eldiario.es

9
Menú

Cultura

DISCOS DE LA SEMANA

Niño de Elche declara la guerra a los puristas del flamenco

Además del disco de Niño de Elche, esta semana comentamos trabajos de Bad Gyal, Belako, Dalham, Sandra Bernardo e Hiroshi Sato, entre otros

- PUBLICIDAD -

Niño de Elche

Antología del cante flamenco heterodoxo
Sony
FLAMENCO-EXPERIMENTAL
8/10

Pocas veces el título de un disco ha sido más preciso a la hora de definir lo que vamos a encontrar dentro. Dice Pedro G. Romero, artista con mayúsculas y colaborador necesario del álbum, que inicialmente esta antología estaba compuesta por 99 piezas que, tras un duro y por momentos caprichoso proceso de selección, terminó reduciéndose a las 27 que finalmente componen este doble disco.

La motivación inicial de los tres inductores -el citado Pedro G. Romero, el productor Raül Refree y, por supuesto, Niño de Elche- pasaba por crear una suerte de anticanon flamenco. Francisco Contreras lleva toda una vida provocando a los puristas y guardianes de las esencias del flamenco, con puestas en escena y grabaciones que acercan el cante a otros territorios completamente ajenos, ya sea la música de baile, el rock o lo puramente experimental.

Pero este disco es su obra más beligerante en ese sentido, porque todos y cada uno de sus movimientos supone un auténtico desafío. Empezando por la selección de los temas y autores a reinterpretar, nombres en ocasiones vinculados al flamenco pero que se han considerado en los márgenes de este, junto a otros que el Niño arrastra hasta aquí.

Nos encontramos con una peculiar fiesta de la que forman parte Lola Flores, Shostakovich, Val Del Omar, El Junco, Antonio Machado, Guy Debord, Manolo Caracol o Tim Buckely. Los maestros de la heterodoxia, los gigantes Camarón o Morente que un día conmocionaron a los tradicionalistas pero cuyas rupturas ya se han asimilado, no han sido (precisamente por ello) invitados al guateque...

Con estos mimbres no puede decirse que esta Antología sea precisamente un álbum para todos los públicos. Por momentos es un disco en el que lo flamenco se reduce a una proyección mental o a una idea (no siempre afortunada, independientemente del debate de lo que cabe en el género y lo que no).

Es un trabajo que difícilmente  podrá beberse de un sorbo y que, jugando a futurólogo, dudo mucho que tenga la ascendencia de una Leyenda del tiempo u  Omega. Pero es un trabajo valiente y, si me apuran, necesario. Este definitivamente sitúa a Niño de Elche como figura capital en el terreno de la vanguardia (del cante o no) en estos momentos en nuestro país.

 

Bad Gyal

Worldwide Angel
Puro / Canadá
MÚSICA URBANA
8/10

Ese "ángel global" elegido como título de la nueva recopilación de Bad Gyal deja bien a las claras cuál es el nuevo estatus de la de Vilassar de Mar. La progresiva internacionalización de su música, su aparición con la etiqueta de next big thing en medios tan influyentes como Pitchfork, The Fader o Dazed, la sitúan ahora mismo en un posición envidiable, de la que habla abiertamente en uno de los temas de esta nueva mixtape, Internationally: "Todo está está sold out / hemos 'visitao' quince países / hemos 'estao' por todos 'laos' / todo bien 'cobrao'".

Es el habitual ejercicio de egotrip que históricamente ha caracterizado a los raperos y en el que siempre cabe la exageración. Hay, por tanto, espacio para la duda. En cualquier caso, adornos al margen, Alba Farelo se encuentra ahora mismo en el punto de mira de medios y promotores de todo el mundo.

Eso se nota en el acabado de esta mixtape, que sin traicionar su característico estilo (huyan despavoridos los detractores del autotune) es, si no la mejor colección de canciones que Bad Gyal ha publicado hasta la fecha, sí aquella mejor rematada desde un punto de vista conceptual, sonoro y visual.

Además, la que mejor funciona como conjunto. Canada, la exitosa productora de clips que trabaja habitualmente con estrellas internacionales, ejerce de discográfica y management. Y desde Canadá parecen dispuestos a empujar donde mejor saben (para muestra, el videoclip sobre estas líneas) para lograrlo.

Para la ocasión, además de los habituales FakeGuido, Dubbel Dutch o Paul Marmota, se recurre a prestigiosos productores internacionales en el terreno del reggetón y sonidos asociados: el colombiano DJ Florentino, el británico Jam City (productor de confianza de ese referente del r'n'b contemporáneo que es Kelela) o el californiano D33J. Además, El Guincho, que de un tiempo a esta parte se ha convertido en productor de referencia de los nuevos sonidos urbanos, aparece aquí como coautor de dos temas y autor de las mezclas

 

Belako

Render Me Numb, Trivial Violence
El Segell
POP-ROCK
7/10

El cuarteto de Munguía cumple sus plazos. Eurie (2013), su autoeditado disco de debut, sirvió para darles a conocer dentro del circuito independiente. Hamen (2016), ya coeditado por el grupo y Mushroom Pillow, les situó en la zona noble de los carteles festivaleros e hizo que cayeran los primeros premios (Ojo Crítico, MIN,…). Y este Render Me Numb, Trivial Violence debería ser el álbum con el que se concretase la internacionalización de la banda.

Para ello cuentan con el apoyo del Primavera Sound, que en su sección discográfica es ahora el encargado de coeditar este trabajo. Y, todavía pendientes de que se haga la comunicación oficial, de cara al verano la banda guarda unos cuantos ases bajo la manga que harán que su nombre empiece a cotizarse fuera de nuestras fronteras. Al tiempo.

Con un directo de solvencia más que contrastada, a Belako todavía les faltaba la grabación de ese gran disco que justifique todo lo bueno que se ha dicho de ellos. Desgraciadamente, a la tercera no ha ido la vencida. Render Me Numb, Trivial Violence es un álbum técnicamente impecable, que enseña colmillo -lo que la banda va a agradecer en la exigente agenda de conciertos que están por venir- pero que, músculo al margen, compositivamente tiene poco que ofrecer.

De largo, la mejor canción del disco llega nada más empezar: Makenfreiheit bien podría ser un homenaje a The Stranglers hipervitaminada por la vía del grunge, con un irresisteible riff de teclados que por sí solo justifica toda una canción.Más allá de ese prometedor arranque encontramos una declaración de intenciones, algún giro ingenioso –los coqueteos con la música de baile, esas guitarras descacharradas de Render me Numb- y homenajes más o menos encubiertos -ese final en Over The Edge, fusilado del A Forest de The Cure-, pero pocas o ninguna canción propiamente dicha.

En cierto modo, su privilegiada posición y hasta el terreno que pisan recuerda mucho a los Dover de hace un par de décadas, con la diferencia de que Belako no terminan de encontrar su particular Devil Came to Me.

 

Dalham

Janus
Public House
ELECTRÓNICA
8/10

¿Eres de aquellos que siente nostalgia de la era dorada del sello Warp? Es decir,  de aquella época en la que ahondaban en ese difuso concepto que era la Intelligent Dance Music. Si añoras el regreso de Boards Of Canada y hace más de una década que las producciones de Autechre dejaron de emocionarte, entonces el segundo álbum de Dalham es tu disco.

El productor británico cuenta con todas las características que apasionan a cualquier aficionado al género que se precie. Empezando por esa triquiñuela, no por muchas veces vista menos efectiva: el anonimato. Nadie sabe en realidad quién es este individuo cuyas producciones parecen cocinadas en el mismo fuego que Music Has the Right to Children -el generacional disco que los escoceses Boards Of Canada publicaron en 1998-, con un sonido menos emborronado pero de ritmo y melodía similar.

Las 250 copias que se prensaron de su debut desaparecieron en pocos días, y con este Janus -se jura y perjura que nunca volverán a publicarse nuevas copias- va camino de que ocurra lo mismo.

 

Hiroshi Sato

Orient
Wewantsounds / Popstock!
EXÓTICA
7/10

Japón sigue siendo fuente inagotable de exquisiteces con sabores inesperados para aficionados al pop, en muchos casos discos ignorados durante décadas en Occidente. Es el caso de este Orient, que se reedita estos días y que por vez primera da el salto fuera de su país de origen. El sello francés Wewantsounds, que en los dos últimos años se ha sumado a la fiebre por la arqueología musical, es el responsable de su lanzamiento en Europa.

Publicado originalmente en 1979, Orient fue el tercer largo firmado por el teclista Hiroshi Sato, un apasionado de los sintetizadores con una carrera transversal que le llevó a firmar trabajos tan singulares como este y a producir algunos discos abiertamente mainstream de divas del J-Pop.

Aquí, con la ayuda de algunos de los músicos de sesión de cabecera en aquel momento vinculados a formaciones como Yellow Magic Orchestra o Tin Pan Alley, Sato completó su trabajo más singular, moviéndose a medio camino del sonido lounge, el synthpop japonés, el jazz y hasta algunos desconcertantes toques de AOR.

El resultado es un soplo de aire fresco, ocho canciones que de alguna manera sirvieron de antecedente para las propuestas futuras de otros outsiders del pop nipón como Cornelius.

 

Sandra Bernardo

Trópico ideal
El Volcán
MESTIZAJE
8/10

La música de esta madrileña trotamundos transmite verdadera pasión por la vida. Lo dice explicícitamente en uno de los temas de este disco de debut: "Vamos p'alante que la vida se va, la vida se va…". Sus canciones son el reflejo de un espíritu curioso que no duda en absorber todo lo que está sucediendo a su lado.

Dice Sandra Bernardo que curiosamente su enamoramiento de los ritmos tropicales no surgió en La Habana o en Bogotá, sino al otro lado del mundo, en Australia, donde residió unos años y encontró su sitio junto a una comunidad de músicos latinos. Una temporada en Menorca terminó de predisponerle para completar esta primera colección de canciones en la que el mestizaje se entiende como un soplo de brisa marina.

Su trópico ideal, la idealización de una cultura y una forma de vida, lo componen doce canciones producidas por Marcos Bayón, habitual de Bebe, o Cathy Claret. El resultado eleva a Sandra Bernardo a la categoría de una Marisa Monte hispanohablante: una voz privilegiada sin resultar afectada y todos los elementos puestos a disposición de su paseo por estilos tan agradecidos como la bossa, el bolero o el jazz manouche.

Varios autores

Golpea tu cerebro
Insanemuzak
INDUSTRIAL
8/10

Cuatro recopilatorios recientes indagan en la escena industrial y protoelectrónica de nuestro país: Crónica técnica (editado por Geometrik y seleccionado por Andrés Noarbe), Interferencias Vol. 1  (del que ya hemos hablado por aquí, publicado por Munster Records), La contra ola (curiosamente editado por un sello suizo, Les Disques Bongo Joe) y este Golpea tu cerebro, el más radical de todos ellos.

El subtítulo ya da algunas pistas del porqué: Spanish Underground Cassette Culture 1980-1988. Así que no busques aquí temas de formaciones míticas aunque igualmente underground como Esplendor Geométrico o Macromassa.

Golpea tu cerebro se sitúa en el extremo de lo que ya de por sí era (y sigue siendo) extremo en aquellos años, buceando en la desconocida escena noise nacional (cuando aquella palabra todavía significaba algo) y rescatando del olvido a émulos de SPK, Whitehouse y Merzbow que utilizaban la comunicación vía postal para intercambiarse cintas.

Más allá de uno de los grandes referentes de las grabaciones de campo a nivel mundial, el madrileño Francisco López, pocos nombres resultarán conocidos hasta para el instruido en la materia: Iéximal Jélimite, Bulbo Raquídeo, Zumbi-2, El Coleccionista de Poliedros,… Todo un misterio que deja de serlo en el preciso instante en que Insanemuzak publica este recopilatorio en LP doble, con libreto de 54 páginas y la promesa de que nunca volverá a haber un reprensaje del lanzamiento más allá de estas 440 copias numeradas a mano.

 

Varios autores

When the Day is Done. The Orchestrations of Robert Kirby
Ace
FOLK-POP
7/10

Pocas autobiografías musicales son tan disfrutables como aquel Blancas bicicletas de Je Boyd, traducido al castellano hace algo más de una década y publicado por Global Rhythm Press. En él se hacía referencia en numerosas ocasiones a Robert Kirby, posiblemente la persona más importante a la hora de apuntalar el genio de Nick Drake, su compañero en la universidad de Cambridge.

Cuando a la hora de grabar Five Leaves Left Boyd le propuso a Drake el nombre de otro arreglista, el músico se negó en redondo: esos arreglos orquestales los firmaría Kirby o el disco no llegaría a grabarse. El tiempo le dio la razón a Drake. Kirby no sólo firmó os majestosos arreglos orquestales de ese debut y de su continuación,  Bryter Later, sino que a la postre se convertiría en el profesional más solicitado por la pujante escena del folk británico de la época. En muchas ocasiones, para trabajar hombro con hombro con el propio Joe Boyd.

Estas veinte canciones suponen una corta semblanza de su trabajo -su nombre aparece en más de un centenar de discos como arreglista y coescritor-, pero un vistazo superficial a los artistas que aquí aparecen resulta más que suficiente para definir su importancia. Además de Nick Drake, en el álbum encontramos sus aportaciones para John Cale, Vasthi Bunyan, Sandy Denny , Richard & Linda Thompson, y un largo etcétera de nombres, lo más granado del folk británico de los años sesenta y setenta.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha