La portada de mañana
Acceder
Un cambio de Pfizer y la falta de previsión ponen en riesgo miles de vacunas
Cifuentes se sienta en el banquillo con una agenda desaparecida dos años
Opinión - Entre lo urgente y lo importante, por Esther Palomera

Ni en casa ni en el colegio: el 48% de los jóvenes aprende sobre sexo en internet

Un adolescente mira la pantalla de su tablet.

Ángela García

0

¿Existen diferentes tipos de orgasmos? ¿Puedo tener relaciones sexuales durante la regla? ¿El tamaño de mis genitales es normal? ¿El pene se puede romper? En función de a qué generación pertenezcas, tu educación sexual puede haber sido aceptable, nula o haberse limitado a una demostración sobre cómo poner un condón y una ronda de preguntas rápida en la que ni siquiera se hayan mencionado cuestiones de este tipo. Además de una perspectiva seguramente limitada sobre la diversidad sexual.

El 69% de los jóvenes de entre 16 y 25 años cree que la educación sexual que ha recibido no ha sido suficiente a la hora de enfrentarse a las primeras experiencias, desarrollar su vida e identidad sexual o incluso aceptar su imagen corporal. Son datos que recoge Platanomelón, la marca de juguetes eróticos online, en un reportaje que acaba de publicar sobre las carencias de educación sexual integral (ESI) en España y las consecuencias que esto provoca en el desarrollo psicosexual de las personas. 

Combinar el despertar sexual con la falta de educación provoca que muchos jóvenes acaben buscando respuestas en internet o preguntando a sus amigos, quizás con las mismas dudas e inseguridades que ellos mismos. Así las cosas, el trabajo de Platanomelón ofrece dos datos alarmantes: el 48% de los jóvenes españoles aprende sobre sexo a través de la red y el 90% ha tenido acceso a alguna película porno antes de cumplir los 12 años. “La pornografía nunca ha sido educación sexual, sino una manera de ver sexo explícito y excitarse con esas imágenes”, recuerda la psicóloga y sexóloga María Honrubia en este reportaje.

“Ver porno antes de tener herramientas y conocimientos hará que estas películas, en lugar de ser un mero entretenimiento basado en la ficción, se conviertan en un referente sexual”, subrayan. Según el informe ‘(Des)información sexual: pornografía y adolescencia’, elaborado Save the Children y presentado el pasado mes de septiembre, el 30% de los chavales que consumen este tipo de películas lo hace porque el porno representa su única fuente de información sobre sexualidad. Un dato que pone de relieve que en España la educación sexual veraz y profesional no se caracteriza, precisamente, por ser algo al alcance de todos.

El referente sexual que menciona Platanomelón, y el consumo de pornografía sin filtros, provoca que se distorsionen aspectos como el consentimiento o los roles de pareja en una relación sexual. Los cuerpos normativos y la falta de variedad en los genitales también influye en la percepción que los chicos y chicas desarrollan sobre su propio cuerpo en un momento especialmente sensible; así como la presentación repetitiva de la mujer como un personaje sumiso y listo para complacer al hombre. El informe de Save the Children concluye asimismo que existen grandes diferencias de género en cuanto al visionado de pornografía: mientras que entre los chicos este consumo es prácticamente diario, en ellas se produce una vez a la semana o al mes.

El reportaje de Platanomelón —en el que también interviene la ginecóloga y sexóloga Raquel Tullueda— arroja la necesidad de una educación sexual integral que no dependa solo de la voluntad educadora de proyectos como los suyos, sino que haya una implicación institucional. La ESI engloba un amplio rango de factores relacionados con la sexualidad: desde la identidad de género o la reproducción, hasta la salud sexual y los roles de género, pasando por las relaciones sexoafectivas, el consentimiento o la toma de decisiones desde el respeto mutuo. Son varios los países que cuentan con una amplia experiencia en ESI, con el llamativo caso de Suecia, que se comprometió en 1955 a formar mejor a sus ciudadanos en esta materia. A día de hoy, esta implicación institucional se ha traducido en que el 78% de los jóvenes suecos está satisfecho con la educación sexual que ha recibido. 

Además de esta iniciativa, Platanomelón lanzó recientemente el libro ‘¡Entérate!’, una guía en la que chavales de más de 12 años pueden encontrar respuestas a todas sus dudas de manera dinámica, práctica y divertida. Mientras que en La Comunidad del Sofá se dan cita virtualmente un millón y medio de personas que buscan explicaciones claras y profesionales por parte del equipo de sexólogas de Platanomelón. El objetivo de la empresa creada en 2015 es acompañar en el viaje de la sexualidad sin tabús, a través del autoconocimiento y la aceptación de uno mismo, la diversidad y el placer. “Educar”, como señala la psicóloga y sexóloga María Honrubia en el reportaje, “es hacer crecer”. 

Etiquetas
Publicado el
17 de diciembre de 2020 - 05:00 h

Descubre nuestras apps

stats