Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

La Fura dels Baus muestra la cara cruel de las guerras de religión

La Fura dels Baus muestra la cara cruel de las guerras de religión

EFE

Valencia —

El Palau de les Arts ha ofrecido hoy una sugerente versión de la ópera "Sansón y Dalila", de Camille Saint Saën, con una dirección de escena de La Fura del Baus que ha mostrado la cara más cruel de las guerras de religión, con imágenes de cinturones de explosivos, bombas, persecuciones y torturas.

El público ha aplaudido de forma entusiasta a los cantantes protagonistas, Gregory Kunde y Varduhi Abrahamyan, y al director musical, Roberto Abbado, pero se ha mostrado dividido y ha abucheado tímidamente a Carlos Padrissa-La Fura dels Baus por una puesta en escena un tanto provocativa al trasladar a una época actual el enfrentamiento entre los filisteos (árabes) y los israelitas (judíos).

La acción, que el libreto de la ópera sitúa en la histórica ciudad de Gaza y en el templo de Dagón, es aprovechada por Carlos Padrissa para hacer una reflexión sobre la violencia sufrida por los pueblos como consecuencia de las guerras de religión, tanto en épocas pasadas como en la actualidad.

Para ello, ha utilizado vídeo-creaciones que mostraban la destrucción y la muerte (calaveras), y a través de movimientos de masas que aludían a éxodos de inmigrantes y refugiados, incluido la muerte de uno de ellos colgado boca abajo durante la bacanal del tercer acto.

Si la puesta en escena resultó polémica para una parte del público, hubo coincidencia total en resaltar la buena actuación tanto del elenco de cantantes como del director musical, Roberto Abbado, y del Cor de la Generalitat, que sumó una nueva brillante actuación.

Digna de elogio fue, sin duda, la actuación del tenor estadounidense Gregory Kunde porque, a pesar de actuar lesionado, le sobró fuerza vocal para ser un excelente Sansón.

Con un problema en la rodilla que le impedía caminar con normalidad, Kunde cantó su papel de pie, sin apenas moverse, encima de una plataforma o colgado de unos arneses que le permitían dar aires de movimiento a una actuación hierática a la fuerza.

Esa limitación física no fue óbice para que el tenor americano hiciera gala de una voz poderosa e intensa que radiografió la personalidad de Sansón, héroe y salvador de los israelitas, pero que es derrotado por las armas seductoras de Dalila. El público premió su voluntad y entrega con calurosos aplausos al final de la representación.

De sobresaliente hay que calificar la actuación de la mezzosoprano armenia Varduhi Abrahamyan, que demostró poseer excelentes dotes dramáticas y una voz hermosa y temperamental que se desenvolvió con notable soltura en los juegos de seducción.

Abrahamyan, que fue la "femme fatal" capaz de cortejar a su adversario político, dio muestras de una voz con bella coloratura y estuvo especialmente melodiosa y sensual en la escena de la seducción al cantar con sentimiento el aria "Mon coeur s'ouvre à ta voix" (Mi corazón se abre a tu voz), uno de los pasajes más hermosos de esta ópera, a mitad de camino entre el drama lírico y el oratorio.

Buena actuación la del resto de comprimarios, con mención especial para André Heyboer (como Sumo Sacerdote), Jihoon Kim (como viejo hebreo) y Alejandro López (Abimelec).

Aunque la temporada pasada ya dirigió Don Pasquale, de Donizetti, Roberto Abbado debutó hoy como nuevo director musical del Palau de les Arts de Valencia con una destacada actuación. Ofreció una versión de Sansón y Dalila con fuerza, misteriosa y desgarradora a la vez, pero también delicada y sensual.

Con su firme dirección, la Orquestra de la Comunitat Valenciana estuvo ágil y aplicada, con ganas de absorber las enseñanzas de su nuevo maestro.

A pesar de la polémica, de la puesta en escena, atrevida y vanguardista, se puede destacar la caracterización del pueblo hebreo con pequeñas linternas de led en la cabeza buscando su camino en la historia y la sugerente danza basada en el juego de seducción de los lepidópteros.

No se llenó el Palau de les Arts en esta primera ópera del 2016 y en los palcos de autoridades se pudo ver al conseller de Educación y Cultura, Vicent Marzà.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats