La Xunta propone ahora afrontar el caos en Atención Primaria redistribuyendo temporalmente al personal

El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, en el centro, durante la reunión del Consello.

La falta de profesionales, la sobrecarga de agendas y la dificultad para cubrir determinados puestos son problemas extendidos en la sanidad pública gallega. Las protestas organizadas por por diversas plataformas se reproducen en diferentes comarcas de la comunidad, tanto en ciudades como en localidades de tamaño menor. Tras una reunión entre la Xunta y el Consello Galego de Colexios de Médicos sobre la mesa quedaron subrayadas dos propuestas: hacer más fácil que los médicos del Servizo Galego de Saúde (Sergas) puedan trabajar también en la privada y una inconcreta reorganización de los centros de salud. Tampoco el presidente gallego, Alfonso Rueda, terminó de aclarar este jueves en qué consiste el enfoque, pero aseguró varias veces que no pasa por cerrar instalaciones y que la idea es “priorizar y redistribuir temporalmente” al personal entre los centros. La cuestión, dijo, está pendiente de negociación.

Secretario del Colegio de Médicos de Pontevedra: "Si la Xunta da una dotación económica adecuada, aparecen médicos"

Secretario del Colegio de Médicos de Pontevedra: "Si la Xunta da una dotación económica adecuada, aparecen médicos"

Las respuestas de Rueda a varias preguntas sobre este asunto en su comparecencia posterior a la reunión semanal del Consello de la Xunta tampoco concretaron cómo se articularía ese trasvase “puntual” de profesionales entre centros para evitar que empeore la situación en los que puedan perder durante un tiempo médicos. El presidente gallego asegura que tanto su equipo como los colegios médicos están de acuerdo en que la solución sería cubrir las vacantes que hay en el sistema -en el motivo por el cual no se cubren discrepan: la Xunta culpa al Gobierno central, al que pide ampliar las plazas de formación; sindicatos y entidades profesionales lo atribuyen a las condiciones laborales-. “Los colegios dicen que hablemos de medidas para que, si no se cubren, veamos cómo dar la atención de mejor calidad”, expuso. En el caso de los puntos de atención continuada (PAC) -las urgencias extrahospitalarias-, varios de los cuales se quedan con frecuencia sin médicos y a cargo solo de enfermeras, el presidente gallego también negó que vaya a haber cierres, pero se resignó a la situación con el argumento de que “es mejor que no tener ni siquiera eso”.

El punto de lo que significa la reestructuración de los centros de salud ha generado un nuevo desencuentro entre las entidades colegiales y la Xunta. Al término de la reunión entre Xunta y Consello de Colexios de Médicos, el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, dijo que estudiaría la posibilidad. Preguntado sobre si eso supondría un cierre de instalaciones o una concentración de servicios, respondió que era “una propuesta” de las entidades colegiales. La organización que agrupa a los colegios médicos gallegos se desmarcó este jueves de posibles clausuras y trasladó su malestar por las declaraciones de Comesaña. Las diferencias con el equipo de Sanidade llevaron al Colegio de Médicos de Pontevedra a romper relaciones con el Gobierno gallego.

Rueda señaló que, en efecto, los representantes médicos no plantearon cierres y repitió que tampoco está en la agenda de la Xunta. Lo consideró un “límite”. Las medidas a tomar, añadió, se plantearán a las organizaciones profesionales y a los sindicatos de sanidad. “Se habló de movimientos puntuales de recursos humanos”, insistió.

Sobre la otra propuesta comunicada públicamente, la de facilitar que los médicos compatibilicen la actividad en la sanidad pública y la privada, Rueda lo justificó con que hay profesionales que optan solo por la privada y esto funcionaría como una vía para que trabajen también en el sistema del Sergas.

El Consello aprobó este jueves una oferta pública de empleo (OPE) para personal del Sergas, pero la convocatoria es de estabilización y no incluye plazas nuevas de médicos. Son 2.568 plazas que se concentran sobre todo en dar estabilidad a personal de enfermería que ya trabaja en la sanidad pública. Rueda rechazó crear nuevas plazas de médicos con el argumento de que “el problema es que no hay personas que se presenten”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats