Dos ministerios invertirán 7 millones en remodelar la vía Xàtiva-Alcoi y que el embalse de Bellús pueda evitar inundaciones en la Ribera

Imagen del desembalse de aguas en el pantano de Bellús.

Desde que se inaugurara la presa de Bellús -en el río Albaida- hace ahora más de 25 años, esta infraestructura no ha podido pasar nunca del 42% de su capacidad para no inundar el trazado de la línea férrea Xàtiva-Alcoi, por lo que no ha podido desarrollar una de las principales funciones para la que fue pensada que era dosificar las avenidas de agua en la comarca de la Ribera. Pero ahora la colaboración de dos ministerios que invertirán 7 millones de euros se podrá dar solución a esta tara, en principio para satisfacción de todos.

La semana pasada hubo una reunión a cuatro bandas entre la Confederación Hidrográfica del Xúquer (CHX), Renfe, la Generalitat y los alcaldes de los municipios de la Vall d'Albaida afectados por el trazado concreto. En este encuentro Juan Carlos Fulgencio, Delegado de Relaciones Institucionales de RENFE y Coordinador del Plan de Cercanías de la Comunidad Valenciana, anunciaba la inversión de 7 millones que servirán concretamente para sustituir los terraplenes de la línea férrea por viaductos, a su paso por los barrancos de Torrella y Forcall. Esta inversión se ha presentado con el borrador del convenio entre el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

Actualmente como medida provisional, hasta que se ejecute este proyecto, se implantará un Plan de contingencias frente a avenidas con incidencias en el terraplén. De este modo se ratifica el protocolo anunciado el pasado mes de octubre que supone que, encaso de avenidas de agua, dejar que el agua anegue la vía férrea. El protocolo de la CHX establece que en caso de necesidad se rebasará el limite estipulado para inundar la línea de tren, y se interrumpirá la circulación férrea, pero se hará únicamente para evitar crecidas del Xúquer en la Ribera, es decir, cuando sea necesario para la seguridad de las personas.

Situación del embalse de Bellús

Con una capacidad de 69,2 hectómetros cúbicos, se construyó en el río Albaida para aliviar las crecidas del río Xúquer, del cual es afluente. En capítulos de borrascas como la DANA de septiembre de 2019 o 'Gloria' en enero de 2020, se batían récords de precipitación en Ontinyent de las últimas décadas y se desbordaba el río Clariano -afluente este a su vez del río Albaida-; entonces se llegó a embalsar un máximo del 31,60% de su capacidad, pero el agua continuaba río abajo y llegó a inundar numerosas zonas de la comarca de la Ribera, llegando a cortar la autovía A-7.

Si el pantano de Bellús llega a los 30 hectómetros cúbicos y se supera así el 42% de su capacidad, rebasaría el nivel de la línea férrea Xàtiva-Alcoi entre Benigànim y la Pobla del Duc, y tiene que desaguar cada vez que hay peligro de inundación de esta línea tren. Así se estipulaba hasta ahora en las normas de explotación del embalse de Bellús que restringía esta capacidad, porque cuando el embalse supera los 29 hectómetros cúbicos y está en cota alta el agua inunda el paso inferior del tren a su paso por los barrancos de Torrella y Forcall, inestabilitza los taludes donde están construidos los puentes y hace de valla ante posibles riadas de estos caudales.

Tras las inundaciones producidas por ‘Glòria’ en la Ribera los alcaldes de los municipios más afectados dijeron basta y se movilizaron. Los representantes públicos reclamaron soluciones a la CHX, y ahora se han presentado tanto las medidas provisionales como la modificación de la estructura para tener una solución definitiva.

Etiquetas
Publicado el
7 de junio de 2021 - 17:55 h

Descubre nuestras apps

stats