Un gran vertido de purín contamina la desembocadura del río Eo en Galicia y Asturias

La rotura de un colector de una balsa de purín de una ganadería de Guiar, en el municipio asturiano de Vegadeo, parece ser la causante del vertido de más de medio millón de litros al riachuelo de Ouria, afluente del río Eo, que afecta varios kilómetros de la desembocadura y a este ayuntamiento asturiano, además de Castropol y los gallegos de Trabada y Ribadeo.

Desde el Ayuntamiento donde se ha originado la contaminación se recomendaba a última hora del domingo suspender cualquier actividad empresarial en la desembocadura del Eo, además de evitar el baño en esta zona. Además, se asegura que el vertido no afectó ningún manantial de aguas de abastecimiento, ni municipal ni privado, aunque la posible llegada del purín a la ría podría complicar la situación y ampliar el veto al uso de playas, tal y como ha recomendado ya por precaución el Concello de Ribadeo.

Desde el 112 Galicia se aclara que miembros de Protección Civil, policía local, Guardia Civil, Guardacostas y técnicos de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico están tomando las medidas preventivas ante la posibilidad de que los restos de purín alcancen más lugares, así como a controlar la zona de captación del río.

No obstante, desde el Ayuntamiento de Ribadeo, su alcalde en funciones, Pablo Vizoso, ha transmitido "tranquilidad" a los vecinos y advierte de que, tras los análisis realizados, se ha confirmado que el agua de la traída no se ha visto afectada por el vertido, que se registró aguas abajo de la captación para consumo del Ayuntamiento de Ribadeo, en Vilarbetote (Trabada).

Como medida de "precaución", el Ayuntamiento recomienda evitar el baño en las playas de la ría de Ribadeo, la de los Bloques y el Cargadeiro, donde ya se han colocado carteles informativos para advertir de la situación, además de tener "precaución" con cualquier actividad que se realice en estas aguas. En la otra orilla, la asturiana, Castropol también ha vetado el baño en la ría por el momento.

El Ayuntamiento ha reclamado a la Consellería de Sanidade unos análisis, al margen de los habituales, en estas áreas de baño para determinar si han sido o no afectadas, mientras que la Confederación Hidrográfica del Cantábrico trabaja ya en la contención de la contaminación y en las pruebas que determinen cuál fue la afectación real, que podrían estar listas este martes.

En Trabada, el Ayuntamiento ha prohibido el baño en el río Eo y ha suspendido cualquier tipo de actividad de recreo en sus aguas, advirtiendo mediante carteles en varios lugares.

El vertido afecta a unos 10 kilómetros del tramo final del río Eo hacia su desembocadura en la ría de Ribadeo y fue descubierto en la parroquia de Abres, a pocos metros de la explotación ganadera que habría sido la responsable. Tuvo lugar en la madrugada del sábado al domingo, pero no fue detectada hasta por la mañana.

Etiquetas
Publicado el
26 de agosto de 2019 - 23:11 h

Descubre nuestras apps

stats