eldiario.es

9

CATALUNYA

El empleo en las cooperativas catalanas crece un 11,1%

Trabajadores del restaurant de la cooperativa Sambucus foto: Edu Bayer

El empleo crece. Esta afirmación puede causar incredulidad si se piensa en el mundo de las empresas dichas de capital. No es así en las cooperativas que ven como a pesar de la crisis la creación de puestos de trabajo netos no sólo se mantiene sino que se incrementa.
En el segundo trimestre del año en curso el empleo en las cooperativas catalanas se ha incrementado un 11,1% en relación con el que había un año antes. En cifras, esto quiere decir que en un año se han incorporado 4.226 personas a empresas cooperativas. Además, las cifras de creación de empleo superan en un 8,3% las del primer trimestre del año en curso.
Los buenos resultados en cuanto a creación de empleo se han conseguido a pesar de que en el periodo estudiado se han creado un 2,6% menos de cooperativas que el año anterior, según la Federación de Cooperatives de Treball de Catalunya (FCTC) .
La mejora del empleo que se da a las cooperativas de Cataluña encaja con lo que pasa también a las cooperativas del conjunto del Estado español, que han incrementado los puestos de trabajo en un 2,7% respecto al segundo trimestre de 2013.
Los datos facilitados por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, confirman que el 78% de los puestos de trabajo creados en las cooperativas catalanas fue indefinido y que un 45% corresponde a empleo de mujeres.
El peso de las cooperativas en Catalunya cada vez es más importante en la economía, sólo hay que comparar este tipo de empresas son el 0,8% de todas las que hay en el principado, pero aportan el 3% al Producto Interior Bruto (PIB).
Las cooperativas representan el 88% del total del empleo en economía social en Catalunya y un 1,4% respecto al total de las empresas catalanas. Por lo tanto, se puede decir que las cooperativas han aguantado la crisis mejor que las empresas de capital, sin hacer reducciones de personal, incrementándolo y con un nivel de fijeza muy superior.
En Catalunya hay 4.607 cooperativas, de las que el 75% corresponden a la rama de trabajo. Este ámbito lo representa la Federación de Cooperatives de Treball de Catalunya (FCTC).

Aunque las comparaciones no son homogéneas, durante el conjunto de 2013 las cooperativas catalanas incrementaron un 3,7% los puestos de trabajo respecto a un año antes. Por lo tanto, se ve que hay una cierta aceleración en este aspecto.

 

Seguir leyendo »

"El modelo catalán de atención a las personas es único por el peso que en él tienen las cooperativas"

Joan Segarra, presidente de la sectorial de cooperativas de iniciativa social Foro: FCTC

Joan Segarra tiene 47 años, es pedagogo de formación y en estos momentos es director de la sectorial de iniciativa social de la Federació de Cooperatives de Treball de Catalunya (FCTC) Tanto desde la sectorial como desde la Federació de Cooperatives de Treball de Catalunya (FCTC) desde donde ejerce tanto la interlocución con la Administración como la relación política que conforma el modelo catalán de servicios sociales, en que el cooperativismo es protagonista. Segarra ha trabajado toda la vida en el sector social.

Quizás que definamos que es una cooperativa de iniciativa social?
Se trata de una cooperativa, habitualmente de trabajo aunque también podría ser de consumo o de otra rama, que específicamente se ha definido en su creación como sin ánimo de lucro. Esto quiere decir que los excedentes que pueda haber los revierten a la propia cooperativa. Además, este tipo de entidades trabaja en la atención a las personas.

Estas cooperativas obtienen después alguna contrapartida por parte de la administración?
Lo que dice la ley es que una cooperativa de iniciativa social es a todos los efectos una entidad sin ánimo de lucro. Tiene, pues, el mismo tratamiento, a todos los efectos, que una asociación o fundación sin ánimo de lucro en lo referente a subvenciones, consideraciones, fiscales , etc..

Hablamos de una cooperativa, que es una empresa, y hablamos también de que no tiene ánimo de lucro, ¿según a quien esta combinación le puede parecer contradictoria?

No, no lo es en absoluto, una cooperativa sin ánimo de lucro por ser cooperativa tiene todo el sentido, porque una cooperativa no se crea usualmente para lucrarse. Pero en nuestro caso, que usualmente trabajan en el sector de atención a las personas la combinación entendemos que tiene toda la coherencia. Somos empresa porque trabajamos y gestionamos empresarialmente y respecto a la eficiencia. Pero, entendemos que no es el lucro de unos pocos lo que guía la concepción de la empresa. Lo que debe guiar esta acción es el servicio a las personas que atendemos.

Hace dos años este sector lo formaban un centenar de entidades, daba trabajo a unas 7.000 personas y agrupaba gestionaban unos 140 millones , esto se mantiene?
Ha crecido un poco. Ahora somos 112 cooperativas, y las personas y facturaciones son similares. Tenemos unas 7.000 personas ocupadas, entre socios y trabajadores y una facturación de cerca de 150 millones.

Es decir, la crisis no les ha hecho retroceder. . .
La crisis no nos ha hecho retroceder por dos motivos. Por un lado la situación económica ha hecho que grupos de emprendedores crearan cooperativas de iniciativa social con la voluntad de auto ocuparse y hacerlo en un sector de atención a personas, porque la crisis ha destacado la necesidad en este sentido. Y las cooperativas que ya existían, aunque han sufrido las dificultades de la administración en materia de disponibilidad económica, han sabido buscar nuevos mercados y nuevas actividades haciendo un esfuerzo muy grande para conservar su nivel de empleo.

En comparación con las empresas convencionales, ¿en su ámbito no se han registrado casi cierres ni recortes importantes de personal?

Cierre prácticamente ninguno, algún ajuste de plantilla, pero muy controlado. Por ser cooperativas los efectos negativos se han evitado aplicando la autogestión. Esto ha permitido encontrar soluciones que usualmente han pasado por sacrificios hechos con la voluntad de salvar el máximo las entidades.

Antes citaba el sector de servicios de atención a las personas, concretamente de qué hablamos?
Hablamos de aspectos como atención a la discapacidad, atención a las personas mayores, atención a las personas en su casa,. . .pero también de la guardería, los centros especiales de trabajo, que muchas veces son cooperativas. También hablamos de las entidades de atención a las personas con discapacidad intelectual, o cooperativas que gestionan centros de menores. Es decir, todo lo que significa atención a la persona, especialmente de colectivos vulnerables.
 
En los inicios de la crisis el 20% de los trabajos de atención a las personas en Catalunya estaban gestionadas por cooperativas de iniciativa social?
Los datos son correctos, va por subsectores, pero lo cierto es que las cooperativas asumen una parte muy importante de esta atención.

¿Quién está este ámbito además de las cooperativas?
Hay también lo que se conoce como empresas del tercer sector, asociaciones y fundaciones, además de nosotros, las cooperativas, y también algunas empresas mercantiles. De estas últimas las hay de dos tipos, pequeña empresa catalana y grandes multinacionales de servicios.

¿Cómo funciona la relación de las cooperativas de iniciativa social con el resto del tercer sector, donde hay incluso una confederación empresarial?
Las cooperativas de iniciativa social estamos en el cooperativismo. Al mismo tiempo formamos parte del tercer sector, compuesto también por asociaciones, fundaciones . Por este motivo formamos parte de la mesa del tercer sector. Y también, ya hace unos años las cooperativas impulsamos la primera patronal del tercer sector social. En estos momentos ocupamos la vicepresidencia. Porque nos sentimos parte del tercer sector pero con la visión empresarial que comentaba antes.

¿Como os relacionáis con el tercer sector?

Por un lado con la prestación de servicios, es decir, empresas que trabajan en este ámbito y tienen actividad económica. Y aquí la tarea corresponde a la confederación. Luego está la parte de defensa de derechos de los usuarios, lo que para nosotros correspondería a la mesa del tercer sector. Esta división de funciones es la que creemos correcta.

A nadie se le escapa que siendo las administradores un gran cliente de las cooperativas de iniciativa social, la crisis les habrá afectado, ¿como?
En el momento que se inicia la crisis uno de los primeros efectos es el retraso de pagos y dificultades de financiación por parte de la Administración, que es el cliente principal de la mayoría de nuestras cooperativas. Hemos de decir que habíamos previsto que esto ocurriera. Por lo tanto, junto con la Federació de Cooperatives de Treball de Catalunya (FCTC) y la fundación Seira pusimos en marcha mecanismos alternativos que permiten que llegue a las cooperativas la financiación para hacer frente a los retrasos.
Hablamos de cooperativas en que una parte importante de su funcionamiento depende de unas facturas que en la nueva situación tienen un retraso muy superior a la media aceptada de 30 días. Las fórmulas que hemos creado son, por ejemplo, financiación de factura avanzada u otras, que han permitido que las cooperativas hayan salido bien de la situación.

También habrán hecho falta esfuerzo interno. . .
Claro, en él ha jugado un papel el socio, que como propietario de la cooperativa, si ha sido necesario, ha ayudado con aportaciones directas, lo que ha permitido a muchas cooperativas aguantar.

Y ahora ¿como está el riesgo de retrasos en la liquidación de facturas?
Ha pasado el momento álgido. Pero, nos mantenemos vigilantes y con una interlocución ágil con la Generalidad. El riesgo de un retraso siempre existe. Ahora mismo, respecto al trimestre anterior estamos un poco al acecho.
Para ser justos debemos decir que la Generalitat ha hecho, a pesar de las dificultades, todos los esfuerzos para colocar el tercer sector entre sus prioridades a la hora de pagar.

En el desarrollo de cooperativas con sus juega un papel la emprendeduría colectiva, ¿en qué consiste?
La cooperativa es un proyecto colectivo. La crisis ha hecho que mucha gente formada, por ejemplo en humanidades, que tiene voluntad de trabajar en este sector social, haya decidido, vistas las dificultades para encontrar trabajo, crear su propio proyecto y desde el primer momento la mayoría intentan hacerlo colectivamente. Nosotros lo llamamos "juntarnos para atender a personas". También es importante porque en muchos proyectos para ponerlos en marcha hace falta que haya un equipo completo y por eso es indispensable este concepto de emprendimiento colectivo.

La salida de la crisis en cuanto a la atención a las necesidades sociales cambiará las reglas del juego, ¿verdad?
La crisis en nuestro campo ha acentuado la necesidad del protagonismo directo de las personas. Las cooperativas de iniciativa social lo tenemos claro, es necesario que la gente sea protagonista. En cuanto a la interlocución entre las entidades y la administración parece que habrá un nuevo tipo de relación público - privada. No será como ahora que la administración define y contrata y las entidades gestionan. Serán necesarios otros modelos en que las empresas y las entidades deberemos ser capaces de mover recursos, lo que hará la relación más de tú a tú con el gobierno. Y las entidades deberán jugar papel activo también en la definición del proyecto o de las necesidades.

¿Cuál es la relación entre la sectorial de iniciativa social y la Federació de Cooperatives de Treball de Catalunya (FCTC)?
La sectorial forma parte de la federación. Es federación. Nuestras cooperativas forman parte de la Federació de Cooperatives de Treball de Catalunya (FCTC), lo que pasa es que se han agrupado para aquellos temas que les son comunes. Al ser federación disponen de todos sus servicios especialmente en lo que se refiere a la capacidad de intermediación de la FCTC com la Administración y, al mismo tiempo, refuerzan también la labor de la federación .. Se diría que es una simbiosis perfecta.

Decía antes de que el 20% del sector social en Catalunya es atendido por cooperativas, ¿este porcentaje es similar en otras autonomías?
La realidad que aquí se conoce como tercer sector, en otras autonomías no existe. Y a nivel de cooperativas pasa igual: Catalunya es una de las comunidades con más cooperativas de iniciativa social. A esto hay que sumar otro elemento, la relación administración y tercer sector tampoco en otras autonomías es reproducible. Así, en la comunidad de Madrid, hace tiempo había entidades sociales y cooperativas trabajando en este sector, pero el modelo del PP se ha cargado esta relación y el servicio lo hacen o la empresa mercantil o directamente un seudo-voluntariado. Por lo tanto, Catalunya en esto también es un caso único y propio: por el número de cooperativas y por la interlocución con la administración.

 

 

Seguir leyendo »

Cos y Pediatría del Pirineo, otra forma de ejercer la sanidad desde el cooperativismo

Socios de Cos Cooperativa

Las cooperativas en el mundo sanitario no son nuevas. Su gran precedente es el mutualismo inicial. Ahora, grupos de profesionales ensayan nuevas experiencias. También hay otras iniciativas como las que buscan conseguir la complementariedad entre los sistemas de salud público y privado, siempre con el servicio a las personas como divisa fundamental.

Cos cooperativa es una experiencia notable. Se define como cooperativa de salud. Jordi Vinadé es su portavoz. Explica que la entidad es fruto del encuentro de profesionales de diferentes áreas: psicólogos, especialistas en medicina homeopatía, medicina general, medicina tradicional china, osteopatía, fisioterapia obstétrica y especialistas en dietética y alimentación o reflexología, entre otros. "Todos coincidimos en nuestras ganas de trabajar integrando las diferentes disciplinas profesionales en un enfoque común", afirma Vinadé.


"Nos dimos cuenta de que las especializaciones tienen aspectos coincidentes y que saber combinar los procesos terapéuticos diferentes enriquece los resultados de cara a los usuarios y también profesionalmente", explica Vinadé.

La filosofía que informa la cooperativa Cos, tiene que ver con la idea de que para resolver un problema de salud, este se puede atacar desde varias perspectivas y no sólo a partir de los síntomas más evidentes. "Todo trastorno físico puede tener derivaciones psicológicas o de otro tipo que se pueden tratar en conjunto", dice Vinadé.

Al mismo tiempo, por el lado de los profesionales, este enfoque también se veía estimulante, lo que llevó a que el colectivo optara por crear una cooperativa. También influyó una idea alternativa a la jerarquización clásica que se da en la medicina. Pero además, había otra idea nueva, el interés por conseguir la implicación de los usuarios en el servicio médico.

Efectivamente, la intención de Cos es integrar a los usuarios en el cuidado de su salud. "Sería una especie de adaptación a lo que se hace en las cooperativas agroecológicas donde los consumidores tienen un papel esencial" afirma el portavoz de Cos. Por lo tanto, además de los socios trabajadores la cooperativa ha creado la figura del socio colaborador, que también tiene voz y voto en el futuro de la entidad.


La cooperativa se creó en mayo de 2011. Se define como una herramienta en favor de la economía social y solidaria y al servicio de las personas. En este sentido forma parte del grupo cooperativo Ecos.

La tarea colectiva que se desarrolla en Cos no se limita para sus profesionales, en el tratamiento de los enfermos, por ejemplo, todos los profesionales participan, además de en su área de especialización en las decisiones del conjunto del proyecto. Igualmente, los socios colaboradores tienen capacidad de decisión y también contribuyen con su cuota con el mantenimiento de la sociedad. No en vano se define como una cooperativa sin ánimo de lucro y de iniciativa social. En esta línea la entidad se encuentra plenamente vinculada con la Federación de Cooperativas de Trabajo de Cataluña (FCTC) con quien colaboran y de quien aprovechan las líneas de asesoramiento y formación que proporciona.

Cos tiene 10 socios trabajadores, además de al menos 17 colaboradores que forman el primer círculo terapéutico. En todo caso en la cooperativa "no jugamos crear necesidades si no tienen sentido", asegura Vinadé. En este sentido, los nuevos servicios sanitarios se contratan sólo a partir de los requerimientos suficientemente constatados. Por eso la cooperativa estudia ahora crear un área de odontología.

Vinadé insiste en que "lo que nos distingue es nuestra visión conjunta, interdisciplinaria, a la hora de buscar soluciones a los problemas de los usuarios. Esto nos diferencia de la visión ortodoxa de la sanidad. Quizá por eso tenemos muchos usuarios que son profesionales de la pública ", opina.

La afluencia de socios colaboradores es lo que marca la viabilidad del proyecto. Si cuando se inició, en 2011 eran 15 usuarios registrados, ahora son 230 y el número va creciendo. Una característica diferencial de Cos es que la gente que se abona puede hacerlo como persona o como unidad familiar, de forma que si se hace como familia el precio es el mismo si hay uno o dos o tres usuarios.

Seguir leyendo »

Antoni Oró, director de Aposta: "El cooperativista necesita formarse mucho porque es a la vez trabajador y propietario"

Antoni Oró, director de la cooperativa Aposta

Antoni Oró es el director de la Aposta. Lo es desde hace unos tres meses. Trabaja ahora en un replanteamiento que permita mejorar, aún más, la gestión de esta cooperativa especializada en formación.

Cómo y porque nace Aposta?
Hace diez años. Casi veinte cooperativas decidieron crear una entidad cooperativa para resolver las necesidades de formación de las cooperativas de trabajo. Así nace Aposta que, por extensión, pretende también resolver las necesidades formativas del sector cooperativo.
Entre los socios de Aposta está la misma Federació de Cooperatives de Treball de Catalunya (FCTC) con quien nosotros trabajamos estrechamente. La federació es una organización que está atenta a las necesidades de las cooperativas, federadas o no, y entre estas necesidades está en primer lugar la preparación técnica, la formación de sus socios y trabajadores.

¿Qué otras cooperativas son socias de Aposta?
Las hay significativas, como Sersa, el Col·lectiu Ronda, La Escuela Sant Gervasi, Coop 57, Arç, Sepra, Seida, Abacus o Suara, entre otras. En total detrás de lo que significa Aposta se puede decir que hay varios miles de personas, además de la federació propiamente dicha.

En la instrucción que impartís creo distinguir entre la de iniciación al cooperativismo y la formación continuada para los socios de las cooperativas que ya funcionan, ¿es así?

Efectivamente nosotros hacemos formación continua, que tiene como objetivo las personas que trabajan y son socias de las cooperativas, pero si una sociedad mercantil se nos acerca y nos contrata, no hay ningún problema.
Aunque nuestros valores son los cooperativos, nosotros colaboramos tanto con una entidad que quiere abrir una línea de negocio nueva como contribuimos a impartir cursos sobre, por ejemplo, cómo gestionar el estrés emocional para entidades que trabajan con personas con discapacitados.


Pero, ¿tienen una formación específica para las cooperativas?
Sí, claro. Un cooperativista es, además de un trabajador, una persona que tiene la capacidad de decidir sobre la marcha de su empresa, porque es propietario. La cooperativa es una sociedad democrática y las grandes decisiones, tarde o temprano pasan por la asamblea. Por lo tanto, hay un tipo de conocimiento, el cooperativo, que significa saber, por ejemplo, como es la organización en la que trabajan, que es el cooperativismo y las funciones de sus órganos. También, en muchas asambleas, se deben tomar decisiones en base a datos económicos y hay que saber interpretarlos. Y esta información también es necesario que se tenga y para ayudar a ello está la formación.

¿Pero además ustedes imparten formación de acompañamiento para las cooperativas que ya están en marcha?
Si, pero es estrictamente formación, no asesoría. Nosotros apoyamos a las entidades desde la vertiente de la formación. Sin embargo es inevitable que una vez se inicia un curso haya muchas consultas que rocen lo que sería el asesoramiento, pero este aspecto como tal no lo tocamos.

¿Cuál es el punto diferencial entre la instrucción y formación para cooperativas y la que se da para sociedades mercantiles?
La formación tiene mucho que ver con la función que una persona hace dentro de la empresa. Si maneja una máquina debe conocer cosas relacionadas con este trabajo y su entorno. También está el conocimiento cooperativo que es común para todos: saber qué es una cooperativa, cómo se organiza, etcétera. Si una persona tiene, además, una función directiva, tendrá otras necesidades formativas. Finalmente está lo que llamamos habilidades personales, como son gestión del tiempo, o la inteligencia emocional que, en determinadas tareas son importantes. Todo ello forma parte de los programas formativos que imparte Aposta.

¿Cuál es el balance de sus actividades?
Bien, sólo durante el año pasado hicieron 144 acciones formativas, que supusieron 3.034 alumnos y 1.500 horas de formación que implicaron a 57 docentes, además de desarrollar 8 proyectos.
Hay algo que quisiera resaltar. Una vez las personas acabamos nuestra educación, se crean dos grandes grupos, los que ejercen un trabajo en una empresa y los cuadros directivos. Estos últimos se forman en las escuelas de negocios y los trabajadores se forman en las escuelas de formación continua, profesional.

