos resulta fácil mantener la atención en una tarea. Se calcula que los adultos se distraen a los 20 minutos. Además, cuando nos interrumpen, nos cuesta hasta media hora volvernos a concentrar en lo que estábamos haciendo. Por eso en las oficinas la productividad es tan baja.

Por otro lado, si la cultura de tu empresa o de tu país te obliga a estar en la oficina 10 o 12 horas, es más fácil que te distraigas. Sin embargo, si sabes que a las siete de la tarde apagan las luces, te concentrarás más para acabar el trabajo.

Las jornadas de menos horas también hacen que los trabajadores sufran menos estrés, cometan menos errores, puedan destinar más tiempo a su crecimiento personal, y sean más creativos.

La productividad también tiene que ver con el desarrollo económico. En general, cuanto más rico es el país, menos horas se trabajan. La teoría es que en los países más ricos hay más capital disponible para cada empleado, mejores infraestructuras, más inversión en tecnología, menos corrupción y una gestión más profesional. Por ejemplo, si tu empresa no invierte en un sistema informático efectivo, tú tendrás que emplear más horas para hacer el mismo trabajo.

Entonces ¿por qué en países ricos como el Reino Unido o Estados Unidos se trabajan tantas horas en comparación con países que tienen un nivel de riqueza similar, como Alemania o Noruega?

Según un estudio de la universidad de Harvard, la respuesta parece estar en la desigualdad. Este factor se mide con el índice GINI, que va de cero, igualdad absoluta, a uno, desigualdad absoluta. Dinamarca tiene un 0,25, mientras que Estados Unidos alcanza el 0,4. Cuando la diferencia entre el sueldo de los jefes y los empleados es muy grande, la gente trabaja más horas con la esperanza de que los asciendan.

Esta carrera de ratas en la empresa no quiere decir que la productividad sea mayor. En una encuesta en el Reino Unido con 2.000 personas se comprobó que de todo el tiempo que pasaban en la oficina solo eran productivas durante dos horas y 53 minutos de media.

Las actividades que ocupaban el resto del tiempo eran, por orden de importancia, leer las noticias en Internet, mirar Facebook, hablar de trabajo con los compañeros, buscar trabajo, fumar, hacer llamadas a amigos y familia, tomar café, enviar mensajes, comer y preparar comida.

Trabajar menos horas funciona, y ya hay varias empresas que lo han comprobado. Una empresa en Nueva Zelanda aumentó su productividad al reducir la jornada a 32 horas semanales. En Dinamarca la semana laboral media es de 32 horas, y en Holanda, solo de 29.

En definitiva, medir el trabajo en horas calentando la silla no es rentable. Nuestra forma de trabajar ha cambiado y hace falta un modelo nuevo. Pero de esto tendremos que hablar otro día.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha