Las dos mejores películas en lo que llevamos de año son españolas (según los espectadores)

Javier Zurro

0

Ya ha pasado medio año. Seis meses de cine en los que ya se puede hacer una pequeña valoración de los títulos que han pasado por las salas… o, directamente, por las plataformas en un panorama cada vez más cambiante. Una de las conclusiones de esta primera mitad de 2021 es que el cine independiente español, la producción que se siente amenazada por la nueva Ley Audiovisual, y dirigido por mujeres, es el que ha conquistado a los espectadores. Ni Batman ni Top Gun ni Elvis ni un vikingo encarnado por Alexander Skarsgård han podido con dos títulos íntimos, con un presupuesto infinitamente más pequeño y con una maquinaria promocional mucho menos potente que esos grandes blockbusters de Hollywood.

El cine español que va a festivales surge de las ayudas más escasas

Saber más

Una familia de agricultores catalanes y otra de un pueblo vasco han ganado a todos ellos. Son los protagonistas de Alcarràs y Cinco lobitos, las dos maravillosas películas españolas que se han estrenado este año y que han generado un consenso inusual. Es difícil que los espectadores no salgan rendidos a las obras de Carla Simón y Alauda Ruiz de Azúa. La primera ganó el Oso de Oro de Berlín, un premio histórico que nunca había logrado una cineasta española. La segunda también pasó por Berlín, pero fue en el festival de Málaga donde arrasó llevándose casi todos los galardones, entre ellos la Biznaga de Oro a la Mejor película, y los premios al Mejor guion y a la Mejor actriz ex aequo para Susi Sánchez y Laia Costa. 

Ambas apuntan también a los próximos Goya y pueden decir que, de momento, son las mejores películas del año, al menos para el público de la web Filmaffinity en la que los espectadoras votan, de 1 a 10, las películas que ven. La página realiza una nota media que incluso muchos espectadores utilizan como referencia para decidir qué ven o no ven. Además, el portal realiza constantemente rankings con las películas con mejores puntuaciones. Se pueden ver por años, décadas, siglos… En 2022 el ranking lo lideran estas dos películas españolas, Cinco lobitos y Alcarràs. Ambas tienen la misma nota: 7,7. Un notable alto. Una calificación que no solo las coloca en este ranking, sino actualmente en la posición 11 y 12 de las mejores películas de la historia de todo el cine español con la misma nota que Tesis, Celda 211 y El viaje a ninguna parte. Por encima de ellas, son todo filmes anteriores a 1984 en una lista que lidera El verdugo con 8,2. 

Los filmes de Simón y Ruiz de Azúa han logrado un consenso crítico y de público como hacía tiempo que no se veía. Alcarràs es, además, la película española más taquillera del cine nacional este año, con más de dos millones de euros, una cifra espectacular para una película de autor y cinéfila. Cinco lobitos supera los 500.000 euros. Es de suponer que ambas estarán en la carrera de premios (Goya, Feroz y Forqué) y su carrera comercial se alargue. Este 2022, según las notas de Filmaffinity, por detrás de ellas se encuentran Top Gun: Maverick, con 7,5; Elvis, con 7,4 y Todo a la vez en todas partes con 7,4.

Habrá que ver qué ocurre con el resto de estrenos de 2022, pero el año pasado el filme con mejor clasificación fue La peor persona del mundo con 7,4. En 2020 fue El padre, con Anthony Hopkins, la más valorada con la misma nota que los títulos españoles, 7,7. Un año antes solo Joker y Parásitos superaron esa nota, ambas con un 8. En 2018, 2017, 2016 y 2015 hubieran logrado la plata y el bronce por apenas unas décimas.

Es raro que el cine español lidere las listas de Filmaffinity. Nunca en los últimos diez años lo ha logrado. Nunca, en esos mismos años, una película española había tenido tampoco una nota tan alta. La que se quedó más cerca fue Klaus, el filme de animación de Sergio Pablos, que en 2019 logró un 7,6 de nota media y un cuarto puesto. Ese mismo año, La trinchera infinita se quedó en el puesto 8 con un 7,3. Los rankings de Filmaffinity excluyen los documentales, pero si estuvieran dentro de la lista hay que destacar que en 2020, El año del descubrimiento y Antonio Machado, los días azules hubieran logrado una gran posición con 7,7, la misma nota que Alcarrás y Cinco lobitos.

