Un joven de Extremadura destina más de la mitad del sueldo al alquiler de su vivienda

Carteles de alquiler de viviendas

El 17,5 por ciento de los jóvenes extremeños están emancipados, dos puntos por encima de la media nacional (15,8 %) y sólo por detrás de Cataluña y las Islas Baleares, lo que se deben en "gran medida", a pesar de que sus trabajos son más "precarios", al bajo precio de la vivienda en Extremadura, según el nuevo informe del Observatorio de Emancipación Juvenil, que ha presentado el Instituto de la Juventud de Extremadura (CJEx).

Los datos regionales del segundo trimestre de 2020 han revelado que las mujeres tienden a emanciparse más que los hombres, en el caso de las extremeñas el 18,2 por ciento de ellas lo está, mientras que en el caso de los hombres es un 16,9 por ciento. Asimismo, las mujeres tienden a emanciparse más en pareja, ya que, según la investigadora María Flamarique, "son más dependientes económicamente" para poder vivir de manera independiente.

En cuanto a la edad, el porcentaje de emancipación de los jóvenes de 30 a 34 años es de un 78 por ciento, algo superior al conjunto estatal que es del 68,9 por ciento.

El informe también recoge que el 84,1 por ciento de la población joven reside en la misma provincia de nacimiento, mientras que un 9,2 ha cambiado. Además, un 6,8 por ciento son extranjeros y un 10,9 por ciento de la población que nace en Extremadura acaba viviendo en otras comunidades autónomas, algo que se incrementa con la edad.

En lo que respecta al mercado de trabajo, el cual va ligado a la posibilidad de emancipación, un 31,2 por ciento de la población activa de entre 16 y 29 años se encuentra trabajando, con una brecha de género "importante", ya que los hombres acceden al mercado laboral en mayor medida que las mujeres de su misma edad.

En este sentido, la tasa de paro juvenil en la región es del 37 por ciento, siete puntos por encima de la nacional; el 41,8 por ciento son mujeres y el 34,3 hombres.

Los contratos laborales que perciben los que encuentran trabajos son en un 66,6 por ciento en condiciones de temporalidad, algo que según la autora del estudio a la larga tiene "repercusiones" en las trayectorias vitales de la población joven que a menudo permanecen en el hogar familiar a la espera de mejores condiciones de trabajo.

Un joven extremeño tendría que destinar 2,5 años de su salario íntegro a la entrada de una vivienda de 45 metros cuadrados y el 53,3 por ciento para poder pagar el alquiler, por lo que la mayor parte de los jóvenes opta por compartir piso. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats