El Eurogrupo da el visto bueno al rescate acordado por la troika y Chipre

Las negociaciones sobre Chipre se trasladan a Bruselas en un momento crítico

eldiario.es / Agencias

Los ministros de finanzas de los países del euro han aceptado esta madrugada el acuerdo alcanzado por Chipre y la troika (FMI, Comisión Europea y BCE) sobre las condiciones para un rescate a la economía del país mediterráneo. Según el pacto, Chipre deberá liquidar una de sus principales entidades financieras y aprobará una quita a los depósitos bancarios superiores a los 100.000 euros, aunque está por determinar la cuantía.

Anastasiadis rechaza ante troika que el Bank of Cyprus asuma deuda del Laiki

Al no incluir una tasa a los depósitos (es una quita), el rescate no necesita ser ratificado por el Parlamento chipriota, que ya aprobó el pasado viernes una ley para restringir la circulación de capitales y otra norma sobre reestructuración bancaria. "Por lo que sabemos, las autoridades y el gobernador del Banco Central de Chipre tienen los instrumentos y poderes necesarios para liquidar y reestructurar los bancos", ha dicho el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.

En cambio, sí que deberá ser aprobado por los parlamentos de Alemania, Países Bajos y Finlandia.

"Tenemos un acuerdo que va en el interés del pueblo chipriota y en el de la Unión Europea" ha asegurado el presidente de Chipre, Nicos Anastasiadis, que ha mantenido negociaciones durante más de doce horas.

El Gobierno chipriota debe aportar 5.800 millones de euros al rescate de hasta 10.000 millones que la eurozona y el FMI facilitarán al país mediterráneo.

Dijsselbloem ha informado de que "en esta ocasión hemos llegado a una mejor solución que la semana pasada" cuando dieron su luz verde para imponer un gravamen sobre todos los depósitos bancarios, algo que ha calificado de "desafortunado".

Según el acuerdo alcanzado, el mayor banco de la isla, el Banco de Chipre, se salva de ser liquidado, mientras que la segunda mayor entidad financiera, el Laiki Bank, será cerrado "inmediatamente" con la "plena contribución de accionistas, tenedores de bonos y depositantes no asegurados", según Dijsselbloem. Esta medida generará 4.200 millones de euros, según el presidente del Eurogrupo. Laiki será dividido en un banco bueno y en un banco malo, el cual será liquidado en un futuro.

El banco bueno será incorporado al Banco de Chipre y asumirá los 9.000 millones de euros que tenía Laiki a través de la Asistencia de Liquidez de Emergencia" (ELA por su sigla en inglés) del BCE.

Los depósitos no garantizados "permanecerán congelados hasta que se haya efectuado la recapitalización" y después serán sometidos a una quita apropiada, según los términos del acuerdo.

El BCE proveerá liquidez al Banco de Chipre "en línea con las normas aplicables" y la mayor entidad del país mediterráneo será reducido y recapitalizado a través de la conversión de depósitos o acciones de depósitos no asegurados, con la plena contribución de accionistas y tenedores de bonos.

La conversión se hará de tal modo que se garantice un ratio de capital del banco del 9 % al final del programa.

En este sentido, "todos los depositantes garantizados serán plenamente protegidos acorde a la legislación europea relevante", señala la declaración del Eurogrupo, en el que consta que el dinero del rescate -hasta 10.000 millones de euros- no se utilizará para recapitalizar Laiki y el Banco de Chipre.

Además, se ha establecido una fuerte quita a los grandes depósitos, así como a los bonos sénior.

La deuda de Laiki Bank suma, con el mecanismo de Asistencia de Liquidez de Emergencia (ELA) del BCE, unos 9.500 millones de euros.

"Acuerdo concluyente"

"Es un buen acuerdo y es concluyente", ha señalado por su parte el ministro español de Economía, Luis De Guindos, al término de la reunión. Guindos ha subrayado que "es bueno para Chipre y bueno para el conjunto de la unión" monetaria.

El acuerdo, según De Guindos, "disipa todas las dudas y lo que hace es garantizar los depósitos por debajo de 100.000 euros. Establece condiciones adecuadas desde el punto de vista del tratamiento de la economía chipriota y demuestra que cuando queremos, somos capaces de ponernos de acuerdo".

El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schauble, dijo al término de las negociaciones sentirse "aliviado" por un acuerdo, que a su llegada a la reunión había solicitado "realismo" a Chipre y subrayado que el acuerdo no dependía del Eurogrupo, sino del país mediterráneo.

"La quita para el Banco de Chipre tendrá que fijarse en las próximas semanas por parte de las autoridades chipriotas y de la troika", formada por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el FMI, ha precisado Dijsselbloem en la conferencia de prensa final.

hoy proteger a los pequeños ahorradores chipriotas en la liquidación del banco Laiki y la reestructuración del Banco de Chipre, pero impondrá quitas a los grandes depósitos, accionistas y tenedores de bonos que aún están por definir, dijo el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.

Una semana de negociación

Una semana después de que el Eurogrupo diera el visto bueno al plan inicial de una quita sobre los depósitos de todas las cuentas bancarias del país, Chipre buscó in extremis una solución para dar por terminada la peor parte de la crisis. El no del Parlamento al primer rescate pactado por Bruselas y el rechazo de los rusos a aumentar las líneas de liquidez de la isla, devolvieron a los chipriotas a barajar el plan inicial de quitas, aunque con modificaciones. El límite para llegar a un acuerdo era este mismo lunes, cuando el Banco Central Europeo había advertido que cortaría el grifo de liquidez con el que se nutre la banca y el país durante los últimos meses.

La troika negoció durante horas con el Gobierno chipriota un nuevo programa de ajustes que permitiera a la UE, salir al rescate de la isla. Chipre necesita recaudar 5.800 millones de euros para activar la ayuda de 10.000 millones del Eurogrupo. Tras el no del parlamento a una quita del 10% para los depósitos de más de 100.000 euros y del 6,75% a los inferiores a esa cantidad, el país ha buscado un plan B, que en su nueva configuración vuelve a retomar la idea de un impuesto especial sobre todos los depósitos. Sin embargo, la troika rechazó la última oferta del Gobierno chipriota: según diversas fuentes, una tasa del 20% para los depósitos de más de 100.000 euros del mayor banco del país, el Cyprus Bank, además de aplicar una quita del 4% a los depósitos de más de 100.000 euros que estén en otros bancos.

Por su parte, el presidente chirpiota, Niko Anastasiadis, habría rechazado inicialmente las exigencias de la troika para que el Bank of Cyprus, el mayor banco de la isla, asuma las deudas del Laiki, cuya división en un banco bueno y uno malo se acordó el viernes, con el fondo de liquidez del Banco Central Europeo, según medios chipriotas. En su pelea por no dar por perdidas las dos mayores entidades de la isla, Anastasiadis habría llegado a amenazar con la dimisión, cuando apenas lleva un mes como presidente de la isla. Según publican diversos medios, desde el euro le dijeron que o aceptaba el plan o que se fuera del euro.

Las deudas del Laiki, la segunda mayor entidad financiera e intervenida por el Estado, con el mecanismo de Asistencia de Liquidez de Emergencia (ELA) del BCE, ascienden a unos 9.500 millones de euros.

Todos los líderes europeos han coincidido en señalar la importancia de este acuerdo, cuya inexistencia podría conllevar la primera salida de un país de la zona euro. En este sentido, el ministro de Economía español, Luis de Guindos, no descartó que la crisis de Chipre afectara al resto de la Unión Europea si no se llega a un acuerdo "concluyente"

Etiquetas
Publicado el
24 de marzo de 2013 - 22:04 h

Descubre nuestras apps