Un centenar de personas entra a Melilla tras saltar la valla fronteriza

Al menos 130 personas han conseguido entrar este viernes en Melilla tras un salto de la valla fronteriza que separa la ciudad autónoma de Marruecos. Según la Delegación del Gobierno en la ciudad autónoma, la Guardia Civil detectó a las 6:40 horas la aproximación a la alambrada de un grupo formado por “unos 2.000 migrantes”. De ellos, alrededor de 500 han intentado atravesar la alambrada después de forzar la puerta de uno de los puestos de control con una cizalla, apuntan las mismas fuentes.

Al menos 133 migrantes subsaharianos han sido registrados y acogidos en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), apunta el último parte oficial. Todos ellos son hombres y “aparentemente mayores de edad”, según la Delegación del Gobierno. En Melilla, 57 migrantes han resultado heridos “de diferente consideración”, de los cuales tres están siendo atendidos en el Hospital Comarcal de la ciudad autónoma. Por su parte, 49 agentes de la Guardia Civil han resultado heridos leves. Se desconoce el número de lesionados en el lado marroquí de la frontera.

“Quiero expresar mi solidaridad con la ciudad autónoma de Melilla, tras un asalto violento a la valla de Melilla”, ha dicho el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, desde Bruselas: “Rechazamos cualquier intento violento de asalto a la valla de Melilla, como el que se ha producido, por mafias que trafican son seres humanos”. 

Sánchez, además, ha querido “trasladar la solidaridad y agradecimiento a la cooperación con el reino de Marruecos, que demuestran la necesidad de mantener la mejor relación con este país”. 

“Hay que ser conscientes de que Marruecos también sufre presión migratoria de otros países africanos, y en particular de la zona inestable del Sahel”, ha añadido: “Vean las imágenes, en las que la gendarmería se ha empeñado a fondo para intentar evitar asalto violento. Es importante reconocer el extraordinario trabajo de las Fuerzas Armadas y cuerpos de seguridad en Melilla y Ceuta, y la lucha contra migración irregular en general, y también por parte del Gobierno marroquí en coordinación con nosotros para tratar de frenar un asalto violento, que ha estado bien organizado, perpetrado, y bien resuelto por los dos cuerpos de seguridad”.

Este es el primer salto a la valla que se produce después de la nueva etapa en las relaciones diplomáticas entre España y Marruecos. En los últimos días, en las inmediaciones de la frontera por el lado marroquí ya se habían producido enfrentamientos entre personas que intentaban acercarse a Melilla y agentes de diferentes cuerpos de seguridad de Marruecos. “A pesar del amplio dispositivo de las Fuerzas marroquíes, que han colaborado activamente y de forma coordinada con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, a las 8.40 horas se ha producido el salto”, defienden desde la Delegación del Gobierno en Melilla.

Según un comunicado oficial, las personas que han logrado permanecer en la ciudad autónoma han “roto la puerta de acceso del puesto de control fronterizo de Barrio Chino y han accedido a Melilla saltando por el tejado de dicho control”.

Miembros de la Policía Nacional han colaborado junto al dispositivo de la Guardia Civil para “contener el salto”, informan la misma fuente oficial. Se desconoce si los agentes han llevado a cabo devoluciones en caliente de algunas de las personas que sorteado el entramado fronterizo, denominadas por el Gobierno como “rechazo en frontera”.

Al menos 130 personas han conseguido entrar este viernes en Melilla tras un salto de la valla fronteriza que separa la ciudad autónoma de Marruecos. Según la Delegación del Gobierno en la ciudad autónoma, la Guardia Civil detectó a las 6:40 horas la aproximación a la alambrada de un grupo formado por “unos 2.000 migrantes”. De ellos, alrededor de 500 han intentado atravesar la alambrada después de forzar la puerta de uno de los puestos de control con una cizalla, apuntan las mismas fuentes.

Al menos 133 migrantes subsaharianos han sido registrados y acogidos en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), apunta el último parte oficial. Todos ellos son hombres y “aparentemente mayores de edad”, según la Delegación del Gobierno. En Melilla, 57 migrantes han resultado heridos “de diferente consideración”, de los cuales tres están siendo atendidos en el Hospital Comarcal de la ciudad autónoma. Por su parte, 49 agentes de la Guardia Civil han resultado heridos leves. Se desconoce el número de lesionados en el lado marroquí de la frontera.

“Quiero expresar mi solidaridad con la ciudad autónoma de Melilla, tras un asalto violento a la valla de Melilla”, ha dicho el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, desde Bruselas: “Rechazamos cualquier intento violento de asalto a la valla de Melilla, como el que se ha producido, por mafias que trafican son seres humanos”. 

Sánchez, además, ha querido “trasladar la solidaridad y agradecimiento a la cooperación con el reino de Marruecos, que demuestran la necesidad de mantener la mejor relación con este país”. 

“Hay que ser conscientes de que Marruecos también sufre presión migratoria de otros países africanos, y en particular de la zona inestable del Sahel”, ha añadido: “Vean las imágenes, en las que la gendarmería se ha empeñado a fondo para intentar evitar asalto violento. Es importante reconocer el extraordinario trabajo de las Fuerzas Armadas y cuerpos de seguridad en Melilla y Ceuta, y la lucha contra migración irregular en general, y también por parte del Gobierno marroquí en coordinación con nosotros para tratar de frenar un asalto violento, que ha estado bien organizado, perpetrado, y bien resuelto por los dos cuerpos de seguridad”.

Este es el primer salto a la valla que se produce después de la nueva etapa en las relaciones diplomáticas entre España y Marruecos. En los últimos días, en las inmediaciones de la frontera por el lado marroquí ya se habían producido enfrentamientos entre personas que intentaban acercarse a Melilla y agentes de diferentes cuerpos de seguridad de Marruecos. “A pesar del amplio dispositivo de las Fuerzas marroquíes, que han colaborado activamente y de forma coordinada con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, a las 8.40 horas se ha producido el salto”, defienden desde la Delegación del Gobierno en Melilla.

Según un comunicado oficial, las personas que han logrado permanecer en la ciudad autónoma han “roto la puerta de acceso del puesto de control fronterizo de Barrio Chino y han accedido a Melilla saltando por el tejado de dicho control”.

Miembros de la Policía Nacional han colaborado junto al dispositivo de la Guardia Civil para “contener el salto”, informan la misma fuente oficial. Se desconoce si los agentes han llevado a cabo devoluciones en caliente de algunas de las personas que sorteado el entramado fronterizo, denominadas por el Gobierno como “rechazo en frontera”.

Al menos 130 personas han conseguido entrar este viernes en Melilla tras un salto de la valla fronteriza que separa la ciudad autónoma de Marruecos. Según la Delegación del Gobierno en la ciudad autónoma, la Guardia Civil detectó a las 6:40 horas la aproximación a la alambrada de un grupo formado por “unos 2.000 migrantes”. De ellos, alrededor de 500 han intentado atravesar la alambrada después de forzar la puerta de uno de los puestos de control con una cizalla, apuntan las mismas fuentes.

Al menos 133 migrantes subsaharianos han sido registrados y acogidos en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), apunta el último parte oficial. Todos ellos son hombres y “aparentemente mayores de edad”, según la Delegación del Gobierno. En Melilla, 57 migrantes han resultado heridos “de diferente consideración”, de los cuales tres están siendo atendidos en el Hospital Comarcal de la ciudad autónoma. Por su parte, 49 agentes de la Guardia Civil han resultado heridos leves. Se desconoce el número de lesionados en el lado marroquí de la frontera.