Este mundo de las cooperativas esto, a veces se mezcla. El socio es trabajador y al mismo tiempo ejerce de directivo, lo que supone la eliminación de la dependencia sobre la que se ha montado el mundo del trabajo: unos trabajan a las órdenes de los otros. En las cooperativas esto es diferente. Ambos sectores deben trabajar juntos, funcionar como un equipo. Nosotros lo que intentamos, a partir de la formación, es unir esfuerzos y que dichos esfuerzos engranen.

Antoni Oró, director de la cooperativa Aposta

Antoni Oró, diseña actualmente nuevas iniciativas para Aposta

Seguir leyendo »

La Caníbal y L'Estoc, dos cooperativas de trabajo surgidas de la formación

Operaris de l'Estoc en plena feina

La formación previa es clave en el éxito de los proyectos cooperativos. También lo es, claro, la preparación de los cooperativistas y la originalidad de la idea. Pero, cuanto más preparación previa tiene un proyecto más posibilidades de éxito tiene.

La Caníbal
y L'Estoc, son dos ejemplos. En el lanzamiento de los dos proyectos ha tenido un papel clave la realización previa de cursos que complementaran la idea de sus impulsores y ayudaran a que se convirtieran en empresas cooperativas.

Julia Montilla, Jesús Arpal y Amanda Cuesta, están detrás del proyecto La Caníbal. Ellos mismos definen su entidad como una cooperativa de trabajo asociado, sin ánimo de lucro que colabora contribuir a la transformación de la sociedad "en la dirección de un horizonte anticapitalista, (trans)feminista y descolonizado".

En los momentos que se viven, La Caníbal se ha especializado en libros para el debate crítico, pero, también aspira a convertir la sede de la cooperativa, situada en la calle Nápoles, 314 en un centro de animación cultural.

Amanda Cuesta explica que en sus orígenes el equipo eran dos personas, ella y Julia Montilla. Por eso estuvieron estudiando diversas formas jurídicas con las que sacar adelante el proyecto. Amanda Cuesta había sido antes comisaria artística, al igual que Julia Montilla. Las dos decidieron iniciar la aventura de La Caníbal. Después se añadió el Jesús Arpal, que trabajaba de librero en Bilbao. Eran tres y la forma cooperativa surgió con toda naturalidad.

Amanda Cuesta lo explica: "éramos dos personas y estuvimos estudiando las fórmulas jurídicas. Cuando encontramos la tercera persona, era en junio del año pasado y estábamos haciendo el plan de empresa. En agosto ya éramos tres y pusimos en marcha el proyecto cooperativo".

"La idea de hacer una cooperativa nos venía de tiempo atrás. Para nosotros no es sólo una forma jurídica, es un posicionamiento", asegura Amanda. Una vez tomada esta decisión,  la formación se hizo un poco a la medida de las necesidades. Desde formación básica como la introducción al cooperativismo hasta especializada, como cursos de economía solidaria ayudaron a afianzar el proyecto La Caníbal.

"Como teníamos los recursos limitados, usamos al principio las herramientas de la Federació de Cooperatives de Treball de Catalunya (FCTC) para sacar adelante los primeros pasos", dice Amanda. Entre estos pasos iniciales los hay tan importantes como conseguir modelos de estatutos de la cooperativa o asesoría en el proceso administrativo seguido para legalizar la nueva empresa. En todos estos movimientos iniciales, dice Amanda, estar federados les ha sido positivo.

Otra cosa que han hecho desde esta cooperativa ha sido diseñarse el itinerario formativo a medida de sus necesidades. El proceso lo siguieron usando las facilidades que otorga Barcelona Activa, la empresa municipal de Barcelona que acompaña a los procesos de formación de emprendedores. "En cuanto a los cursos, tienes que estar al caso y apuntarte a los que te son útiles o interesantes. En Barcelona Activa van saliendo cursos y tu te apuntas a los que ves que mejor se ajustan a las necesidades", explica Amanda.

Los tres socios de La Caníbal no pudieron capitalizar el paro. Habían sido antes siempre autónomos. Por tanto, el proyecto lo tuvieron que financiar con sus ahorros. Pero, una vez se está en la rueda de la economía cooperativa siempre se puede encontrar algún otro recurso. La Fundación Seira aporta un fondo a  la entidad Acción Solidaria Contra el Paro (ASCA), destinado a ayudar a cooperativas de menos de 5 años de antigüedad , lo que suposo una cuarta parte del presupuesto.

L'Estoc muebles a medida con fines sociales

L'Estoc es una cooperativa de trabajo asociado y de iniciativa social. Produce muebles de diseño propio elaborados a partir de materiales reciclados o de otros muebles en desuso. Jordi Maials, su impulsor, lo explica gráficamente: "de una persiana hacemos un banco o un biombo. Un escritorio antiguo lo adaptamos a los nuevos tiempos o una puerta antigua la convertimos en un a mesa o un cabezal".

La cooperativa tiene su sede en el Poblenou, en la calle Almogàvers, 225. En este lugar se encuentra el taller de carpintería y la tienda. El taller comenzó a funcionar en septiembre de 2012. Empezó a producir muebles con personal de la Fundación NouXamfrà, de la Escuela Montserrat y del Taller Escuela Barcelona (TEB). La idea es que se vayan creando nuevos puestos de trabajo en la medida que el negocio se vaya consolidando.

Desde el comienzo el equipo del Stock, formado por Jordi Mayals, que hace las tareas de gerente; Manuel Fito, que es el encargado del taller, Sol Bucalo, que hace el diseño y Hedwig Verstappen, han intentado dar un valor social a su trabajo. La formación previa la hicieron también en Barcelona Activa, y desde los inicios tenían pensado crear una cooperativa. "Como teníamos la idea clara y en seguida nos derivaron hacia la Federació", explica Jordi Mayals. La forma jurídica cooperativa era la que mejor se adaptaba a la idea de empresa, una entidad que es a la vez cooperativa de trabajo y de iniciativa social. Por este motivo los impulsores de l'Estoc han realizado también cursos de formación en emprendimiento social.
 
El hecho de trabajar y tener como objetivo crear puestos de trabajo para personas con discapacidad ha hecho que entidades como La Caixa hayan confiado en l'Estoc. Posteriormente el proyecto ha tenido también el apoyo de la Empresa Nacional de Innovación, que ha hecho el aval técnico y ha contribuido al capital inicial con 30.000 euros  y de 25.000 euros aportados por la Fundación NouXamfrà, de Sant Feliu de Llobregat. No obstante, una parte más del presupuesto ha salido de los bolsillos de los tres socios de la cooperativa y de su trabajo, que entre otras cosas ha supuesto el acondicionamiento de los locales y la puesta en marcha del taller.

La tarea de l'Estoc, ha sido premiada por la Generalidad de Cataluña en el apartado de apoyo a la emprendeduría social correspondiente al 2011 y por la Fundación La Caixa en 2012, año en que se abrió la tienda.

Pero el objetivo real es que l'Estoc se financie a partir de las ventas de los muebles únicos que hacen sus impulsores y las personas que procedentes de lugares como nouxamfrà puedan tener un sueldo a cambio de su trabajo. De momento en esta cooperativa no cobra nadie, los socios viven de sus ahorros, pero esperan que en la medida en que la gente conozca sus creaciones: "muebles únicos, no de lujo" la rueda empieza a girar positivamente.

Seguir leyendo »

Bonos, títulos y capital social voluntario, la alternativa cooperativa al préstamo bancario

Clientes en una de las tiendas de Coopmercat

La crisis ha hecho que las pequeñas y medianas empresas topen con la falta de financiación. Para superar este escollo hay dos fórmulas. La primera es que los propietarios aporten fondos de su bolsillo. La segunda es recurrir a créditos u otros mecanismos externos.

Las cooperativas, históricamente habían usado los dos mecanismos mencionados, pero con restricciones. Era habitual escuchar quejas de los gestores de las cooperativas respecto del  trato displicente recibido de los directivos de bancos y cajas cuando iban a negociar préstamos.

La situación, con el estallido de la burbuja especulativa, aún ha empeorado la disponibilidad de crédito. Los grifos tradicionales han dejado de manar. Y, como suele ocurrir, las nuevas necesidades ayudan a crear mecanismos alternativos.

A menudo sucede que hay cooperativas que se dirigen a la Federación de Cooperativas de Trabajo de Cataluña (FCTC) para pedir información sobre financiación, entonces la Fundación Seira, se encarga de acompañarlas o redirigirlo hacia entidades que, cooperativas o no, ofrecen financiación para cooperativas. Entre estas entidades que tienen productos para Cooperativas hay entidades como Gicoop, Coop57, la Caja de Ingenieros, o entidades "tradicionales" con productos pensados para la economía social.

Pero, la sequía financiera ha hecho que algunas cooperativas, que tienen un grosor social importante o un empuje comercial significativo, creen otras figuras. Unas veces se llaman títulos participativos, otras obligaciones, o también capital social voluntario. Pero el esquema es similar en todos los casos.

La idea que sustenta los nuevos productos financieros es obtener dos grandes objetivos. El primero es conseguir financiación de forma más fácil ya mejor precio que la que recibirían de las entidades bancarias. El otro es remunerar mejor que los bancos las aportaciones de ahorros de quienes suscriben los títulos. Se trataría, pues, de un mecanismo en el que tanto gana el que presta el dinero como quien lo recibe. Los únicos que no ganan son los bancos porque pierden el papel de intermediario.

Pepa Muñoz, directora de comunicación del grupo cooperativo TEB, de centros especiales de trabajo, explica: "nuestra cooperativa está en un momento expansivo. A través de la marca Coopmercat, el grupo está abriendo tiendas en Barcelona para generar puestos de trabajo para personas con discapacidad ".

Para financiar estas iniciativas se decidió crear obligaciones por un valor total de 300.000 euros. "Nosotros, que no tenemos cerrado el grifo del crédito de los bancos, sabemos que esto habría supuesto pagar a las entidades una cifra que oscilaría entre el 5% y el 6%".
Por otra parte, en TEB hay muchos familiares de trabajadores que, como ocurre en los casos con discapacidades mentales, a pesar de tener una capacidad económica modesta suelen ahorrar mucho para prever cualquier contingencia para sus hijos. Estas personas están recibiendo de los bancos por sus ahorros unos intereses de entre un 1,5% y un 2% en los mejores casos. "Si estos familiares, o simpatizantes de la cooperativa compran las obligaciones emitidas tienen una remuneración asegurada del 3,75%", explica Pepa.

El producto creado por CoopMercat puede ser comprado en participaciones que van de 500 a 10.000 euros. En caso de que se quieran vender la cooperativa se compromete a la recompra durante los primeros tres años y, además, los bonos dan derecho a voz en las asambleas ordinarias de la entidad. En este sentido, incluso se pensó en asegurar el producto, pero se vio que no era necesario, aunque se puede hacer, afirma la responsable del grupo TEB. El resultado es que sin hacer casi ninguna promoción el 90% de la emisión está cubierta.

Abacus, una cooperativa que tiene cientos de miles de socios consumidores en Cataluña ha hecho uso varias veces del procedimiento descrito para financiar su expansión. En 2012 se hizo una aportación de capital social voluntario. Los títulos eran de 6000 euros  y se en podían comprar hasta 10 por persona socia. El interés que se pagaba en aquel momento era del 4,25% anual, que se entregaba en el mes de enero de cada ejercicio. Los que aportaban fondos podían recuperarlos en cualquier momento, con sólo pedirlo por escrito al Departamento Financiero de la cooperativa. Más tarde se han emitido títulos por valores diferentes y por intereses distintos, ya que los intereses los fija la asamblea de socios una vez al año.

Seguir leyendo »

Uni.co, cooperativas con la eficiencia por bandera

David Vargas, president de la cooperativa Uni.co

David Vargas es presidente de Uni.co, una cooperativa que opera en el ámbito tecnológico entendido de forma amplia. ¿Pero tal vez será mejor que defina directamente qué es Uni.co?

Deberíamos ir paso a paso. En mi caso procedo de la cooperativa Mad Systems, que hace 18 años que funciona y que pertenece desde los inicios a la Federació de Cooperatives de Treball de Catalunya. Hacia el año 2011 pensamos que valía la pena explorar las posibilidades que nos ofrecía la federación.

¿Y qué hicisteis?

Seguir leyendo »

Barcelona, Sant Cugat y Girona: ciudades que emprenden con el cooperativismo

Centre d'emprenedoria de Barcelona Activa Foto/ Barcelona Activa

Algunos ayuntamientos catalanes se han dotado de potentes organizaciones para fomentar la emprendeduría. En este proceso el cooperativismo es una de las propuestas de las que se informa porque se considera una opción útil a la hora de crear un nuevo proyecto. A los interesados se les comunica cuál es el modelo de empresa cooperativa, qué diferencias presenta con otras formas societarias, qué trámites se deben seguir para constituir cooperativas y cuáles son las ventajas supone crear una empresa de este tipo.


Xavier Daumont es técnico del área de emprendimiento de Barcelona Activa. Hace muchos años que la entidad creada por el consistorio de Barcelona colabora con la Federació de Cooperatives de Trebal de Catalunya (FCTC) en el proceso de formación que siguen las personas que solicitan orientación para crear su puesto de trabajo. Eso implica que la FCTC como mínimo haga un acto mensual de presentación del modelo cooperativo en la sede de Barcelona Activa.

Esta colaboración es muy potente en una entidad por la que en 2013 pasaron 15.000 usuarios únicos con la intención de crear su empresa. Unas 5.000 personas asistieron a los seminarios de 2, 3, y 4 horas. Se atendieron más de 9.000 consultas y más de mil personas participaron en sus diferentes programas.

"En Barcelona Activa lo primero que hacemos es diseñar un itinerario formativo. Escuchamos cuál es el proyecto empresarial de las personas que acuden, les ayudamos con la formación que existen y les acompañamos en la realización del plan de empresa", explica Daumont. En esta última etapa se informa de los diferentes tipos de empresa que se pueden crear, entre ellas la cooperativa.

"A veces las personas ya tienen claro qué tipo de sociedad quieren constituir. En otros casos lo deciden durante la formación. Si quieren crear una cooperativa, pueden asistir a las charlas que realiza mensualmente la Federació en Barcelona Activa. Y si luego quieren continuar en la misma dirección, se les deriva a la FCTC,que tiene también, por ejemplo, la cooperativa especializada L'Aposta, dedicada a la formación y acompañamiento en la creación de cooperativas ", explica Daumont.

Daumont aclara que a veces las personas que quieren crear una empresa no tienen claro cómo la quieren hacer. "No todo es blanco o negro" afirma. Así si el equipo que pretende poner en marcha la nueva sociedad es de dos personas o una sola, no puede constituir, por motivos legales, una cooperativa. Pero, a partir de 3 personas eso ya es posible. Y entonces lo que prima es la idea que cada uno pueda tener en función de su concepción", asegura el técnico de Barcelona Activa. Sin embargo, cuando el emprendedor no tiene una idea previa de forma societaria que quisiera utilizar, el programa le informa de los diferentes tipos de empresa, y es aquí donde se explican a grandes rasgos las características de las cooperativas. Si el emprendedor quiere crear una empresa de economía social, desde Barcelona Activa se le da una primera instrucción especializada: una cápsula de dos horas, y si están aún más interesados, se les dirige a la FCTC, explica Daumont .


Los últimos años los usuarios han incrementado su interés por el cooperativismo, coincidiendo con la crisis económica, admite Daumont, pero Barcelona Activa no tiene datos sobre el número de cooperativas creadas por personas asesoradas a partir de su servicio.

Seguir leyendo »

Siete cooperativas catalanas de trabajo participan en el proyecto europeo Cooproute

Miembros de la Cooperativa Sambucus cultivando hierbas aromáticas Foto/Edu Bayer

Siete cooperativas de trabajo de Cataluña, miembros de la Federació de Cooperatives de Treball de Catalunya, de las 10 seleccionadas, formarán parte de la primera Ruta Europea de Cooperativas, Cooproute, que se pondrá en marcha el próximo año, con el objetivo de vincular turismo con el mundo cooperativo, en este caso en Cataluña. Las cooperativas de trabajo son Sambucus, Biciclot, L'olivera Cooperativa, La Ciutat Invisible, Els Caus de Mura, la Garbiana, a la que se suma la agencia de desarrollo rural del Berguedà en representación de las cooperativas de la comarca, junto a las cooperativas agrarias como Agrícola Falset-Marçà, Adernats Vinícola de Nulles y Apícola el Perelló.


La idea surgió en el año 2012 que la ONU declaró Año Internacional del cooperativismo. El proyecto tiene su orígen en una asociación italiana de cooperativas, explica Lorena Torró, de la Confederació Catalana de Cooperatives. "Se trata de crear itinerarios que vinculen la cultura cooperativa en un marco territorial europeo". Esto ha de poner en valor el patrimonio cultural cooperativo tanto tangible como intangible. También debe ayudar a potenciar el atractivo turístico de pueblos y ciudades y, lo que no es menor, ganar atractivo comercial en el ámbito europeo.

Cooproute lo forman en el ámbito europeo 67 entidades, la mayoría de las cuales son cooperativas, pero se admiten otras figuras como fundaciones o asociaciones, de las cuales 38 son italianas, 10 serían de España y otras 10 de Cataluña, que tiene un àmbito propio.
El programa consiste en poner en marcha una página web de ámbito europeo donde los viajeros podrán encontrar las diversas cooperativas que forman parte Cooproute. El usuario, desde la web puede identificar y hacerse la ruta a su medida poniéndose en contacto con las diferentes entidades que forman parte de ella. "Se trata de que cada potencial turista se haga la ruta a su medida", afirman desde la organización.
¿Y qué es lo que se quiere conseguir, por lo menos en Cataluña? Pues en primer lugar, a partir de Cooproute se quiere obtener la dinamización de los territorios desfavorecidos. En el caso de las ciudades aquellos ámbitos urbanos en declive.
El programa ha contado con el apoyo económico de la Unión Europea, que ha dotado de fondos para la confección de la web que será el principal soporte del programa. En este formato se podrá encontrar la fichade cada cooperativa, las posibilidades de alojamiento que hay cerca de cada lugar, los medios de transporte o los puntos de interés gastronómico.
En cada lugar, cooperativas en todos los casos salvo de la entidad berguedana, habrá una persona que podrá orientar a los visitantes sobre aspectos como lugares de interés cultural y social del área, los puntos de atractivo turístico y también origen y la historia del movimiento cooperativo en esa zona o en el ámbito concreto (agrario, textil, industrial, artesanal, etc ..). Con este programa se quiere conseguir tanto que los viajeros conozcan las cooperativas y su arraigo en el territorio, como la cultura de la zona y lograr también una relación con el entorno que vaya mucho más allá de lo que pueden ofrecer los paquetes turísticos al uso.
El proyecto se considera que estará en marcha el próximo año, antes terminarán los formularios para la web, el plan de cooperación y la web comercial donde figurarán mecanismos que hagan posible que cada turista elabore un paquete vacacional a su gusto.

Cooperativa Sambucus, restaurant

Restaurant de la Cooperativa Sambucus, a Manlleu


Seguir leyendo »

"En Suara, los socios-trabajadores saben que son los dueños, y lo son de verdad"

Ricard Fernández, director general de la cooperativa Suara Fotos /Enric Català

Ricard Fernández es director general de Suara, la principal cooperativa de atención a las personas de Catalunya. Una entidad que da servicio a centros de día, guarderías y centros de adultos, residencias, da también atención a domicilio y a centros para jóvenes y niños. Fernández es abierto y rápido en las respuestas. Con amplia experiencia en el mundo directivo en el sector público y también en empresas privadas. Le gusta responder a todo con afán analítico. Lo hace desde un pequeño despacho situado en la sede de la cooperativa que agrupa a 3.200 personas. Afirma que un barco como este es más eficiente si se gestiona democráticamente.

Empecemos por el principio. ¿Qué es Suara?

Suara es el producto de la fusión de tres cooperativas, la más antigua de las cuales tiene más de 30 años. Una es la Cooperativa de Treball Familiar, que nació en Barcelona en los años 80. Otra es también una cooperativa, de nombre EAS, que nació en la década de los 80 bajo el impulso de Cáritas, para hacer muchos tipos de trabajo social, y la tercera es Escaler, una cooperativa creada por profesionales del trabajo social en la comarca de la Garrotxa (Girona).

Seguir leyendo »