El año pasado, dos películas españolas entraron en el top ten de las mejores de 2021, según la nota otorgada por los usuarios de Filmaffinity. Fueron Maixabel y El buen patrón que con una nota de 7,2 estuvieron en las posiciones séptima y novena. Mucho peor le fue a nuestro cine de ficción en 2020, año de la pandemia en el que la primera película de ficción que aparece es en el puesto 33, La vida era eso. En 2018 Rodrigo Sorogoyen cerró el top ten con El reino (que obtuvo una media de 7,3), y un año antes, la primera película española fue para una entonces debutante Carla Simón. Su ópera prima, Verano 1993, no tuvo tanto consenso como Alcarràs, pero su 6,8 le sirvió para ser el primer filme español con un 6,8 y tener el puesto 20.

Queda medio año por delante para que Alcarràs y Cinco lobitos aguanten arriba de la votación de los usuarios. En el cine español tendrán que luchar contra lo nuevo de Rodrigo Sorogoyen, Alberto Rodríguez, Pilar Palomero, Carlos Vermut y Jaime Rosales. Entre las de fuera, nombres como Steven Spielberg o Damien Chazelle. Lo que está claro es que las directoras nacionales han logrado algo muy complicado: llevar a gente a las salas en un momento en el que las películas íntimas y pequeñas lo tienen más complejo que nunca.

Ya ha pasado medio año. Seis meses de cine en los que ya se puede hacer una pequeña valoración de los títulos que han pasado por las salas… o, directamente, por las plataformas en un panorama cada vez más cambiante. Una de las conclusiones de esta primera mitad de 2021 es que el cine independiente español, la producción que se siente amenazada por la nueva Ley Audiovisual, y dirigido por mujeres, es el que ha conquistado a los espectadores. Ni Batman ni Top Gun ni Elvis ni un vikingo encarnado por Alexander Skarsgård han podido con dos títulos íntimos, con un presupuesto infinitamente más pequeño y con una maquinaria promocional mucho menos potente que esos grandes blockbusters de Hollywood.

El cine español que va a festivales surge de las ayudas más escasas

Saber más

Una familia de agricultores catalanes y otra de un pueblo vasco han ganado a todos ellos. Son los protagonistas de Alcarràs y Cinco lobitos, las dos maravillosas películas españolas que se han estrenado este año y que han generado un consenso inusual. Es difícil que los espectadores no salgan rendidos a las obras de Carla Simón y Alauda Ruiz de Azúa. La primera ganó el Oso de Oro de Berlín, un premio histórico que nunca había logrado una cineasta española. La segunda también pasó por Berlín, pero fue en el festival de Málaga donde arrasó llevándose casi todos los galardones, entre ellos la Biznaga de Oro a la Mejor película, y los premios al Mejor guion y a la Mejor actriz ex aequo para Susi Sánchez y Laia Costa. 

Ambas apuntan también a los próximos Goya y pueden decir que, de momento, son las mejores películas del año, al menos para el público de la web Filmaffinity en la que los espectadoras votan, de 1 a 10, las películas que ven. La página realiza una nota media que incluso muchos espectadores utilizan como referencia para decidir qué ven o no ven. Además, el portal realiza constantemente rankings con las películas con mejores puntuaciones. Se pueden ver por años, décadas, siglos… En 2022 el ranking lo lideran estas dos películas españolas, Cinco lobitos y Alcarràs. Ambas tienen la misma nota: 7,7. Un notable alto. Una calificación que no solo las coloca en este ranking, sino actualmente en la posición 11 y 12 de las mejores películas de la historia de todo el cine español con la misma nota que Tesis, Celda 211 y El viaje a ninguna parte. Por encima de ellas, son todo filmes anteriores a 1984 en una lista que lidera El verdugo con 8,2. 

Los filmes de Simón y Ruiz de Azúa han logrado un consenso crítico y de público como hacía tiempo que no se veía. Alcarràs es, además, la película española más taquillera del cine nacional este año, con más de dos millones de euros, una cifra espectacular para una película de autor y cinéfila. Cinco lobitos supera los 500.000 euros. Es de suponer que ambas estarán en la carrera de premios (Goya, Feroz y Forqué) y su carrera comercial se alargue. Este 2022, según las notas de Filmaffinity, por detrás de ellas se encuentran Top Gun: Maverick, con 7,5; Elvis, con 7,4 y Todo a la vez en todas partes con 7,4.

