Sobre este blog

Ignacio Escolar es periodista. Es el director de eldiario.es. Autor de escolar.net y analista político en La Sexta. Más en www.escolar.net/about.

Los datos que el PP olvida cuando acusa al Gobierno de mentir sobre las cifras de muertos

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

1. Tras el fiasco judicial del 8M, el Partido Popular apuesta esta semana por otra teoría de la conspiración: la de las cifras de los muertos. "¿Qué oculta el Gobierno?" se pregunta la oposición, que acusa al Ejecutivo de "mentir a sabiendas" sobre estas cifras. "No es un desajuste numérico, es un abismo moral", asegura la portavoz del PP, Cayetana Álvarez de Toledo: "Ustedes dejan a 17.000 compatriotas en el limbo".

2. Ese limbo, según el PP, es la enorme diferencia entre el aumento de la mortalidad registrada durante la pandemia respecto a años anteriores y los muertos confirmados por coronavirus. Según el Sistema de Monitorización de la Mortalidad (MoMo), entre el 10 de marzo y el 31 de mayo murieron en España 43.657 personas más que el año pasado. Pero las cifras oficiales de muertes por COVID-19 con prueba diagnóstica es de 28.235 fallecidos.

3. El PP, al acusar al Gobierno de esta conspiración para esconder a los muertos, olvida tres claves fundamentales.

La primera, que difícilmente se puede esconder algo que está a la vista de todos. Los datos del MoMo no salen de ningún informe secreto: son oficiales y los proporciona un instituto público.

La segunda, que esa divergencia entre el exceso de mortalidad y los muertos de covid confirmados con una prueba diagnóstica no es una anomalía española, sino la tónica en todo el mundo.

La tercera, que la fuente de los datos oficiales de fallecidos no es tampoco el Gobierno: son las autonomías. Incluidas todas aquellas en las que el PP gobierna, como la Comunidad de Madrid.



4. Catalunya y Madrid lideran ese "abismo moral" que critica Cayetana Álvarez de Toledo. Más de un tercio de esas posibles víctimas de COVID-19 que no están registradas como tales murieron en Madrid, una región donde el Partido Popular gobierna desde hace un cuarto de siglo y que Pablo Casado pone como "ejemplo de gestión" frente a la pandemia.



5. Madrid es la segunda autonomía con más muertos sin identificar que probablemente fallecieron por la pandemia –o por el colapso sanitario provocado por la pandemia–. Y también la región donde la mortalidad se disparó más en toda España, según el MoMo.



6. Madrid también fue la autonomía donde más ancianos murieron en las residencias. Fallecieron el 17% de todos los residentes en apenas tres meses, el porcentaje más alto de toda España. Más de un tercio de todas las muertes en las residencias de toda España se registraron en la Comunidad de Madrid.



7. Los datos son apabullantes y muy claritos. Las manipulaciones del PP con estas cifras también son evidentes. En las últimas semanas, la derecha está difundiendo una estadística que retuerce la verdad de forma flagrante. Aquí un par de ejemplos.

8. La trampa es bastante burda. Esta clasificación ordena las comunidades en función de qué porcentaje de los mayores de 65 años falleció en las residencias respecto al total de muertos. Es un indicador que sirve de poco para mostrar lo que ocurrió y casi el único en el que Madrid sale relativamente bien parado, por dos motivos.

El primero, que solo cuenta como muertos por covid en Madrid a aquellos ancianos fallecidos que dieron positivo en una prueba PCR: apenas 1.252. Entre marzo y mayo, murieron más de 7.000 ancianos en los geriátricos de Madrid, pero solo se hizo pruebas a un pequeño porcentaje de estos fallecidos. Que en Madrid haya tantos muertos sin confirmar en las residencias –ni se les dio tratamiento ni se les hizo las pruebas– ayuda a que su posición en esta clasificación sea mejor.

El segundo, que en algunas comunidades, como Aragón, la inmensa mayoría de los muertos diagnósticados fallecieron en residencias. ¿Eso significa que la pandemia fue allí peor? Evidentemente no: en Madrid murió el 17% de los ancianos de las residencias, el peor porcentaje de todas las autonomías. Es casi el doble de la media española, que fue del 9%.


La mortalidad en las residencias de mayores en cada comunidad autónoma

Porcentaje (%) de residentes fallecidos en cada comunidad durante la crisis de la COVID-19. Aragón, Euskadi y La Rioja no han proporcionado sus cifras

Cada cuadrado representa el número de residentes totales frente a los fallecidos con COVID-19 confirmado, incluyendo casos sospechosos y los fallecidos por todas las causas

Fuente: datos recopilados por eldiario.es de las comunidades autónomas actualizados a la semana del 15 al 19 de junio


9. La campaña del PP acusando al Gobierno de mentir con los muertos tiene un objetivo evidente: esconder la nefasta gestión que hizo la Comunidad de Madrid de la pandemia y de las residencias de ancianos. Desviar la atención del verdadero escándalo: las órdenes para dejar sin asistencia médica a los ancianos sin seguro privado, que denuncian hasta sus propios socios de Gobierno en Madrid, los consejeros de Ciudadanos.

