Bilbao saborea el regalo de Netflix con 'Intimidad': éxito mundial e imagen de modernidad para captar turistas

La serie ‘Intimidad’ fue en la semana de su estreno la más vista en Netflix -en todo el mundo- entre las de habla no inglesa. Entre el 13 y el 19 de junio registró más de 30 millones de reproducciones y el éxito ha continuado en los últimos días. Además de contar con un elenco eminentemente femenino encabezado por Itziar Ituño y de tratar un tema de rabiosa actualidad por el caso de Santi Millán, la producción de Txintxua Films ha tenido la virtud de ofrecer a Bilbao un escaparate internacional para promocionarse como una ciudad moderna y de bella arquitectura, con dinámicas políticas a lo ‘Borgen’. También ha llevado a España y al mundo una trama en la que el euskera se emplea con naturalidad por parte de los protagonistas.

Itziar Ituño: "Aunque llegue a lo más alto siempre voy a tener conciencia de clase"

Saber más

“Impacto” es la palabra más repetida por Xabier Ochandiano, concejal por el PNV de las áreas de Desarrollo Económico, Comercio y Empleo en la corporación real de Bilbao, que atiende a este periódico por teléfono para analizar las consecuencias de la serie. El edil, que asegura desconocer hasta dónde llegará el éxito y si empezarán a llegar turistas atraídos por el fenómeno lo mismo que San Juan de Gaztelugatxe ha sumado a sus encantos el haber sido Rocadragón en 'Juego de Tronos', destaca que el propio rodaje ya propició que “cien personas durante cien días” trabajaran en Bilbao y dinamizaran la ciudad. “Con todo lo que eso supone”, recalca. 

Ochandiano admite con orgullo que el Ayuntamiento se ha abierto de par en par -literalmente- para la producción. Las escenas se han rodado en el Salón Árabe -el lugar de mayor solemnidad-, en despachos, en dependencias administrativas y en los exteriores de los edificios municipales. La fidelidad es total, ya que ondean banderas de Bilbao, logotipos rojos y blancos con la B de la villa y hasta aparece de fondo un retrato del lehendakari, Iñigo Urkullu, idéntico al que todos los cargos públicos del PNV cuelgan en sus despachos oficiales. El concejal explica que se dio toda la “flexibilidad” posible a la serie y entiende que la propia convivencia entre el día a día de la Administración municipal, que evidentemente nunca se detuvo en 2021 mientras se grababan los capítulos, ha dotado de mayor realismo a las tramas.

El concejal, en todo caso, se abstiene de comentar la historia y explica que hay que interpretarla exclusivamente desde las licencias propias de una ficción. Ahora bien, en los últimos años Bilbao también ha visto crecer el protagonismo no de una “vicealcaldesa” pero sí de la “teniente de alcalde”, que al fin y al cabo es la misma figura. Amaia Arregi, mano derecha del alcalde Juan María Aburto, ha tenido que asumir el cargo en funciones por los problemas de salud del regidor bilbaíno. En Euskadi, sin embargo, nunca en democracia ha habido una alcaldesa en las capitales, tampoco en Vitoria o en Donostia. Eso sí, de 1969 a 1975 la franquista Pilar de Careaga fue regidora de Bilbao. Coincidencia o no, en la serie también se menciona un escándalo de políticos que se vacunaron contra la COVID-19 antes de tiempo cuando, en Euskadi, fueron dos exediles de Bilbao, en aquel momento gerentes de los hospitales locales de Basurto y Santa Marina, los casos más conocidos entre quienes se saltaron el protocolo.

Alfonso Gil, ahora ya senador pero durante el rodaje segundo teniente de alcalde de Aburto y líder de la parte socialista de la coalición de Gobierno, recuerda aquella época como unos días “llenos de cables” en los pasillos y despachos. “Pero no nos obstruyó”, señala también. “El Ayuntamiento, lógicamente, tiene unas dinámicas muy diferentes”, afirma Gil sobre la trama, en la que se insinúan casos de corrupción o chantajes. Y añade como ‘spoiler’: “El despacho del alcalde es muy muy distinto al que se ve”.  Para el socialista, la clave de esta serie es haber puesto en primera línea la importancia de no vulnerar la privacidad digital y Bilbao solamente ha sido un “marco” para contarlo.

Ochandiano subraya que no es el primer éxito para Bilbao en cuanto a producciones audiovisuales. Y augura que no será el último. Es algo buscado “desde 2015” con la creación de la denominada Bilbao Bizkaia Film Commission, una agencia pública compartida con la Diputación dedicada ‘ad hoc’ a captar rodajes. Según el balance presentado del último año completo, 2021, ni la pandemia impidió alcanzar un récord de rodajes, 161. “El impacto económico de esta actividad alcanzó los 13,85 millones de euros con 1.186 contrataciones asociadas a los rodajes en Bilbao y Bizkaia”, se explicó en su momento. Sobre 'Intimidad', la memoria de la Film Commission muestra que también pasó por las localidades vizcaínas Atxondo, Basauri, Derio, Getxo, Gordexola, Gorliz, Ibarrangelu, Leioa (por el palacio de Artaza, la segunda sede de la Presidencia vasca), Plentzia, Sopela, Sukarrieta y Zeanuri.

Uno de los puntos estrella en Bilbao es la antigua Alhóndiga, ahora llamada Azkuna Zentroa. Es allí donde la protagonista ve en pantalla gigante el giro de guion que justifica la serie. En esos planos se muestra la icónica piscina ubicada en el techo, una pileta que es transparente por debajo y que puede ser observada por los paseantes. “Estamos encantados con el resultado de la proyección y con la visibilidad del centro, así como por el éxito de la serie. Ha sido un enorme placer trabajar con la productora Txintxua, así como con Netflix”, señalan desde este recinto sociocultural del centro de la ciudad. Este periódico no ha logrado contactar con Txintxua Films para completar este reportaje.

Pero, ¿por qué Bilbao y no otra ciudad? ¿Cómo se elige el escenario para una serie? El concejal Ochandiano estima que, al menos en Euskadi, no hay competencia con Donostia o con otras ciudades para captar las superproducciones. “Si es bueno para Bilbao lo es para Donostia y al revés”, entiende. Donostia, en todo caso, dispone de su propia Film Commission. Y Vitoria ha trabajado mucho también en los últimos años merced al impulso de una saga de novelas, ‘El silencio de la ciudad blanca’, que han sido convertidas en películas. Belén Rueda, protagonista principal, es la imagen de la ciudad junto con una de las coprotagonistas de ‘Intimidad’, la vitoriana Patricia López Arnaiz.  

Daniel Solana, director de Basquetour (Agencia Vasca de Turismo), entiende que con “poco dinero” hay “retornos importantísimos” si se apuesta desde las instituciones por rodajes o producciones audiovisuales. Y no solamente habla de grandes producciones internacionales, sino de programas para Canal Cocina, por ejemplo. No sin polémica entre la oposición, ya que el asunto llegó al Parlamento, el consejero de Turismo, el socialista Javier Hurtado, participó incluso en una de las pruebas de la final del Masterchef de RTVE de 2021, rodada en Hernani, en Chillida-Leku. “Cuando vemos un retorno turístico claro, si podemos participar, participamos. Con poco, el retorno es muy grande”, insiste Solana. En su Departamento constan como hitos producciones como ‘La pequeña Suiza’, ‘Ane’, ‘Maixabel’ o una aún sin estrenar, ‘Balenciaga’, sobre el genio de la moda de Getaria y que tiene detrás a Disney+.

Entiende Solana, además, no hay que olvidar que el final de ETA -de octubre de 2011- ha hecho a Euskadi un destino más amable. “Desde 2011 a 2019, antes de la pandemia, claramente Euskadi lanzó un marca muy diferente, que era la real de los vascos, una marca amable, acogedora, gastronómica. Ahora en el Goierri hay cantidad de turistas de toda España”, apunta sobre la comarca guipuzcoana. En el caso de Bilbao, incide en que, debido al ‘efecto Guggenheim’, la ciudad se ha transformado y modernizado en todos los sentidos. El museo cumple 25 años este 2022 y ahora las instituciones de Bizkaia suspiran por un nuevo Guggenheim en Urdaibai, en Gernika y en Murueta, aunque con cierta oposición por sus posibles impactos ambientales en una zona protegida.

No obstante, al plano cultural y turístico se le añade un elemento marcadamente económico. Los rodajes generan recursos y las Haciendas recaudan más impuestos si se hacen en su jurisdicción. Y existen programas de bonificaciones para atraer a los productores que no se ocultan. Iñigo Garmendia, director del Departamento Legal y Fiscal de Norgestión, ofreció en fechas recientes una charla para la Film Commission donostiarra sobre esta materia y remarca que la competencia no se da entre territorios forales -cada uno tiene su normativa- ni entre ellos y España. Es una batalla de escala global. “Cuando en la ecuación entran las grandes plataformas, que saben lo que pasa aquí, en Hungría o en Grecia, la parte fiscal es muy importante para ellas”, sostiene. Sin revelar si ‘Intimidad’ se ha acogido o no al régimen foral, apunta como dato que la Agencia Tributaria incluye toda España como escenario posible de rodaje para acogerse a sus ayudas, también las comunidades de Euskadi y Navarra, por lo tanto. Además, los sistemas de bonificación son diferentes en el denominado “territorio común” que en las Haciendas forales, que emplean la figura de las AIE (Agrupaciones de Interés Económico). El marco, en todo caso, es muy complejo, ya que “se puede ser beneficiario del incentivo guipuzcoano tras haber rodado el 100% en Bilbao”.

“El turismo ha vuelto con fuerza. Posiblemente las personas que no conozcan la terraza y la hayan descubierto con la serie se podrán acercar y disfrutar”, confían en el Azkuna Zentroa sobre algunos de los escenarios del rodaje. Ni el Ayuntamiento de Bilbao ni el Gobierno vasco tienen aún datos fehacientes del efecto real de 'Intimidad' pero sí asumen que generará interés. “Esta historia no podría haber tenido mejor escenario. Por eso aquí va este tuit de apreciación de Bilbao”, ha escrito Netflix con dieciséis fotografías de la ciudad -y de sus alrededores- en una cuenta con 2,7 millones de seguidores.

La serie ‘Intimidad’ fue en la semana de su estreno la más vista en Netflix -en todo el mundo- entre las de habla no inglesa. Entre el 13 y el 19 de junio registró más de 30 millones de reproducciones y el éxito ha continuado en los últimos días. Además de contar con un elenco eminentemente femenino encabezado por Itziar Ituño y de tratar un tema de rabiosa actualidad por el caso de Santi Millán, la producción de Txintxua Films ha tenido la virtud de ofrecer a Bilbao un escaparate internacional para promocionarse como una ciudad moderna y de bella arquitectura, con dinámicas políticas a lo ‘Borgen’. También ha llevado a España y al mundo una trama en la que el euskera se emplea con naturalidad por parte de los protagonistas.

Itziar Ituño: "Aunque llegue a lo más alto siempre voy a tener conciencia de clase"

Saber más

“Impacto” es la palabra más repetida por Xabier Ochandiano, concejal por el PNV de las áreas de Desarrollo Económico, Comercio y Empleo en la corporación real de Bilbao, que atiende a este periódico por teléfono para analizar las consecuencias de la serie. El edil, que asegura desconocer hasta dónde llegará el éxito y si empezarán a llegar turistas atraídos por el fenómeno lo mismo que San Juan de Gaztelugatxe ha sumado a sus encantos el haber sido Rocadragón en 'Juego de Tronos', destaca que el propio rodaje ya propició que “cien personas durante cien días” trabajaran en Bilbao y dinamizaran la ciudad. “Con todo lo que eso supone”, recalca. 

Ochandiano admite con orgullo que el Ayuntamiento se ha abierto de par en par -literalmente- para la producción. Las escenas se han rodado en el Salón Árabe -el lugar de mayor solemnidad-, en despachos, en dependencias administrativas y en los exteriores de los edificios municipales. La fidelidad es total, ya que ondean banderas de Bilbao, logotipos rojos y blancos con la B de la villa y hasta aparece de fondo un retrato del lehendakari, Iñigo Urkullu, idéntico al que todos los cargos públicos del PNV cuelgan en sus despachos oficiales. El concejal explica que se dio toda la “flexibilidad” posible a la serie y entiende que la propia convivencia entre el día a día de la Administración municipal, que evidentemente nunca se detuvo en 2021 mientras se grababan los capítulos, ha dotado de mayor realismo a las tramas.

El concejal, en todo caso, se abstiene de comentar la historia y explica que hay que interpretarla exclusivamente desde las licencias propias de una ficción. Ahora bien, en los últimos años Bilbao también ha visto crecer el protagonismo no de una “vicealcaldesa” pero sí de la “teniente de alcalde”, que al fin y al cabo es la misma figura. Amaia Arregi, mano derecha del alcalde Juan María Aburto, ha tenido que asumir el cargo en funciones por los problemas de salud del regidor bilbaíno. En Euskadi, sin embargo, nunca en democracia ha habido una alcaldesa en las capitales, tampoco en Vitoria o en Donostia. Eso sí, de 1969 a 1975 la franquista Pilar de Careaga fue regidora de Bilbao. Coincidencia o no, en la serie también se menciona un escándalo de políticos que se vacunaron contra la COVID-19 antes de tiempo cuando, en Euskadi, fueron dos exediles de Bilbao, en aquel momento gerentes de los hospitales locales de Basurto y Santa Marina, los casos más conocidos entre quienes se saltaron el protocolo.

