eldiario.es

9

ConsumoClaro ConsumoClaro

Seis cosas para tener en cuenta antes de invertir en fondos indexados

La inversión en fondos indexados es una opción cada vez más común entre los pequeños ahorradores, ya sea para obtener un beneficio o bien pensando en un complemento a la jubilación

No obstante, los expertos recomiendan tener una composición clara de nuestras intenciones y objetivos antes de crearnos una cartera de inversiones

Trucos para aprovechar al máximo los cupones de descuento.

Ángel, nombre ficticio, es jardinero, pero ello no le impide tener una cartera de inversiones que destina a fondos indexados de todo el mundo. "Mi nuevo banco me ofreció este producto hace cosa de un año, cuando domicilié la nómina, pero preferí hacer las inversiones por mi cuenta porque el tema me gusta y a medida que voy aprendiendo entro en nuevos productos, aunque procuro no salirme de los fondos indexados".

Ángel, que edita un blog sobre plantas ornamentales, es un buen conocedor de internet y asegura que las facilidades que ofrece la tecnología hoy en día son uno de los motivos para que haya entrado en este tipo de productos financieros, que si bien no se inventaron para el pequeño inversor, han acabado popularizándose dado su relativamente bajo riesgo y su simplicidad, que permite entenderlos sin grandes conocimientos

También debe su éxito a la existencia de plataformas digitales que montan carteras de inversiones personalizadas y ayudan a gestionarlas, las llamadas Robo Advisor, con una gestión informatizada de las inversiones y unas comisiones la mayor parte de las veces inferiores a las que cobran los bancos cuando ofrecen estos productos a los ahorradores.

Cristina, nombre también ficticio, es otro ejemplo del nuevo inversor tipo de estos productos: Cristina es escritora de novela negra con éxito en Amazon, algo que le permite vivir de este trabajo con cierta rentabilidad. "La profesión de novelista es muy inestable, yo tengo la suerte de ganarme la vida, pero no sé si mañana seguiré en racha entre los lectores, por eso pienso en la inversión en fondos indexados como un complemento a la pensión o incluso como una pensión alternativa".

Aunque es menos activa que Ángel, ella también destina una parte de sus beneficios anuales a invertir en nuevos fondos indexados y se mantiene informada de la marcha de los distintos mercados. Tanto ella como Ángel tienen fijado un plan de inversiones que deriva una pequeña parte de su suelto mensual a sus carteras.

Y en similar situación se encuentra Aitor, también nombre ficticio, profesor de Universidad, que explica que "estaba buscando una forma de guardar el dinero a partir de los cuarenta, con la vista puesta sobre todo en la jubilación", cuando dio con los fondos. "Fue a raíz de los consejos de Warren Buffet sobre cómo invertir su fortuna cuando muera y la famosa apuesta del millón de dólares; de ahí a empezar a leer sobre John Bogle -creador de los fondos indexados- y toda la filosofía que hay detrás".

Aitor, que asegura que siente "no haber sabido que existía esto cuando tenía 20 años", remata su explicación diciendo que "siempre había creído que invertir era cosa de personas con mucho dinero, y que el común de los mortales no teníamos acceso a formas de ahorro que fueran rentables y seguras".

Qué es un fondo indexado

Jordi Mercader, CEO de Inbestme, una de las principales plataformas de gestión de fondos de inversión, un Robo Advisor -existen otros como Finizens o Indexa Capital-, explica que un fondo indexado "es un fondo que se dedica a invertir en las empresas que constituyen alguno de los diversos índices que existen en el mundo, como el SP 500, el Ibex 35 o el Nasdaq, por citar algunos".

Es lo que se conoce como "replicar el índice": invertir en todas las empresas que lo conforman y en la proporción de cotización de cada una, de modo que el crecimiento de nuestro beneficio marche parejo al del índice. Los índices se constituyen con las empresas más estables de cada mercado, precisamente porque marcan la marcha media de cada parqué.

"Obviamente en el IBEX 35 esto es muy sencillo y muy estable: el Ibex sube y ganas, baja y pierdes, etc., pero hay índices bastante más complejos; de hecho nosotros no invertimos en el Ibex sino en índices internacionales", asegura Mercader, que de todos modos destaca que la marcha de la cotización de las empresas de un índice es muy estable y bastante fácil de seguir.

