La portada de mañana
Acceder
Los barones se enfrentan por la pandemia y evidencian la descoordinación del PP
Teresa Ribera: "La sociedad demanda la reducción de vehículos"
Opinión – El problema de la prescripción universal, por Elisa Beni

Qué hacer cuando nos sangra la nariz

Una mujer se limpia la nariz.

Mercè Palau

0

El sangrado de nariz, que se conoce en términos médicos como epistaxis, es un síndrome frecuente en la patología nasal. Según la Sociedad Española de Medicina General (SEMG), afecta a un 10-15% de la población general, sobre todo a niños menores de 10 años y personas mayores de 50 años. Se considera un signo clínico, no un diagnóstico, de ahí que se tenga que investigar la causa que la produce.

Por qué nos sangra la nariz

La nariz es una parte del cuerpo rica en vasos sanguíneos situada, además, en una posición vulnerable. Como resultado, un pequeño traumatismo puede provocar lesiones nasales y sangrado. Las hemorragias nasales pueden ocurrir de manera espontánea cuando las membranas nasales se secan y se agrietan. 

Hay varios factores que pueden desencadenar una hemorragia nasal, según explica la Dra. Dra. Paloma Rodríguez Gómez, directora de la Escuela de Enfermería del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz. Entre las causas más comunes están los microtraumatismos (como hurgarse la nariz), contusión o fractura nasal, cuerpos extraños, rinitis alérgica y viral, tumores benignos, pólipos, aumento de la presión arterial, enfermedades cardiacas o antiagregantes o anticoagulantes o factores ambientales como un clima seco.

La incidencia suele ser mayor durante los meses más fríos del invierno, cuando las infecciones de las vías respiratorias superiores son más frecuentes y la temperatura y la humedad fluctúan de manera drástica. Los cambios de ambiente entre el interior (más seco por la calefacción) y el exterior hace que la nariz sea más susceptible al sangrado.

Qué hacer y qué si nos sangra la nariz

No importa cuándo o cómo empiece a sangrar la nariz. En la mayoría de los casos se puede tratar sin necesidad de un tratamiento, tan solo siguiendo las recomendaciones de primeros auxilios. Por tanto, las herramientas las tenemos muy a mano. Lo explica muy bien en esta infografía la Fundación Jiménez Díaz, centro que acaba de convertirse en el primer hospital del mundo en recibir el EFQM Global Award, premio a la Excelencia en Gestión de mayor prestigio internacional.

Lo primero que apuntan los expertos es tranquilizarnos y mantener la calma. Es tentador cuando nos sangra la nariz inclinar la cabeza hacia atrás para evitar que la sangre gotee por la cara, pero tirarla ligeramente hacia adelante es la mejor opción, asegura la Dra. Rodríguez Gómez. Esto evita que la sangre baje por la garganta, lo que podría provocar asfixia o vómitos. Y los vómitos pueden empeorar el sangrado hacer que vuelva a comenzar.

Algunas personas suelen introducir algodón o un trozo de papel en el interior de la nariz para detener el sangrado. Pero en realidad esto también puede empeorarlo todo porque aún irrita más los vasos y no proporciona la suficiente presión para detenerlo. En lugar de taponar de manera tan brusca, desde la Fundación Jiménez Díaz recomiendan usar un pañuelo de papel o una toalla y presionar con el dedo pulgar e índice, sobre las alas de las fosas nasales durante al menos 5-10 minutos, hasta que el sangrado empiece a ceder.

Deberemos asegurarnos de presionar la parte blanda de la nariz contra la zona ósea que forma el puente de la nariz. Apretar en la parte del hueso o por encima de ella no ejercerá la presión necesaria para ayudar a detener el sangrado. No debería haber sangrado mientras hay presión. Pese a la tentación de comprobar si ha dejado de sangrar, no es aconsejable dejar de hacer presión si no han pasado al menos cinco minutos.

Si, pese a todas estas medidas, el sangrado no para, deberemos acudir a un centro sanitario de urgencias o llamar al 112, sin dejar de mantener la compresión con los dedos, apunta la especialista.

Qué hacer después de una hemorragia nasal

Una vez ha disminuido el sangrado, todavía hay algunos consejos y cuidados que debemos mantener para evitar que vuelva a sangrar la nariz. Cómo también reconoce la Academia Estadounidense de Otorrinolaringología-Cirugía de Cabeza y Cuello, el primero de ellos es no hurgarse ni tocarse la nariz porque este gesto aparentemente inofensivo puede irritar las membranas nasales, lo que aumenta el riesgo de que vuelvan a sangrar.

Tampoco es aconsejable sonarse para eliminar los restos secos de la hemorragia nasal. Es importante esperar unas horas antes de hacerlo y, cuando se haga, hacerlo de forma suave. Otra acción que es mejor no realizar es agacharse, levantar objetos pesados, acostarse o realizar cualquier tipo de actividad que nos exija un esfuerzo porque pueden desencadenar en hemorragia nasal.

Cuándo se considera grave una hemorragia nasal 

En algunos casos puede ocurrir que los casos de epistaxis no se resuelvan con facilidad. Es importante acudir a los servicios de urgencias si la hemorragia es intensa y no cesa al cabo de 20 minutos de aplicar presión, si la sangre sale por ambas fosas nasales y por la boca y van acompañadas de vómitos; si afecta al estado de salud general y aparecen otros signos como palidez, sudoración, etc.; si va asociada a presión arterial alta o si ha aparecido tras un golpe en la cabeza o una lesión grave (caída, accidente, etc.).

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats