Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Medusa Box: "Es un cumplido que nos digan que parecemos una banda anglosajona"

Medusa Box: "Es un cumplido que nos digan que parecemos una banda anglosajona"
Madrid —

0

Madrid, 22 nov (EFE).- Embarcados en una misión espacial por las grandes cuestiones de la existencia, orbitando conceptos científicos como el muro de Planck, el quinteto catalán Medusa Box inyecta otra buena dosis de rock de guitarras en su nuevo disco, legítimo y no impostado deudor de bandas anglosajonas como Queens of The Stone Age o Arctic Monkeys.

"Que nos digan eso es un cumplido, aunque molaría que no lo fuera; afortunadamente cada vez lo es menos, porque hay más grupos nacionales brutales", apunta esta formación que nació en La Bisbal de l´Empordá (Girona) en 2011 y que canta en inglés por sus referencias musicales. "Intentamos en catalán, pero no funcionaba", se justifican.

Su tercer disco, "I Love Astronomy" (Le Cirque Music), recién llegado al mercado, podría ser el que les terminara de dar a conocer por el gran público, tras el lanzamiento previo de "Pay For It" (2015) y "Nothing Behind All Of These Masks" (2017) y, más recientemente, el EP "The fall" (2018).

"No hay temas de amor en este disco", avisan ante un catálogo de canciones que, aprovechando el revestimiento científico, trata por ejemplo sobre "el egoísmo de la especie humana de pensarse el centro de todo esto y que se pregunta qué hay más allá, mirando tanto al espacio como hacia nuestro interior".

¿Han llegado a alguna conclusión en su análisis? "Claro que no", dicen antes de estallar en risas. "Pero el mero hecho de asimilar esas preguntas que de por sí ya son difíciles merece la pena", concluyen.

No todos los viajes que propone el disco hablan de desplazamientos físicos, como demuestra el doble sentido de "Everybody's Tripping", con sus matices psicodélicos. "Es una crítica a Silicon Valley y a todos estos diseñadores de tecnología, que dicen que se toman microdosis de LSD para abrir su espectro de ideas y llegar a propuestas locas", explican.

Con edades entre los 26 y los 28 años, esta tripulación espacial aparece conformada por Jordi Bosch (bajo), Nil Bribian (batería), Adrià Bravo (sintetizadores), Emili Bosch (guitarra) y Enric Mont, el vocalista que, además de la guitarra, pone también su formación de ingeniero al servicio del concepto del álbum.

Explican que su nombre, Medusa Box, procede del animal más venenoso del mundo, una elección un tanto espontánea que les proporcionó un compañero de piso mientras leía la revista National Geographic. Años después de aquello, siguen apostando por hacer buena la metáfora con una picadura que se siente desde el primer corte, "Claire", y en sencillos como "Interferences".

Para grabar "I Love Astronomy", intentaron replicar el mismo sistema "maratoniano" que en su último EP, que fue compuesto en solo dos días justo antes de entrar al estudio. "Se nos da mejor trabajar y crear cuando el tiempo está comprimido y resulta muy intenso", señalan ante un método que les permite quitarse de en medio "la paja".

A su lado permanece como productor Lluis Cots (Mourn, The New Raemon), quien les anima en una mejora del sonido que por ejemplo les llevó a meterse en los Estudios Nautilus y en los Estudios Music Lan, en la provincia de Girona, en busca de una sala más grande en la que resonaran especialmente bien las baterías.

Así, aunque las guitarras y el bajo siguen ahí marcando la pauta, la percusión cobra esta vez un papel más central junto a los sintetizadores. "Queríamos hacer un salto cualitativo respecto al anterior álbum, que todo suene bien", alegan.

El aterrizaje de "I Love Astronomy" fue algo complicado a causa de la covid-19 (iba a publicarse originalmente a principios de verano), pero los pronósticos de partida no pudieron ser mejores, ya que agotaron las 50 copias de su edición especial limitada en menos de 48 horas, aún con la agenda de conciertos restringida por la pandemia y sin poder hacer toda la promoción que hubiesen querido.

"Para nosotros es un éxito, acostumbrados como estamos a vender discos después de que la gente nos vea en directo", celebra el quinteto.

Javier Herrero.

Etiquetas
Publicado el
22 de noviembre de 2020 - 16:23 h

Descubre nuestras apps

stats