Habrá que ver qué ocurre con el resto de estrenos de 2022, pero el año pasado el filme con mejor clasificación fue La peor persona del mundo con 7,4. En 2020 fue El padre, con Anthony Hopkins, la más valorada con la misma nota que los títulos españoles, 7,7. Un año antes solo Joker y Parásitos superaron esa nota, ambas con un 8. En 2018, 2017, 2016 y 2015 hubieran logrado la plata y el bronce por apenas unas décimas.

Es raro que el cine español lidere las listas de Filmaffinity. Nunca en los últimos diez años lo ha logrado. Nunca, en esos mismos años, una película española había tenido tampoco una nota tan alta. La que se quedó más cerca fue Klaus, el filme de animación de Sergio Pablos, que en 2019 logró un 7,6 de nota media y un cuarto puesto. Ese mismo año, La trinchera infinita se quedó en el puesto 8 con un 7,3. Los rankings de Filmaffinity excluyen los documentales, pero si estuvieran dentro de la lista hay que destacar que en 2020, El año del descubrimiento y Antonio Machado, los días azules hubieran logrado una gran posición con 7,7, la misma nota que Alcarrás y Cinco lobitos.

El año pasado, dos películas españolas entraron en el top ten de las mejores de 2021, según la nota otorgada por los usuarios de Filmaffinity. Fueron Maixabel y El buen patrón que con una nota de 7,2 estuvieron en las posiciones séptima y novena. Mucho peor le fue a nuestro cine de ficción en 2020, año de la pandemia en el que la primera película de ficción que aparece es en el puesto 33, La vida era eso. En 2018 Rodrigo Sorogoyen cerró el top ten con El reino (que obtuvo una media de 7,3), y un año antes, la primera película española fue para una entonces debutante Carla Simón. Su ópera prima, Verano 1993, no tuvo tanto consenso como Alcarràs, pero su 6,8 le sirvió para ser el primer filme español con un 6,8 y tener el puesto 20.

Queda medio año por delante para que Alcarràs y Cinco lobitos aguanten arriba de la votación de los usuarios. En el cine español tendrán que luchar contra lo nuevo de Rodrigo Sorogoyen, Alberto Rodríguez, Pilar Palomero, Carlos Vermut y Jaime Rosales. Entre las de fuera, nombres como Steven Spielberg o Damien Chazelle. Lo que está claro es que las directoras nacionales han logrado algo muy complicado: llevar a gente a las salas en un momento en el que las películas íntimas y pequeñas lo tienen más complejo que nunca.

Ya ha pasado medio año. Seis meses de cine en los que ya se puede hacer una pequeña valoración de los títulos que han pasado por las salas… o, directamente, por las plataformas en un panorama cada vez más cambiante. Una de las conclusiones de esta primera mitad de 2021 es que el cine independiente español, la producción que se siente amenazada por la nueva Ley Audiovisual, y dirigido por mujeres, es el que ha conquistado a los espectadores. Ni Batman ni Top Gun ni Elvis ni un vikingo encarnado por Alexander Skarsgård han podido con dos títulos íntimos, con un presupuesto infinitamente más pequeño y con una maquinaria promocional mucho menos potente que esos grandes blockbusters de Hollywood.

El cine español que va a festivales surge de las ayudas más escasas

Saber más

Una familia de agricultores catalanes y otra de un pueblo vasco han ganado a todos ellos. Son los protagonistas de Alcarràs y Cinco lobitos, las dos maravillosas películas españolas que se han estrenado este año y que han generado un consenso inusual. Es difícil que los espectadores no salgan rendidos a las obras de Carla Simón y Alauda Ruiz de Azúa. La primera ganó el Oso de Oro de Berlín, un premio histórico que nunca había logrado una cineasta española. La segunda también pasó por Berlín, pero fue en el festival de Málaga donde arrasó llevándose casi todos los galardones, entre ellos la Biznaga de Oro a la Mejor película, y los premios al Mejor guion y a la Mejor actriz ex aequo para Susi Sánchez y Laia Costa.