eldiario.es

9

Cultura

José Luis Cuerda: "'Tiempo después' es lo mejor que he hecho en mi vida"

José Luis Cuerda: "'Tiempo después' es lo mejor que he hecho en mi vida"

José Luis Cuerda: "'Tiempo después' es lo mejor que he hecho en mi vida"

A punto de cumplir 71 años, José Luis Cuerda vuelve estas navidades a los cines españoles con "Tiempo después", una película heredera de la mítica "Amanece que no es poco" (1989), que el manchego considera "lo mejor" que ha hecho en su vida", "hablando de cine".

Aunque antes de comentar la película, lo primero que puntualiza el director en una entrevista con Efe es que "el surrealismo en cine no puede existir" porque "es lo automático, lo sin cálculo ni medida, y eso en cine no puede ser".

"Hay que saber dónde va la cámara, con qué objetivo, a qué distancia, si está picada o contrapicada; vamos a olvidarnos del surrealismo en cine porque ni Buñuel, es decir, nadie. Nadie puede trabajar con ese material", señala, docente, con paciencia.

Ganador de cuatro goyas, dos como guionista de sus propias películas ("Los girasoles ciegos", 2008, y "La educación de las hadas", 2006) y otros dos como productor de Alejandro Amenábar ("Tesis", en 1996, y "Los otros", en 2001), hacía seis años que Cuerda no rodaba un largometraje.

De hecho, en 2015 se decidió a imprimir como novela el guion de "Tiempo después", que escribió dos años después de estrenar "Así en el cielo como en la tierra" (1995), porque no encontraba modo de producirla. Convencido de que necesitaría el respaldo de una televisión, el cineasta casi se dio por vencido.

En estas estaba cuando un grupo de "instigadores", cómicos y devotos de Cuerda (que se pusieron hasta nombre, "La turba": Andreu Buenafuente, Berto Romero y Edu Galán, entre ellos) decidieron que ese guion tenía que rodarse.

Lo explica a Efe Arturo Valls, con un pequeño papel en la cinta y el productor que, junto a su socio Félix Tussell, tiró para adelante con la película.

"Este es uno de esos proyectos a los que uno no puede decir que no", ha dicho.

El director no es consciente de haber estado "tanto tiempo" detrás de este rodaje. "Los proyectos emergen de lugares y por razones injustificables, porque no llegas a abarcar una película como esta, que yo creo que es lo mejor que he hecho en mi vida, hablando de cine, porque es un universo", ha dicho.

"Nosotros sentimos que es un homenaje de una generación de actores a José Luis", apunta Valls, que no se ha visto con fuerzas para tocar un guion "difícilmente superable", dueño de un "carácter y un sello tan propio" que impide "meter una morcilla o cambiar algo: es que no se puede con algo tan genuino", ha añadido.

"Tiempo después" discurre en el año 9177; el mundo ha quedado reducido a un único edificio que se alza en medio del desierto y a unas cuantas chabolas habitadas por los escasos humanos que han sobrevivido; pobres, desarrapados y parados que molestan, pero que, marca de la casa, siguen alimentándose de poesía y pensamientos filosóficos.

Con un humor ácido y actualizado, que igual provoca sonrisas que carcajadas abiertas, "Tiempo después" es una divertidísima película que devuelve al José Luis Cuerda más crítico: ahí está la lucha de clase, la esperanzadora juventud -de la que se ríe abiertamente-, la supervivencia y el libre comercio: el capitalismo y, a ratos, el amor.

El cineasta, que mantiene intacto su sentido del humor, dice que su evidente pérdida de peso se debe a las "raras" cenas que hace: "cruasán con yogurt, proteínas y vitaminas, un menú completo".

"Me siento muy querido, no me voy a engañar yo ni engañaros a vosotros. Soy bonachón, aunque tengo fama de terrible, de 'cuidao con Cuerda, que tiene una mala uva' y tal -se ríe-. Pero aquí se ha juntado todo y creo que eso es bueno", concede.

Hoy, Roberto Álamo, al que Cuerda "reclutó" después de verle interpretar "Urtain" en el teatro; Blanca Suárez, César Sarachu, Carlos Areces, Berto Romero y Daniel Pérez Prada -solo una representación de los más de 40 actores que salen en la película- han coincidido en destacar su fortuna de haber participado en el proyecto.

"Pasó algo en el rodaje y es que todo el equipo quería devolverle algo a Cuerda; era muy bonito sentir que todos los departamentos se esforzaban por darle a la película el mejor acabado posible", apunta Romero para quien "Tiempo después" es también "una generación de actores dialogando con la anterior".

"Todos teníamos en la cabeza a alguien, a Saza, a Manuel Aleixandre, y estábamos orgullosos de ser parte de una familia", concluye el actor, presentador y monologuista catalán.

Y Suárez, que no había nacido cuando Cuerda empezó a escribir el guion, comenta con Efe su sorpresa al descubrir que ninguno de ellos interpretaría personajes "al uso".

"No tienen pasado presente o futuro, sino que somos más bien conceptos. Esto -reconoce la actriz- nos dio quebraderos de cabeza y generó conversaciones entre los actores, que no terminábamos de pillar muy bien de qué iba. Al final, cada uno hemos aportado un granito de arena a un concepto global, que es la película".

Cuerda se ocupa ahora en escribir sus memorias, que titulará "Memorias fritas" (Pepitas de calabaza) en homenaje a los hermanos Marx. "Voy lento", dice. Y que nos dure.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha