Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

El Pirineo Aragonés:la lucha de un medio local por informar sobre la pandemia

Fotografía facilitada por José Ventura Chavarría (en la imagen), director de El Pirineo Aragonés, posa ante el último número del periódico. El Pirineo Aragonés es el periódico más antiguo de Aragón y nunca, en sus 137 años de historia, había dejado de editarse en papel, hasta que el coronavirus se cruzó en su vida. Este semanario, que se publica en Jaca (Huesca) cada viernes y llega a 1.800 suscriptores, ha visto la luz en sus dos últimos números en formato PDF, abierto y gratuito para todo el público.

EFE

Jaca (Huesca) —

0

El Pirineo Aragonés es el periódico más antiguo de Aragón y nunca, en sus 137 años, había dejado de editarse en papel, hasta que el coronavirus se cruzó en su vida. Este semanario ha visto la luz en sus dos últimos números en formato PDF, abierto y gratuito para todo el público.

Es la forma en la que este rotativo, que se publica los viernes en Jaca y llega a 1.800 suscriptores, sigue ofreciendo a los lectores información de las comarcas de la Jacetania y el Alto Gállego en un tiempo en el que una crisis sanitaria, global y desconocida, ha imposibilitado a Correos repartirlo, como hace habitualmente cada viernes.

Su director, José Ventura Chavarría, explica a Efe que ya la semana previa a la declaración del estado de alarma se plantearon que Correos podría tener problemas para repartirlo y que la siguiente, con menos personal, se distribuyó en dos jornadas, el viernes y el lunes.

Ese número, el 6.990, que todavía se editó en papel, ya avisaba a los suscriptores en un anuncio de que durante la crisis del coronavirus habría una versión digital en PDF y gratuita en www.elpirineoaragones.com, anticipándose a lo que vendría después.

El Pirineo Aragonés dispone de una web que funciona como hemeroteca, pero no ofrece información diaria o semanal. La solución adoptada durante este periodo de excepción ha generado, calculan, "entre 3.000 y 4.000" descargas hasta el viernes 3 de abril.

Para "escapar" de la información pura y dura y de los datos, el semanario ha incorporado en estos números la visión que sobre esta anómala situación tienen colaboradores habituales desde sus pueblos en los valles del Aragón, Hecho o Ansó, la zona de Artieda o la Canal de Berdún.

También, en el último número, aborda los efectos que la pandemia y el confinamiento están dejando en la vida de periodistas y colaboradores jacetanos residentes en Barcelona, Toronto, Nueva York o en el ámbito rural sueco.

Se abre además en contenidos a "historias del barrio", solidarias y humanas, hilvanadas por el coronavirus.

"La gente empieza a saturarse y hay que buscar contenidos que vayan más allá, aunque todo conduce al coronavirus", reconoce Chavarría, quien apunta que, junto a la tragedia del Camping Las Nieves de Biescas, está siendo a nivel informativo "uno de los momentos más difíciles de gestionar por el volumen de información y por su dimensión". "Te pone al límite personal y profesionalmente", reconoce.

La organización del trabajo estos días es "complicada" para un medio local cuyos contenidos decide él, uno de los tres socios, junto a Javier y Manuel González Vidal, que se dedican a maquetar y corregir el periódico, además de realizar labores de imprenta.

"Prácticamente solo en la redacción", con un colaborador habitual en su domicilio, tiene que decidir qué criterios seguir en una situación de "evolución constante" que está cambiando incluso la forma de hacer fotografías por la ausencia de gente en las calles.

La pandemia, no obstante, está sirviendo a este semanario para "experimentar" sobre una futura digitalización, algo que ya tenía en mente esta empresa, una sociedad limitada, y que requiere una inversión que quizá ahora no pueda afrontar.

Aunque la distribución en PDF está gustando, no podrá seguir siendo gratuita cuando la situación se normalice porque es un periódico "de pago". La solución podría ser ofrecer a los suscriptores una contraseña de acceso a ese formato para poder tenerlo junto al papel, una idea que está "sin cerrar".

Al problema del pago de las suscripciones, común al modelo periodístico, se suma el de la publicidad, que cuesta más en su versión digital, asevera Chavarría.

Además, la información en internet es "diaria" y para dar respuesta a esa demanda es necesaria "más plantilla", algo para lo que "no salen las cuentas".

Se queja además de que este semanario "totalmente privado", una empresa familiar, no tiene "ninguna ayuda externa" ni le llegan las campañas publicitarias de instituciones que se ponen "en grandes medios y cabeceras", a excepción de la Diputación de Huesca que "siempre" les "tiene en cuenta".

Otra de las dificultades para abordar esa digitalización es que la mayor parte de los 1.800 suscriptores que reciben el semanario en estas dos comarcas, pero también en Zaragoza, Huesca, Pamplona, Barcelona o Madrid y países de la Unión Europea e incluso de otros continentes, son personas mayores.

El Pirineo Aragonés fue fundado el 23 de abril de 1882, día de San Jorge, patrón de Aragón, por Carlos Quintilla Bandrés, el primero de los cuatro directores que ha tenido. Le siguieron su hijo, Francisco Quintilla, Manuel González Chicot (padre de dos de los socios actuales) y José Ventura Chavarría.

A ocho números para alcanzar el 7.000 y menos de un mes para cumplir sus 138 años, el periódico más antiguo de Aragón ha sabido adaptarse a una situación inédita provocada por una pandemia global para no faltar cada viernes, como siempre lo ha hecho, a la cita con sus lectores.

Lourdes Sarsa Granel

Etiquetas
Publicado el
12 de abril de 2020 - 13:26 h

Descubre nuestras apps

stats