La Xunta deberá ampliar la distancia de seguridad entre alumnos en las aulas tras la reunión con el Gobierno central

Aula vacía de un colegio.

La Xunta de Galicia acuerda ampliar a un metro y medio la distancia de seguridad entre alumnos que estipulaba en su protocolo para el próximo escolar, de un metro. Así lo ha firmado este jueves el Gobierno gallego con el central y las comunidades en una reunión en la que se alcanzó un "protocolo de mínimos" para aplicar en todos los colegios del Estado. A mayores de las medidas recogidas en el documento, la Xunta extenderá en Galicia el uso obligatorio de mascarilla para los niños mayores de tres años.

Sanidad considerará brote en un colegio a partir de tres casos y solo se cerrará el centro si los contagios se descontrolan

Sanidad considerará brote en un colegio a partir de dos casos y solo se cerrará el centro si los contagios se descontrolan

El acuerdo fue anunciado por la conselleira de Educación, Carmen Pomar, y el conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuiña, en una comparecencia en la sede del Ejecutivo gallego en San Caetano (Santiago de Compostela). Siguiendo la línea del presidente Alberto Núñez Feijóo, ambos criticaron "la tardanza" del Gobierno central en realizar una propuesta a nivel estatal, aunque se mostraron "satisfechos" con las medidas alcanzadas. "Tendremos que realizar pocos cambios en el protocolo que ya habíamos aprobado para la comunidad", indicó Vázquez Almuiña. Sin embargo, la Xunta tendrá que introducir variaciones en algunos de los aspectos más criticados de su plan de regreso a las aulas, como la distancia mínima de un metro entre alumnos.

De esta manera, el próximo curso se establecerá una separación de metro y medio entre cada estudiante, aunque Carmen Pomar no especificó si sería una distancia medida desde el centro de las sillas, como en el anterior protocolo de la Xunta, o si se tomaría como referencia al propio alumno. Otra de las consideraciones que no se esclarecen para el regreso a los colegios es la de si se reducirá la ratio de estudiantes por aula, establecida en 25. Ante esta pregunta, la conselleira aseguró que en el documento presentado conjuntamente por los Ministerios de Educación y de Sanidad no se hacía referencia a esta cuestión.

Según Carmen Pomar y Vázquez Almuiña, 16 de las 17 autonomías -todas salvo País Vasco, que se abstuvo- apoyaron el protocolo presentado por el Gobierno de España, que tuvo que reconsiderar algunos puntos del documento tras la reunión con los departamentos autonómicos. Entre ellas, se pretendía hacer obligatorio la toma de temperatura antes de las jornadas escolares. Esa propuesta no salió adelante, según explicó el conselleiro de Sanidade, puesto que se temía que se acabaran formando aglomeraciones y se incrementara el riesgo de infección. Para detectar síntomas y evitar que los niños acudan a clase, serán los padres los encargados de cubrir una encuesta que recoja si sus hijos muestran alguna afección compatible con la enfermedad, en cuyo caso deberán permanecer en casa.

En cuanto al uso de mascarilla en las aulas, el protocolo en Galicia será ligeramente diferente a lo que se recoge en el acuerdo general. En este último se hace obligatoria la mascarilla para los mayores de seis años, algo que incluyó recientemente la Xunta en su plan. Jesús Vázquez Almuíña anunció que los niños de tres a seis años también deberán utilizarla "siempre que sea posible" en las aulas.

Etiquetas

Descubre nuestras apps