Extremadura confirma un caso de ántrax cutáneo en una persona

Extremadura ha detectado dos casos de carbunco en equinos. Imagen de archivo

El consejero de Sanidad, José María Vergeles, ha confirmado este viernes un caso de ántrax o carbunco cutáneo en una persona del área de Salud de Don Benito-Villanueva, en la provincia de Badajoz, que está recibiendo tratamiento y que se encuentra en estado leve.

En el caso de contagios en animales, la Junta de Extremadura ha enviado a analizar cuatro muestras más al laboratorio especializado de Granada, aún sin resultados.

En declaraciones a Efe la Consejería de Agricultura ha manifestado que se siguen haciendo encuestas epidemiológicas y tomando muestras para poder encontrar el origen de un caso de ántrax detectado en una yegua en Navalvillar de Pela (Badajoz), notificado el 6 de septiembre, y conocer así el alcance de la infección. Pero el consejero extremeño de Sanidad ha restado importancia al caso detectado en humanos al ser leve, de tipo cutáneo, uno de los tres tipos de enfermedad de carbunco, junto con el digestivo y el sistémico, el más grave.

"Es impensable la posibilidad de transmisión de humano a humano, fundamentalmente hay que tener especial precaución en los trabajadores y trabajadores de explotaciones ganaderas, y en las que se haya confirmado algún caso de carbunco en animales tienen que tener especial cuidado y protegerse, pero no tiene ninguna importancia más, solo tratar de forma adecuada la enfermedad", ha asegurado Vergeles.

Una precaución que, según Agricultura, no ha llevado a suspender las inspecciones veterinarias en las ganaderías de la zona, aunque sí es posible que se haya "aplazado" alguna al próximo lunes.

Segundo caso en un equino de la zona

A pesar de ello, este viernes se ha conocido un segundo caso por carbunco bacteridiano en un equino y mantiene encuestas epidemiológicas para conocer el alcance de esta infección. Este caso, como ya ocurriera con el primero, se ha localizado en Navalvillar de Pela.

La Junta de Extremadura ya ha informado al Ministerio de Agricultura, mantiene un plan de vigilancia epidemiológica y ha realizado un encargo de emergencia a la empresa Tragsatec para hacer el seguimiento de todas las incidencias que puedan producirse como consecuencia de estos casos.

Según el Protocolo de Vigilancia Epidemiológica del Carbunco del Servicio Extremeño de Salud (SES), esta una infección afecta de forma natural a muchas especies de animales herbívoros, como ovejas, vacas y cabras y el grupo de riesgo son los ganaderos que trabajan con estos animales o veterinarios.

Las personas adquieren la infección por contacto, ingestión o inhalación de esporas, normalmente procedentes de animales infectados o sus productos.

Preocupación entre los veterinarios

Por otro lado, en declaraciones a Efe, el presidente del Colegio de Veterinarios de Badajoz, José Marín Sánchez, se ha mostrado extrañado de la "dispersión de la enfermedad" si se confirman los casos sospechosos, a la vez que se ha mostrado preocupado por su salida de terrenos carbuncosos.

Asimismo, ha asegurado que en los últimos días ha habido un "incremento grande de la mortalidad", principalmente en vacuno y equino, en ganaderías de la zona de Don Benito, Logrosán, Acedera, Navalvillar de Pela y Casa de Don Pedro.

En el caso de humanos, Sánchez ha dicho que solo hay confirmado un veterinario que participó en la necrosis de una vaca en el área de Don Benito, aunque dos veterinarias mostraron "cierta sintomatología" llegando a ser ingresadas por precaución tras intervenir en una necrosis equina.

Por ello, ha pedido precaución en una circular del Colegio de Veterinarios a estos profesionales "para que no se difunda la enfermedad" y ha asegurado que está en contacto permanente con la Consejería de Agricultura.

"El carbunco ha existido toda la vida, cada vez menos porque hay vacuna, está controlado y se sabe cuáles son los terrenos carbuncosos, pero llama la atención la dispersión de la enfermedad", ha señalado. En su opinión, "el carbunco no debe salir de la zona donde se diagnostica en teoría y si todo se hace como antaño, enterrando los cadáveres a profundidad y con cal viva, no debe haber ningún problema; ahora no sé cómo se hace".

También ha aparecido un caso en Ciudad Real, donde han fallecido unas 20 vacas, pero que, según ha dicho, se ha atajado y restringido el movimiento en la zona y está "perfectamente" controlada la situación, "lo que tiene que ocurrir aquí", ha dicho. En este último caso se cree que la bajada en el cauce del río Guadiana ha hecho posible que los animales accedieran a terrenos nuevos con bacilos carbuncosos que en contacto con el aire crea esporas para su infección.

Estos "campos malditos" son terrenos carbuncosos en los que pueden permanecer años esta bacteria y que provoca la muerte fulminante de los animales, ha explicado el presidente del colegio pacense. 

Etiquetas
Publicado el
10 de septiembre de 2021 - 20:07 h

Descubre nuestras apps