Alfonso Gil, ahora ya senador pero durante el rodaje segundo teniente de alcalde de Aburto y líder de la parte socialista de la coalición de Gobierno, recuerda aquella época como unos días “llenos de cables” en los pasillos y despachos. “Pero no nos obstruyó”, señala también. “El Ayuntamiento, lógicamente, tiene unas dinámicas muy diferentes”, afirma Gil sobre la trama, en la que se insinúan casos de corrupción o chantajes. Y añade como ‘spoiler’: “El despacho del alcalde es muy muy distinto al que se ve”.  Para el socialista, la clave de esta serie es haber puesto en primera línea la importancia de no vulnerar la privacidad digital y Bilbao solamente ha sido un “marco” para contarlo.

Ochandiano subraya que no es el primer éxito para Bilbao en cuanto a producciones audiovisuales. Y augura que no será el último. Es algo buscado “desde 2015” con la creación de la denominada Bilbao Bizkaia Film Commission, una agencia pública compartida con la Diputación dedicada ‘ad hoc’ a captar rodajes. Según el balance presentado del último año completo, 2021, ni la pandemia impidió alcanzar un récord de rodajes, 161. “El impacto económico de esta actividad alcanzó los 13,85 millones de euros con 1.186 contrataciones asociadas a los rodajes en Bilbao y Bizkaia”, se explicó en su momento. Sobre 'Intimidad', la memoria de la Film Commission muestra que también pasó por las localidades vizcaínas Atxondo, Basauri, Derio, Getxo, Gordexola, Gorliz, Ibarrangelu, Leioa (por el palacio de Artaza, la segunda sede de la Presidencia vasca), Plentzia, Sopela, Sukarrieta y Zeanuri.

Uno de los puntos estrella en Bilbao es la antigua Alhóndiga, ahora llamada Azkuna Zentroa. Es allí donde la protagonista ve en pantalla gigante el giro de guion que justifica la serie. En esos planos se muestra la icónica piscina ubicada en el techo, una pileta que es transparente por debajo y que puede ser observada por los paseantes. “Estamos encantados con el resultado de la proyección y con la visibilidad del centro, así como por el éxito de la serie. Ha sido un enorme placer trabajar con la productora Txintxua, así como con Netflix”, señalan desde este recinto sociocultural del centro de la ciudad. Este periódico no ha logrado contactar con Txintxua Films para completar este reportaje.

Pero, ¿por qué Bilbao y no otra ciudad? ¿Cómo se elige el escenario para una serie? El concejal Ochandiano estima que, al menos en Euskadi, no hay competencia con Donostia o con otras ciudades para captar las superproducciones. “Si es bueno para Bilbao lo es para Donostia y al revés”, entiende. Donostia, en todo caso, dispone de su propia Film Commission. Y Vitoria ha trabajado mucho también en los últimos años merced al impulso de una saga de novelas, ‘El silencio de la ciudad blanca’, que han sido convertidas en películas. Belén Rueda, protagonista principal, es la imagen de la ciudad junto con una de las coprotagonistas de ‘Intimidad’, la vitoriana Patricia López Arnaiz.  

Daniel Solana, director de Basquetour (Agencia Vasca de Turismo), entiende que con “poco dinero” hay “retornos importantísimos” si se apuesta desde las instituciones por rodajes o producciones audiovisuales. Y no solamente habla de grandes producciones internacionales, sino de programas para Canal Cocina, por ejemplo. No sin polémica entre la oposición, ya que el asunto llegó al Parlamento, el consejero de Turismo, el socialista Javier Hurtado, participó incluso en una de las pruebas de la final del Masterchef de RTVE de 2021, rodada en Hernani, en Chillida-Leku. “Cuando vemos un retorno turístico claro, si podemos participar, participamos. Con poco, el retorno es muy grande”, insiste Solana. En su Departamento constan como hitos producciones como ‘La pequeña Suiza’, ‘Ane’, ‘Maixabel’ o una aún sin estrenar, ‘Balenciaga’, sobre el genio de la moda de Getaria y que tiene detrás a Disney+.

Entiende Solana, además, no hay que olvidar que el final de ETA -de octubre de 2011- ha hecho a Euskadi un destino más amable. “Desde 2011 a 2019, antes de la pandemia, claramente Euskadi lanzó un marca muy diferente, que era la real de los vascos, una marca amable, acogedora, gastronómica. Ahora en el Goierri hay cantidad de turistas de toda España”, apunta sobre la comarca guipuzcoana. En el caso de Bilbao, incide en que, debido al ‘efecto Guggenheim’, la ciudad se ha transformado y modernizado en todos los sentidos. El museo cumple 25 años este 2022 y ahora las instituciones de Bizkaia suspiran por un nuevo Guggenheim en Urdaibai, en Gernika y en Murueta, aunque con cierta oposición por sus posibles impactos ambientales en una zona protegida.

No obstante, al plano cultural y turístico se le añade un elemento marcadamente económico. Los rodajes generan recursos y las Haciendas recaudan más impuestos si se hacen en su jurisdicción. Y existen programas de bonificaciones para atraer a los productores que no se ocultan. Iñigo Garmendia, director del Departamento Legal y Fiscal de Norgestión, ofreció en fechas recientes una charla para la Film Commission donostiarra sobre esta materia y remarca que la competencia no se da entre territorios forales -cada uno tiene su normativa- ni entre ellos y España. Es una batalla de escala global. “Cuando en la ecuación entran las grandes plataformas, que saben lo que pasa aquí, en Hungría o en Grecia, la parte fiscal es muy importante para ellas”, sostiene. Sin revelar si ‘Intimidad’ se ha acogido o no al régimen foral, apunta como dato que la Agencia Tributaria incluye toda España como escenario posible de rodaje para acogerse a sus ayudas, también las comunidades de Euskadi y Navarra, por lo tanto. Además, los sistemas de bonificación son diferentes en el denominado “territorio común” que en las Haciendas forales, que emplean la figura de las AIE (Agrupaciones de Interés Económico). El marco, en todo caso, es muy complejo, ya que “se puede ser beneficiario del incentivo guipuzcoano tras haber rodado el 100% en Bilbao”.

“El turismo ha vuelto con fuerza. Posiblemente las personas que no conozcan la terraza y la hayan descubierto con la serie se podrán acercar y disfrutar”, confían en el Azkuna Zentroa sobre algunos de los escenarios del rodaje. Ni el Ayuntamiento de Bilbao ni el Gobierno vasco tienen aún datos fehacientes del efecto real de 'Intimidad' pero sí asumen que generará interés. “Esta historia no podría haber tenido mejor escenario. Por eso aquí va este tuit de apreciación de Bilbao”, ha escrito Netflix con dieciséis fotografías de la ciudad -y de sus alrededores- en una cuenta con 2,7 millones de seguidores.

La serie ‘Intimidad’ fue en la semana de su estreno la más vista en Netflix -en todo el mundo- entre las de habla no inglesa. Entre el 13 y el 19 de junio registró más de 30 millones de reproducciones y el éxito ha continuado en los últimos días. Además de contar con un elenco eminentemente femenino encabezado por Itziar Ituño y de tratar un tema de rabiosa actualidad por el caso de Santi Millán, la producción de Txintxua Films ha tenido la virtud de ofrecer a Bilbao un escaparate internacional para promocionarse como una ciudad moderna y de bella arquitectura, con dinámicas políticas a lo ‘Borgen’. También ha llevado a España y al mundo una trama en la que el euskera se emplea con naturalidad por parte de los protagonistas.

Itziar Ituño: "Aunque llegue a lo más alto siempre voy a tener conciencia de clase"

Saber más

“Impacto” es la palabra más repetida por Xabier Ochandiano, concejal por el PNV de las áreas de Desarrollo Económico, Comercio y Empleo en la corporación real de Bilbao, que atiende a este periódico por teléfono para analizar las consecuencias de la serie. El edil, que asegura desconocer hasta dónde llegará el éxito y si empezarán a llegar turistas atraídos por el fenómeno lo mismo que San Juan de Gaztelugatxe ha sumado a sus encantos el haber sido Rocadragón en 'Juego de Tronos', destaca que el propio rodaje ya propició que “cien personas durante cien días” trabajaran en Bilbao y dinamizaran la ciudad. “Con todo lo que eso supone”, recalca. 

elDiario.es/Euskadi depende de ti

¡Te necesitamos!

Necesitamos tu apoyo para seguir elaborando contenidos de calidad. Puedes darte de alta como socio o, si ya lo eres, desde tu panel personal puedes dedicar parte de cuota específicamente a tu edición más cercana, a la de Euskadi. Ahora te necesitamos más que nunca.

Aquí tienes más contenidos que te pueden interesar: