Seis trucos sabrosos para que tu perro y tu gato no sufran un ataque de calor

Lulú come una fresa que la autora del artículo le da para refrescarla.

Ni los perros ni los gatos son especialmente buenos en mantenerse frescos. El motivo: no sudan como los humanos. Y esto los hace más vulnerables a los golpes de calor porque son menos eficientes en la tarea de bajar su temperatura corporal a través de la transpiración. Además de mantener a tu peludo a la sombra y evitar los paseos durante las horas más cálidas, hay otras sabrosas pautas de nutrición que ayudan a gatos y perros a refrescarse y a protegerse en verano. 

Perros y calor: ocho reglas para proteger a tu mascota durante la canícula

Perros y calor: ocho reglas para proteger a tu mascota durante la canícula

1. Agua y más agua 

Tu amigo necesita hidratarse. "Ni los gatos ni los perros sudan como hacemos los humanos y su gestión hídrica es un poco diferente", explica Marta Hervera, doctora en nutrición veterinaria, y cofundadora de Expert pet nutrition. La consecuencia: tu amigo peludo es menos eficaz a la hora de refrescarse por sí mismo, y es más fácil que sufra un peligroso golpe de calor

"Por eso, deben tener siempre agua fresca y limpia a su disposición; sobre todo si comen alimento seco", advierte Hervera. Además, podemos animarlos a que beban más. En el caso de los gatos funcionan muy bien las fuentes: unos artilugios mecánicos con un circuito cerrado de agua. O abre un poco un grifo cuando tu gatita te acompañe al baño: a los felinos les fascina el agua en movimiento, y los anima a beber. 

2. Caldos sabrosos

Añadir caldo de pollo o de pescado al agua de tu camarada la hará más sabrosa, y puede estimular que beba. Eso sí: ten cuidado si escoges un caldo preparado porque muchos contienen cebolla, ajo y otros ingredientes que son peligrosos tanto para gatos como para perros. Lo mejor: prepararlo en casa. Un truco tan sabroso como refrescante.

3. ¿Latitas de comida? Depende

Aunque tomar alimentos húmedos, como latitas, aumente la ingesta líquida, si tu perro no las toma de forma habitual, Hervera no aconseja dárselas ahora y cambiar su alimentación en verano. "Si no es su comida habitual, un cambio de alimentación brusco no suele resultar buena idea", explica. 

La transición hay que hacerla siempre con la ayuda y supervisión de un veterinario o, mejor, un nutricionista veterinario. Calma: si tu amigo perruno come sobre todo croquetas, compensará la falta de hidratación de su alimento bebiendo más agua. Pero asegúrate de que siempre la tenga cerca, y esté fresca. Pero la cosa cambia en el caso de los gatos. E

llos sí necesitan tomar alimento húmedo de forma habitual, tanto en verano como en invierno; en exclusiva o combinado con sus croquetas secas. El motivo: a diferencia del perro, que compensa la falta de hidratación bebiendo, los felinos toman agua sobre todo a través de la comida

Herencia de proceder del Felis silvestris lybicaun felino salvaje africano adaptado a los entornos desérticos. Y que beba es importante: previene enfermedades renales y de uretra muy frecuentes. Resumen: no dejes de darle latitas. 

4. Helados peludos

Hecho peludo: a algunos perros les encanta lamer hielo. Si es el caso de tu amigo, puedes darle unos cubitos y se mantenga fresco. O puedes probar a hacer un helado con su comida húmeda, si esta ya es parte de su alimentación habitual. 

La receta del helado también vale para los gatos: basta con mezclar la comida húmeda de tu amigo con un poco de caldo de pollo hecho en casa, sin cebolla ni ajo ni otro alimento peligroso, y pasarlo todo bien por la batidora. Llena unos moldes de helado, o usa tus cubiteras. También puedes rellenar su Kong o el dispensador de premios de tu amigo peludo con la mezcla. Espera a que se congele. ¡Y listos!

Recuerda: si le das latas a tu perro como premio, aunque sea en forma de helado, le estás dando calorías; así que ajusta su ración de comida diaria. 

5. Frutas y verduras

En cualquier caso, Hervera aconseja optar por premios refrescantes poco calóricos: "Tanto las frutas como las verduras son mejores para tu amigo que una galleta calórica", anota. Y también resultan más refrescantes. A muchos perros les encanta el plátano (a algunos gatos también, si está bien maduro y aplastado), la pera, la manzana e incluso las fresas. Pero ten cuidado: otras verduras y frutas no son tan buenas para tu amigo peludo. 

6. Agua en los paseos

Vendrá sediento. Por eso, es importante poner agua fresca a tu perrete tras los paseos. Y no solo después: también es importante llevar agua fresca cuando salgamos juntos de paseo. Un termo evitará que se caliente. Para ponérselo más fácil a tu camarada, hazte con un cuenco plegable de silicona. No ocupa nada de espacio, y puedes llenarlo de agua en un momento.

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Etiquetas
Publicado el
21 de julio de 2020 - 22:30 h

Descubre nuestras apps

stats