Los restaurantes chinos más auténticos de España, según los expertos

Comida china

Ya en los 90, en las grandes capitales, se podía probar la auténtica gastronomía de distintas regiones del gigante asiático en restaurantes como el mítico Zhou Yulong de Madrid, que hoy por hoy está cerrado; o como el He Cheng de Barcelona (carrer dels Enamorats, 139), que lleva desde 1997 sorprendiéndonos con su ensalada de medusa, la lengua de pato, los intestinos de cerdo salteados o el pato de río. 

Lo cierto es que no es fácil conocerlos, ni, una vez dentro, elegir, pues en muchos las cartas están en puro mandarín y no hablan demasiado castellano, así que en todo caso te puedes guiar por sus fotos o por los platos de los comensales chinos de las mesas colindantes. Lo mismo te cae una rana rebozada, que está buenísima, o una sopa de aleta de tiburón, pero hemos venido a jugar, ¿no?

Vamos a procurar desde aquí que sea lo menos arriesgado posible dejándonos llevar por algunos expertos gastronómicos y chefs que investigan más allá de sus fogones, intentando también que sean restaurantes de calidad-precio que merezca la aventura.

En Madrid

Hay bastantes populares por el distrito de Usera, pero Alexandra Sumasi, experta en comunicación gastronómica, destaca el Royal Cantonés (calle Olvido, 92), evidentemente de cocina cantonesa, con especialidades como cazuela de tendones de ternera y raíces del loto al wok, manitas de cerdo crujientes, ensalada de medusa y, muy recomendable, el gran plato de asados que incluye: pato asado, pollo escalfado, panceta crujiente, lomo y costillas asadas con guarnición de ensaladas. 

Nos remiten también al Ni Hao (calle Silva, 20), con auténtica comida sichuanesa picantita y hot pot u olla caliente: no tienen web, ojo, la que sale con ese mismo nombre corresponde a dos chinos bastante más chic en Sanchinarro y Arturo Soria.

En Barcelona

Además del citado He Cheng, Jorge Runnacles, chef del restaurante parrilla Sifó, en el Raval barcelonés, recomienda el Wino (Carrer del Parlament, 46) porque es "hiper auténtico, está montado para propios con una estética que escapa al cliché que vemos en cada restaurante chino".

Tienen unas mesas redondas con un centro giratorio pensado para pedir 15 platos y probarlos todos sin levantarte de la silla. Es una gozada ver a una familia entera hacer girar la rueda con esa cantidad de platos diferentes. También tienen un karaoke para completar una experiencia top china".

En Zaragoza

Nos hemos ido de la mano de Xiao Zhang, que es la primera generación de su familia nacida en España, y con Eva Seral, gestora de redes sociales de restaurantes, al Hui Feng (calle Graus, 12), donde hay dos cartas: una en español de cualquier chino normal y otra en chino con la traducción en castellano que te dan solo si la pides. La cabeza de pato especiada y el pato especial, como cocido, están pensados para chupar, así como la rana troceada y rebozada con ajito. Más contundente es la sopa de pepino de mar, que sabe a setas y viene con verduritas. 

En Málaga 

Nos hemos encontrado con un verdadero especialista en chinos, el cocinero José Alberto Callejo, del bar de tapas KGB, y nos recomienda varios. Bajo la categoría de "Más auténtico", enumera La Parada, (Explanada de la Estación, 4), donde "tienen lenguas de pato, ensalada con medusa curada, huevos de 1000 años, y su curry espectacular". 

A 200 metros, señala, está el Xiao Yu Cun (Mendívil, 2), "de los mismos propietarios del supermercado chino más popular del centro, que está al ladito". Nos cuenta que "la decoración es muy chula y la carta incluye mucho marisco rico y unos guisos espectaculares según la especialidad".

En Valencia

Yummy Ramen Pot Rice (en la calle de la Ermita, 10) es una recomendación de Nacho Lurbe, fundador de la empresa de hostelería Unipro, y de Ana Hernández, que realiza asesoría gastronómica. Él lo alaba porque, entre otras virtudes, jura haber visto "pocas cocinas tan limpia como esta", y ella "por las nueve modalidades de pot rice, que es una especialidad cantonesa tradicional, de arroz con su capita de socarrat, con distintas carnes y/o verduras y una salsa fantástica".

En Sevilla

El restaurante Chino Gusto (calle Artesa, 23) es el cantonés que nos aconseja Manu de Pablo, chef ejecutivo de Martirio Bar: "Un chino entre cuyos más de 200 platos puedes confiar en el pato ahumado, los fideos lamian en caldo, el doufu (tofu), sus woks con guindilla o sus deliciosas recetas de pescados y mariscos por precios imbatibles".

En Bilbao

El León de Oro (Fernández del Campo Kalea, 8) es el chino que nos recomienda el periodista y confundador de la marca de Cerveza La Salve, Iker Merchán: "Las empanadillas y los tallarines son caseros, y se nota; las berenjenas tienen un color intenso y un sabor delicioso; preparan el codillo de una forma gulesca y sabrosa, servido con panecillos esponjosos e incluso tienen un pequeño vivero con necoras y buey de mar que preparan con un ligero rebozado a la pimienta: pura gula, encima está muy bien de precio y el trato es muy agradable, no me extraña que haya mucha clientela china que va allí a celebrar".

Y, por favor, si tenéis vuestros chinos-chinos preferidos en estas u otras ciudades, serán bienvenidos en los comentarios.

síguenos en Instagram

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Etiquetas
Publicado el
24 de septiembre de 2020 - 06:30 h

Descubre nuestras apps

stats