La portada de mañana
Acceder
Yolanda Díaz lanza sus primeras alertas dentro del Gobierno
Inundaciones o calor extremo, los impactos climáticos que más cuestan en vidas
Opinión - Un paso más en la degradación institucional, por Javier Pérez Royo

La piel de los embutidos, ¿se puede comer?

La piel de los embutidos, ¿se puede comer?

Los embutidos forman parte de nuestra tradición culinaria. Fuet, chorizo, mortadela, salchichón, etc. son productos preparados a partir de las carnes, picadas o no, sometidas o no a procesos de curación, adicionadas o no de despojos y grasas, condimentos y especias, que se introducen en tripas naturales o artificiales, una especie de envoltura que permite conservar mejor estos productos.

¿Por qué el jamón serrano engorda más que el de York si es la misma carne?

¿Por qué el jamón serrano engorda más que el de York si es la misma carne?

Uno de los temas que aún genera debate sobre cómo debemos tomar ciertos embutidos y que provoca opiniones encontradas gira alrededor de la piel (o la tripa) ¿Se puede comer o es mejor retirarla? La respuesta es que depende porque va en función del tipo de piel con la que esté elaborado el embutido (ya sea fuet, chorizo, longaniza, etc.) y, en algunos casos, de las preferencias personales de cada uno.

Diferentes tipos de piel

Lo primero que hay que tener en cuenta es que no todas las pieles o tripas usadas en la elaboración de embutidos son iguales. La composición puede variar de un producto a otro. A menudo se distingue entre la producción artesanal y tradicional de la elaboración industrial

Así, distinguimos dos tipos principales de tripas:

  • Tripa natural: proceden de los intestinos de distintos animales, como el cerdo, la oveja, la carne de res, el caballo o la cabra. La más usada es la capa de los intestinos denominada submucosa, muy rica en colágeno. Pasan por un exhaustivo proceso de limpieza. Como recuerda la Asociación Internacional de de Tripas Naturales para Embutidos (INSCA), igual que la carne fresca y los productos cárnicos, las tripas naturales deben producirse a partir de animales aptos para el consumo humano y tienen que aplicarse los requisitos de higiene eficaces para evitar cualquier contaminación.
  • Tripa artificial: puede ser de colágeno (de origen animal y la más parecida a la natural), celulosa (suele utilizarse en embutidos cocidos como las salchichas de Frankfurt) y plástico autorizado para uso alimentario (usado sobre todo en embutidos cocidos de gran calibre como mortadelas), impermeable y que aísla el embutido.

¿Cómo podemos saber si las tripas son naturales o artificiales?

Una de las señales visuales que pueden ayudarnos a distinguirlas es que las naturales tienen formas irregulares, están curvadas con los extremos bien cerrados, en ocasiones atadas a mano con un cordel. El embutido final tiene ciertas irregularidades y puntos más delgados o gruesos que otros, y desprenden un aroma particular.

Las artificiales, en cambio, tienden a arrugarse en los extremos y se abren un poco. Además, tienen un aspecto mucho más uniforme, sin irregularidades ni imperfecciones, con un sabor neutro. La etiqueta también puede ayudarnos a distinguirlas porque en ella se indica la naturaleza, los materiales y la composición de la tripa.

La Norma de Calidad de los derivados cárnicos establece que la tripa natural, al ser considerada un ingrediente más, debe figurar en el etiquetado. Por otro lado, el reglamento 1169/2011 sobre información alimentaria nos dice que, si un embutido está envuelto con productos no comestibles, también debe detallarse en el etiquetado. 

Por tanto, sea cual sea el caso, deberá figurar en la etiqueta.

¿Se pueden comer las tripas naturales?

Como hemos visto, se trata de productos de origen animal, por tanto, son aptas para el consumo humano. De hecho, están recogidas en la norma europea 852/853 de 2004 como alimento, por tanto, se considera que son comestibles y que se digieren fácilmente. 

Sin embargo, hacerlo o no depende de las preferencias de cada uno de los gustos personales. Algunas personas optan por quitar la piel de ciertas salchichas secas y curadas.

¿Se pueden comer las tripas artificiales?

La recomendación es que es mejor eliminarla antes de ingerirla porque ni la celulosa ni el plástico usado en este tipo de tripas son comestibles, aunque si ingerimos un poco no tendrá efectos negativos para nuestra salud. Si en la etiqueta se indica que el producto está elaborado a base de piel sintética, es recomendable desecharla y no consumirla.

¿Por qué en algunos casos aparece una especie de polvo blanco en la piel?

El tema de la piel, sobre si es mejor quitarla o no, no es el único tema que genera controversia. La presencia de una especie de capa mohosa y blanquecina que recubre la piel de algunos salchichones y fuets también es una cuestión de debate. Este aspecto lo da el Penicillium nalgiovense, un hongo de la misma familia que el de algunos quesos como el brie y el camembert. 

Este moho es el que produce la esponjosidad blanca que asociamos a ciertos embutidos. Este hongo coloniza la superficie y evita que otros contaminantes crezcan y estropeen el producto. Este hongo necesita unas condiciones específicas de temperatura y humedad específicas que muchos elaboradores artesanales no tienen, de ahí que muchos productos artesanales no tengan esta apariencia.

síguenos en Instagram

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Etiquetas
Publicado el
6 de julio de 2021 - 22:10 h

Descubre nuestras apps