‘¿Cloacas? Sí, claro’, la tercera crónica-denuncia de la exitosa saga de Gonzalo Boye sobre el procés y su encarcelamiento

La portada del libro 'Cloacas'.

E. García

Gonzalo Boye, para quienes aún no lo conozcan, ha sido y es el abogado estrella del procés, el que ha ido ganando una batalla judicial tras otra desde hace tres años en los tribunales europeos frente a una justicia española que, según cuenta en su trilogía, está volcada en procesar a todos los políticos catalanes que considera partidarios de la autodeterminación, desde Puigdemont hasta Torra, pasando por otros cargos intermedios. 

Boye denuncia que es por esa defensa exitosa por lo que se le está persiguiendo desde las cloacas “por métodos ilegales, inmorales e impropios de un Estado democrático”. Algo que no atribuye al Gobierno actual, sino a grupúsculos que define como fascistas que asegura que están presentes en las administraciones, las Fuerzas de Seguridad del Estado y la Judicatura. 

Enemigo público por derivación

El autor relata lo está viviendo en primera persona con una persecución que detalla en esta especie de diario personal y profesional en el que describe un último año frenético de viajes y reuniones por España y Europa acudiendo a Bruselas y a Luxemburgo.

El frenético ritmo de vida que describe en sus 288 páginas es para temer que a Boye le va a a dar un infarto en cualquier momento de tantas responsabilidades y tantas preocupaciones. Si bien, afirma, las alegrías que le da la Justicia europea confirmando su estrategia compensan los disgustos y la ansiedad con la que sobrevive a los asaltos a su despacho y a la tensión con la jueza y el fiscal que dirigen su caso. Tan seguro está del ‘montaje’ que, en el epílogo, se incluyen todas las pruebas exculpatorias de su defensa para que cada cual juzgue por sí mismo sobre su culpabilidad o inocencia.

El abogado ofrece, en este tercer libro de la saga que sigue a los exitosos Y ahí lo dejo. Crónica de un proceso y Así están las cosas, continuadas lecciones sobre Derecho, además de sus comparaciones entre la aplicación del mismo en España y en Europa, demostrando dónde hay serios resquicios democráticos que afectan a los derechos fundamentales de los ciudadanos españoles y, en la causa que le ocupa, de los catalanes. 

La persecución mediática, a base de filtraciones

El abogado denuncia que a la presión de las cloacas con intimidaciones y difamaciones, se le suman las filtraciones a la prensa por parte de algún interviniente en su procesamiento judicial interesando en que los autos lleguen antes a la prensa que al propio acusado y a sus abogados. Dándose la paradoja de que se enteran de la evolución de la investigación y de las decisiones de los jueces por los medios o por los periodistas amigos que se los envían. 

También se lamenta Boye de que hay quienes publican esas filtraciones sin contrastar ni tener en cuenta la presunción de inocencia. Pero para hacerse una idea de la presión mediática, judicial y laboral a la que denuncia haberse enfrentado el abogado hay que leer ¿Cloacas? Sí, claro. Roca Editorial, 2021.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats