Ocho años de cárcel para el expresidente de Pescanova por manipular las cuentas para captar inversores

El antiguo presidente del grupo Pescanova Manuel Fernández de Sousa

En 2009 Alberto Núñez Feijóo dijo durante un discurso que el, por entonces, presidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa, era de esos empresarios que convierten los sueños en realidades. Aquel día se entregaba el Grelo de Ouro al directivo de una de las empresas que mayor poder han acumulado en las últimas décadas en Galicia. Hoy, la Audiencia Nacional lo ha condenado a ocho años de cárcel por falsear las cuentas de su empresa para atraer inversores que acabarían perdiendo todo su dinero. Junto a él otros 11 acusados han sido condenados a penas que van de los seis meses a los tres años y medio de prisión por las prácticas irregulares que pusieron en marcha con el fin de obtener financiación bancaria para la empresa manipulando los libros de la entidad.

Los magistrados de la Sección Cuarta de lo Penal absuelven a siete de los 19 acusados y condenan a los otros doce a penas sensiblemente inferiores a las solicitadas por las acusaciones, al entender que los delitos de falsedad en documento mercantil, estafa, falseamiento de cuentas anuales y falseamiento de información económica y financiera se cometieron en concurso medial y no pueden ser penados de manera independiente.

Además de las personas físicas, la Audiencia Nacional ha condenado, entre otras, a las personas jurídicas Pescanova SA y a BDO Auditores a penas de multa y a satisfacer diferentes cantidades en concepto de responsabilidad civil que, en algunos casos, llegan a los más de 51 millones de euros por las cantidades que acabaron perdiendo algunos de los inversores.

Prácticas irregulares

La sentencia, de 610 páginas, relata una serie de prácticas irregulares llevadas a cabo desde la dirección de Pescanova, a cuyo frente se encontraba su presidente ejecutivo y presidente del consejo de administración, Manuel Fernández de Sousa-Faro, que contaba con la colaboración de los responsables de los departamentos más relevantes, como el de administración, Alfredo Pérez Uros; el financiero, dirigido por Antonio Taboas, y determinados empleados de confianza como José Manuel Gil González o Ángel González Domínguez.

Los hechos probados de la sentencia relatan cómo, a consecuencia de la crisis financiera que empezó a detectarse en 2008, el presidente de la firma gallega, con el objeto de poder seguir disfrutando de la financiación bancaria de la que dependía Pescanova por el esfuerzo inversor ejercido en los años anteriores, planeó, junto con un grupo de personas de su confianza, entre los que se encontraban los responsables de los departamentos administrativos y financiero, seguir obteniendo financiación a través de una serie de mecanismos o prácticas irregulares con objeto de seguir obteniendo financiación bancaria.

Una vez obtenida esa financiación se llevaron a cabo otra serie de manipulaciones en las cuentas anuales u otros documentos oficiales que reflejaban la situación financiera de la empresa "para conseguir unos resultados positivos que no se correspondían con la situación real y, que, tras ser oficialmente publicados, permitían captar nuevos inversores y desplazar a la financiación bancaria y sus excesivas comisiones".

Etiquetas
Publicado el
6 de octubre de 2020 - 11:26 h

Descubre nuestras apps

stats