También que, a diferencia de otros fondos, los indexados son de gestión pasiva, es decir que no se compra y vende en el mismo día, sino que se deja que la acción evolucione con la cotización de la empresa, lo que disminuye mucho el riesgo. Otra ventaja que pone en relieve es que al estar diversificada la inversión, y en empresas tan estables, la probabilidad de grandes pérdidas se minimiza a escenarios excepcionales y puntuales, como el crash de 2008.

Todas estas características hacen de los fondos indexados el vehículo de inversión perfecto para pequeños y profanos inversores como Ángel, Cristina o Aitor; internet y la disponibilidad de plataformas hace el resto. Las motivaciones son claras: ante el poco atractivo de los planes de pensiones ofrecidos por bancos y aseguradores, con elevadas comisiones y rendimientos muy bajos y conservadores, la gente joven opta por los fondos indexados, ya que tienen menores comisiones y un control más directo de las carteras.

Cosas a tener en cuenta antes de invertir

Ahora bien, ¿tiene algún riesgo invertir en estos fondos, requiere alguna preparación? El CEO de Inbestme explica que a pesar de que son inversiones de riesgo muy controlado, merecen la pena varias reflexiones antes de crear una cartera, pues la mayoría de las veces estas son mixtas y contemplan tanto la inversión en fondos indexados (renta variable, pueden dar o quitar beneficio) como en bonos (renta fija, ofrecen un interés que apenas varía) o en EFT, que son indexados pero que permiten la compra y venta en el día, es decir una gestión activa.

Mercader indica así que "la combinación en una misma cartera de renta fija y variable, así como EFT, en sus distintas proporciones responderá a cada perfil de inversor, y no todos tenemos el mismo". En consecuencia, para evitar riesgos, o bien procurar no quedarnos cortos en nuestras ambiciones, propone:

  1. No invertir lo que necesitemos para vivir en los próximos dos o tres años: es decir que si tenemos un sobrante y pocos gastos importantes a la vista, podemos invertirlo, pero sabiendo que todos los mercados son a corto plazo muy volátiles y de un día para el otro podemos ver esfumarse nuestra inversión, si bien temporalmente. Será un dinero del que no podremos disponer siempre que lo necesitemos.

  2. Pensemos qué horizonte tenemos: hace referencia a los años vista para recuperar la inversión. Cuando más largo sea el horizonte, más posibilidades tenemos de ser arriesgados y aumentar la proporción de variable en la cartera; también se buscar nuevos índices. Se aplica una norma en la que se dividen los años entre cien y se decide así la proporción de renta variable en la cartera. A más joven, mayor proporción, ya que, estadísticamente, a los cinco años toda inversión deja de tener pérdidas.

  3. No perder nunca la calma: la inversión en indexados es un largo camino, y en él veremos altos y bajos. No ponerse nervioso en los momentos de bajos es importante, en especial si queremos volver a reinvertir. Hay que contar que pagaremos comisiones por vender y se nos aplicará además la fiscalidad vigente.

  4. Cuidado con entusiasmarse: es bueno interesarse por este sector y ser demasiado conservador es malo, pero siempre deberemos estudiar bien los productos, los índices, etc. donde vamos a invertir. No es un juego de salón. Lo mejor, según, Mercader es hacernos un plan de inversión en el que fijemos nuestros objetivos y las cantidades que podemos aportar mensual, trimestral o anualmente.

  5. Ten en cuenta la fiscalidad: mientras no vendemos vamos acumulando beneficio, pero cuando retiramos ese dinero, entra en juego la plusvalía, sobre la que Hacienda nos grava un 20%. Y cuanto más se alarga la inversión, mayor será a medida que aumente el beneficio y por tanto la plusvalía.

  6. No es un plan de pensiones: puede ser una alternativa buena a un plan de pensiones y funciona bien como complemento a la pensión, pero no tiene las ventajas fiscales de los planes de pensiones a la hora de rescatar el dinero ni de obtener exenciones en el IRPF. De todos modos desde los fondos de pensiones también se puede invertir en fondos indexados. 

DINOS QUÉ TEMAS TE INTERESAN

En ConsumoClaro estamos centrados en informarte de aquello que te interesa y, por tanto, queremos abrir un canal para que puedas comunicarte con nosotros y orientarnos sobre tus preferencias. Si quieres que investiguemos o hablemos de algún tema en especial, puedes escribirnos a redaccion@consumoclaro.es

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha