eldiario.es

9
Menú

ConsumoClaro ConsumoClaro

No solo entretenimiento: 9 beneficios de ir al cine y ver películas

Pese a que suele asociarse solo con la diversión y el ocio, ver películas tiene ventajas tanto para la salud psicológica como para la física

Relajar y reducir el estrés, permitir hacer catarsis y desarrollar la creatividad son algunas de las del primer grupo

El cine también permite además practicar otros idiomas, proporciona cultura general y las películas de miedo hasta ayudan a quemar calorías y mejoran la respuesta del sistema nervioso 

- PUBLICIDAD -
Foto: hashi photo

Foto: hashi photo

Cuando se piensa en cine y películas, en general, la primera idea que viene a la cabeza es el entretenimiento. Pagar el billete para una función frente a la gran pantalla o sentarse en el sofá para ver un filme en la televisión o en alguna plataforma de internet son acciones que parecen asociadas de forma natural a la diversión y las palomitas. Lo que a menudo no pensamos o no advertimos es que ver películas redunda en una serie de beneficiosque van mucho más allá de pasar un momento agradable.

Varios de esos beneficios tienen que ver con la psicología y la salud mental, como lo explica el psicólogo Jaime Burque en un artículo publicado por la Asociación Española de Psicología Clínica Cognitivo-Conductal (AEPCCC). De hecho, Burque, junto a otros profesionales, desarrolló la "filmoterapia", una herramienta terapéutica basada en el cine (y también en series). Pero las ventajas de apreciar el séptimo arte van más allá de lo psicológico: también tiene efectos positivos sobre la salud física y propicia diversas formas de aprendizaje, como se detalla a continuación.

1. Relaja y reduce el estrés

El primer beneficio es el más evidente, y el que más relación guarda con el entretenimiento destacado al principio: el cine relaja y reduce la ansiedad y el estrés. Cuando vemos una película, nos "olvidamos" durante un rato del resto del mundo para concentrarnos solo en lo que ocurre en la pantalla. A diferencia de la lectura, que es un proceso más activo, disfrutar del cine es una actividad pasiva: es mucho más fácil distenderse, desconectar, darse un descanso mental. Y reducir el estrés, por supuesto, tiene múltiples efectos positivos sobre la salud mental y también sobre la física.

2. Ayuda a ver mejor los problemas

Al igual que la literatura, el cine contribuye a mejorar la capacidad de empatía. Quien ve una película acompaña a sus protagonistas y -de forma imaginaria- se pone en su lugar: experimenta emociones, deseos, sufrimientos, etc. "Cuando nos identificamos con un personaje que tiene nuestros mismos problemas, aumenta nuestra empatía y asimilamos mucho mejor su evolución personal", explica Jaime Burque en su artículo.

Por ello, la historia puede dejar enseñanzas sobre el proceso de toma de decisiones y la resolución de problemas. Por otra parte, suele ocurrir que, después de ver una película, ciertas situaciones parecen menos preocupantes o dramáticas que antes de verla. Y no es que haya cambiado algo desde un punto de vista objetivo: lo que cambió fue la mirada del observador, quien, gracias al simple hecho de haberse relajado, puede ver el mundo de otra manera.

3. Permite hacer catarsis

Para Aristóteles, la catarsis era uno de los fines morales de la tragedia. Consiste, según la definición clásica, en una purificación emocional, espiritual, mental y corporal, que se produce cuando el espectador logra descargar sus propias pasiones al verlas proyectadas en los personajes de la obra. Lo mismo ocurre en el cine: uno puede sentir odio, ira, sed de venganza, envidia y otras sensaciones y, de algún modo, librarse de ellas, sin sufrir en absoluto sus consecuencias "verdaderas". Es decir, las que sufriría si en lugar de volcarlas en una película las llevara a su propia vida.

4. Desarrolla la creatividad

Las películas, explica Burque, "también nos aportan visiones muy diferentes de nuestra realidad y de nuestros esquemas mentales, que nos ayudan a enriquecernos intelectualmente, a ser más flexibles o a ganar en perspectiva y en imaginación". Todos estos elementos son claves para motivar y desarrollar la creatividad. De este modo, las películas también pueden tener efectos positivos sobre otros aspectos de la vida, tanto laborales como en otras actividades vinculadas con lo artístico: escritura, pintura, música, etc.

5. Lleva a reflexionar sobre temas difíciles

Por los mismos motivos mencionados en el punto anterior, el cine añade otra virtud: en muchas ocasiones, lleva al espectador a reflexionar sobre temas, problemáticas y dilemasen los que, de no haber visto la película, no se hubiera puesto a pensar. O puede ocurrir que una historia de ficción lleve a cuestionar las propias posiciones u opiniones. Suele darse en los casos de historias que abordan situaciones límite o disyuntivas morales como el suicidio, la eutanasia, el aborto, la venganza o el perdón. Pero ese proceso de replantearse los propios puntos de vista también puede darse en temas de mucha menor trascendencia.

6. Transmite mensajes positivos a los niños

Las películas infantiles a menudo cumplen el rol de las antiguas fábulas, aquellas que tenían -como explica el diccionario- una "intención didáctica o crítica frecuentemente manifestada en una moraleja final". En los filmes, por lo general, la moraleja no aparece de modo explícito, pero valores positivos como la generosidad, el respeto, el compañerismo y la amistadse transmiten de un modo claro y contundente, que representan una auténtica enseñanza para los más pequeños.

7. Quema calorías y mejora la respuesta del sistema nervioso

Este es uno de los beneficios más sorprendentes: las películas de terror ayudan a quemar caloríasy, por lo tanto, contribuyen con la salud física. Así lo comprobó un estudio publicado en 2012 por expertos de la Universidad de Westminster, en el Reino Unido. Los investigadores llegaron a esa conclusión tras analizar el ritmo cardiaco y los niveles de oxígeno consumido y dióxido de carbono expelido por un grupo de voluntarios mientras veían películas de miedo.

Entre las películas elegidas para el estudio, la que más calorías hizo quemar fue El resplandor, el clásico de Stanley Kubrick basado en una novela de Stephen King. Representó una pérdida de 184 calorías, equivalentes a las que quema una persona adulta (de unos 65 kilos de peso) en 40 minutos de caminata. Tiburón, El exorcista, Alien y Saw fueron las siguientes en la clasificación.

De acuerdo con el mismo estudio, el aumento de los niveles de adrenalina que se produce al ver estas películas generan un "estrés positivo", que dota de recursos extra y por lo tanto tiene un efecto beneficioso sobre los sistemas nervioso e inmune. Los investigadores añadieron que las personas que pasan por una experiencia aterradora (siempre y cuando sea voluntaria) muestran luego menores índices de ansiedad y frustración y una mayor sensación de felicidad.

8. Proporciona cultura general

Ver películas ayudan a la audiencia a incrementar eso que suele llamarse "cultura general" de dos formas distintas y complementarias. Por un lado, las que se ambientan en tiempos o lugares lejanos ayudan a conocer episodios históricosy cómo vivían o viven personas en civilizaciones muy diferentes a la nuestra. Es cierto que (salvo los documentales) el cine es ficción y conviene siempre desconfiar de las representaciones que se ven en la pantalla, pero la idea general que transmiten al menos suele aproximarse a la realidad.

Por otro lado, muchas películas se convierten ellas mismas en parte del acervo cultural de una sociedad o de una época, y son objeto luego de múltiples referencias en otras películas, en la literatura, la televisión y otras disciplinas. No haber visto clásicos como Casablanca, Ciudadano Kane, Star Wars o Terminatorno impide disfrutar de productos que aluden a ellos en innumerables ocasiones (como, por ejemplo, Los Simpson), pero sí que se disfruta mucho más de ellos cuando se conoce el modelo original.

9. Es una forma de practicar otros idiomas

Si bien en España existe una larga tradición de ver el cine doblado a nuestro idioma, la llegada del DVD y las plataformas de "streaming" han supuesto la posibilidad de acceder a las películas en su idioma original. Esta es una estupenda manera de familiarizarse con otras lenguas, y son de especial utilidad para las personas que las estudian. Por supuesto, el inglés es el idioma que más productos ofrece, no solo en cuanto a películas sino también -de forma aun más notoria- en el universo de las series, pero el cine también es un modo de acercarse a otras lenguas, tanto europeas como del resto del mundo. 

DINOS QUÉ TEMAS TE INTERESAN

En ConsumoClaro estamos centrados en informarte de aquello que te interesa y, por tanto, queremos abrir un canal para que puedas comunicarte con nosotros y orientarnos sobre tus preferencias. Si quieres que investiguemos o hablemos de algún tema en especial, puedes escribirnos a redaccion@consumoclaro.es

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos,  suscríbete a nuestros boletines

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha