eldiario.es

9
Menú

La magia del cerebro

Una exposición desvela la base científica de algunos trucos de los ilusionistas

- PUBLICIDAD -
La Obra Social ”la Caixa” y el Ayuntamiento de Valencia presentan la exposición Ilusionismo, ¿magia o ciencia?

La Obra Social ”la Caixa” y el Ayuntamiento de Valencia presentan la exposición Ilusionismo, ¿magia o ciencia?

El cerebro humano es listo y rápido perotambién fácil de engañar debido a las limitaciones de los sentidos. Los magos e ilusionistas se valen de estos límites de la percepción para embaucarnos y hechizarnos con sus trucos. Pero la magia más impresionante es la que se representa dentro de nuestro propio cerebro.

Ésta es la idea que transmite una curiosa muestra, Ilusionismo, ¿magia o ciencia? organizada por la Obra Social La Caixa en colaboración con el Ayuntamiento de Valencia, instalada en una carpa el Paseo de Neptuno hasta el 11 de septiembre. El cerebro es una fábrica de ilusiones. ¿Qué es una ilusión? Un producto mental resultado de fenómenos sensoriales y cognitivos, una combinación entre lo que se percibe de la realidad y lo que se espera de ella. Nuestro cerebro es el responsable de todo el proceso.

La pedagógica muestra explora la base científica del ilusionismo y explica cómo se consigue la sensación de que lo imposible resulte probable, lo imaginario real  ante nuestros ojos. Completamente interactiva, incluye una serie de  experimentos y trucos, como convertirse en araña, ver levitar un gran engranaje o cambiar de tamaño como Alicia en el país de las maravillas.

El visitante comprueba con sus propios oídos que una pieza musical interpretada por el mismo músico y con igual virtuosismo, en escenarios diferentes, produce diferentes sensaciones y genera distintos grados de expectación. También podrá descubrir que una observación parcial, centrada exclusivamente en uno de los sentidos, no es del todo fiable, y que la combinación de estímulos de diferente signo puede alterar drásticamente la percepción global de una determinada realidad. Si esto se provoca de manera premeditada, se consigue que el cerebro vea, únicamente, lo que nosotros queramos que vea. Esta es una de las técnicas del ilusionismo.

La llamada habitación de Ames de paredes de forma trapezoidal es la estrella de la muestra. La inventó un oftalmólogo estadounidense de ese nombre, en 1964, y genera una ilusión óptica por la cual las personas se ven altas o bajas, según el ángulo de visión. Una clara demostración de que el tamaño de una cosa no depende sólo de sus dimensiones sino del entorno que le rodea.

La gran ilusión

En el universo de las ilusiones, el cine es la máxima estrella. En consecuencia la cámara oscura, la linterna mágica, los juegos ópticos, las luces y las sombras se integran en esta exposición. Los diferentes módulos de este apartado pasan revista a las ilusiones, unas más celebres que otras, pero todas con un enorme potencial para generar admiración o incredulidad y, sobre todo, sorpresa. Un gran zootropo o una cámara oscura son algunas de las experiencias que el visitante podrá disfrutar.

El lado siniestro

En un show de ilusionismo, el espectador es cómplice del mago y acude para disfrutar sin plantearse cuál será el truco, pues descubrirlo significa el fin del encantamiento.

Sin embargo, la magia también tiene su lado siniestro. Desde la antigüedad, algunas personas sin escrúpulos usan  técnicas de ilusionismo con finalidades deshonestas. Fraude, timo y  engaño. Los trileroscallejeros son un pequeño ejemplo cotidiano. La muestra revela que la frontera ética del uso del ilusionismo es delicada. Los métodos empleados para fabricar ilusiones pueden ser, en ocasiones, utilizados de forma deshonesta como auténticos fraudes.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha