eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Luis Tosar y Voll-Damm, doble o nada

El actor protagoniza la nueva campaña de Voll-Damm, en la que muestra por qué esta cerveza es única.

Tosar se vuelve a poner a las órdenes del director Daniel Monzón en esta historia de suspense.

- PUBLICIDAD -

¿Quién se arriesga a servirle una vulgar imitación a alguien que sabe apreciar una Voll-Damm? ¿Qué camarero es tan insensato como para jugársela con alguien que conoce, con precisión, aquellas notas de melocotón maduro y de manzana, aquella sensación de pan tostado, aquel final con taninos de tabaco y la amargura del mejor lúpulo del mundo…?

Porque Voll-Damm no es una cerveza tradicional, ni instintiva. Es fruto de la razón, de la sabiduría de los maestros cerveceros que en el siglo XIX descubrieron que, cuando llegaba el buen tiempo, podían contrarrestar las altas temperaturas –que afectaban a la correcta fermentación del mosto con la levadura- añadiendo el doble de malta al último lote; el del mes de marzo. Así nacieron las Märzenbier, el origen de Voll-Damm, la única cerveza que era capaz de aguantar todo el verano en perfectas condiciones de consumo. Desde el principio, Voll-Damm ha marcado el acierto y la diferencia. Nació para esto. Y esto es lo que es.

Luis Tosar y Voll Damm: doble o nada

Luis Tosar y Voll Damm: doble o nada

Por todas estas razones, y para honrar a los maestros antiguos que duplicaron el sabor de sus cervezas, Luis Tosar se ve obligado –en el nuevo spot de Voll-Damm- a enseñar al camarero –Luís Zahera- que le ha servido una imitación por qué Voll-Damm es tan diferente y, de paso, demostrar cómo las gastan los aficionados a un sabor único, que no permite aproximaciones ni paralelismos.

Tosar pone cara y materializa la venganza simbólica de los muchos aficionados que conocen y aprecian la diferencia de Voll-Damm. Por este motivo, este spot no se refiere a Voll-Damm, sino al carácter de los que mejor la conocen; los que escogieron el doble de sabor, el doble de color y el doble de placer y, además, tienen la certeza de que eligieron bien porque saben explicarlo.  

Sobre el ocre intenso de una Voll-Damm resalta la crema blanquísima y compacta, con burbujas vivas, finas y veloces. Y es cuando esta crema deja pasar el líquido que atesoraba y un trago de Voll-Damm empapa el paladar de Luis Tosar que todos escuchan la gran verdad: “No, amigo, no todas las cervezas son iguales…”. Y el camarero insensato se da cuenta de que la diferencia es tan grande que se hace imperdonable.

Voll-Damm, doble malta y Märzenbier quiere decir cerveza de marzo. Este estilo nació en Baviera y debe su nombre a que se fabricaba únicamente durante este mes.

Las altas temperaturas del verano no permitían que las levaduras actuaran de forma adecuada en el proceso de fermentación, por lo que no se podía fabricar cerveza.
Marzo era la última oportunidad para producirla hasta que volvía el frío en octubre. En esta última fabricación se decidió duplicar la cantidad de malta en la receta para conseguir una cerveza enérgica que pudiera aguantar las altas temperaturas del verano. Así nació el estilo Märzenbier.

Damm lanzó su primera Märzenbier en 1953. Los dos primeros años sólo se fabricaba de febrero a abril, pero a partir de 1955, debido a su éxito, se decidió producir de manera ininterrumpida y se la bautizó con el nombre de Voll-Damm. “Voll” en alemán significa lleno, completo.

- PUBLICIDAD -