10. "Ya no se está dando tratamiento a los ancianos de residencias. Se les está dando terapia para infección bacteriana y si es un covid, mala suerte" (...) Las UCI se van a asignar por años de vida recuperables. Esto es horroroso".

Este vídeo del jefe médico del hospital Infanta Cristina de Parla (Madrid) es la enésima prueba que demuestra a las claras lo que pasó. La sanidad de Madrid colapsó. No había camas UCI. No había recursos.

11. En Lombardía (Italia), los hospitales también colapsaron. Pero la respuesta de las autoridades fue pedir ayuda. Llegaron refuerzos de otras zonas del país menos castigadas por la pandemia. También médicos de China, de Rusia, de Cuba… Algo inimaginable en el Madrid de Ayuso.

12. Madrid no pidió ayuda. Al contrario. La presidenta Isabel Díaz Ayuso se dedicó a negar la realidad y acusar a quienes decían lo contrario de mentir. "La sanidad madrileña no está colapsada como dicen los bulos", aseguraba el 21 de marzo la presidenta de Madrid. Un día antes, el 20 de marzo, su Gobierno había enviado a los hospitales y residencias de Madrid un protocolo prohibiendo el traslado de los ancianos de las residencias.

13. Dos días antes de tachar de "bulo" el colapso de la sanidad, el 19 de marzo, Ayuso había recibido en su correo electrónico un mensaje desesperado de una de las residencias abandonadas a su suerte. Ayuso nunca les respondió.

14. Un día después, el 22 de marzo, el propio consejero de su Gobierno de coalición –Alberto Reyero, de Ciudadanos– envió dos correos al consejero de Sanidad, del PP, advirtiendo que discriminar a los ancianos para que "fallecieran de forma indigna" era una decisión éticamente irresponsable y posiblemente ilegal.

15. El 19 de marzo, el consejero Alberto Reyero y el vicepresidente Ignacio Aguado, ambos de Ciudadanos, pidieron ayuda al Ejército para medicalizar las residencias. Ayuso se negó: "Esta petición no sirve porque el Ejército no tiene capacidad". Días después, le quitó al consejero Reyero las competencias sobre las residencias. Las asumió su consejero de Sanidad, no Pablo Iglesias, al que ahora el Gobierno de Madrid quiere culpar de este desastre en otro ejemplo más de zafia propaganda. Hasta la propia Ayuso admite, cuando se le escapa, que la gestión de la Sanidad y de las residencias siempre han sido competencias de la Comunidad de Madrid.

16. "Hemos puesto en marcha un plan de choque para medicalizar las residencias", aseguraba Díaz Ayuso el 26 de marzo. De ese supuesto plan, presentado a bombo y platillo, se encargaba la hija del privatizador de la Sanidad madrileña, Encarnación Burgueño: alguien de nula experiencia en estos temas, elegida a dedo por el Gobierno de Madrid y que tampoco tenía medios para afrontar un reto así. Burgueño bautizó su plan de choque como la 'operación bicho'. Fue un enorme fiasco.

17. El gobierno de Madrid no solo no pidió ayuda sino que su presidenta presumía en esas fechas de que sobraban los recursos. En una entrevista en el Financial Times el 24 de marzo, en pleno colapso de los hospitales, Isabel Díaz Ayuso aseguró que la sanidad madrileña estaría "en unos días" en condiciones de ayudar a otras regiones de España. Era otra mentira propagandística.

18. La realidad en las residencias de Madrid era muy distinta. "Nos encontramos fallecidos que llevaban entre siete y diez días sin recoger", explican hoy los bomberos.

19. "La práctica totalidad de las residencias ya están medicalizadas", aseguraba Isabel Díaz Ayuso el 17 de marzo durante una entrevista en Telecinco. Fue otra mentira más.

20. Lo más criticable no es que los hospitales madrileños colapsaran, como ha ocurrido con esta pandemia en muchas otras regiones del mundo. Lo realmente grave es otra cosa: que nadie en la Comunidad de Madrid diera la voz de alarma. Que no pidieran ayuda. Que negaran la realidad por una mezcla de soberbia y oportunismo político.

21. Era más importante mantener una ficción. El discurso triunfalista del "milagro de Ifema"; el mantra de que Madrid tiene "la mejor sanidad del mundo". Esa mentira política que pretendía hacer responsable al Gobierno central de los muertos, mientras eludía su propia responsabilidad.

22. La gestión de Ayuso en esta crisis resume 25 años de gobierno del PP en Madrid: maltrato de lo público, privatizaciones y propaganda a raudales. Pedir ayuda habría sido tanto como admitir una gran verdad: que esa sanidad castigada por los recortes y la falta de recursos había llegado a su límite.

Sobre este blog

Ignacio Escolar es periodista. Es el director de eldiario.es. Autor de escolar.net y analista político en La Sexta. Más en www.escolar.net/about.

Etiquetas
Publicado el
24 de junio de 2020 - 23:23 h

Descubre nuestras apps

stats