Campos de fútbol, remolques, aparcamientos, buques... El mundo se llena de hospitales de campaña y morgues improvisadas

La saturación de los hospitales por la pandemia del coronavirus está provocando que se tengan que habilitar a contrarreloj otras instalaciones para albergar a los enfermos. El pasado 22 de marzo llegaban los primeros pacientes al que es el hospital más grande de España (5.500 camas de hospitalización y cuidados intensivos), instalado en el recinto ferial de Ifema en tiempo récord. De esta forma se permite descongestionar los centros hospitalarios de la región trasladando allí a los pacientes con sintomatología leve. Ifema no es el único: buques, escuelas y estadios funcionarán como hospitales de campaña en distintas partes del mundo.

Londres ha anunciado que en los próximos días va a poner a disposición del Servicio Nacional de Salud británico (NHS), más de 4.000 camas y dos morgues en el que pretende ser "el proyecto sanitario más ambicioso desde la Segunda Guerra Mundial" en el país, según medios locales. Con más de 19.000 casos positivos en Reino Unido, la semana pasada el ministro de Sanidad británico, Matt Hancock, anunció que a lo largo de esta semana se abriría el hospital Nightingale, en homenaje a Florence Nightingale, precursora de la enfermería profesional moderna.

Instalado en el Centro de Exposiciones ExCel de Londres, pretende descongestionar los hospitales londinenses y alojar al personal sanitario, tanto civil como militar, que trabajará en el complejo durante las 24 horas, según informa The Guardian. El complejo estaría conectado por tierra, mar y aire (por su cercanía al aeropuerto Ciudad de Londres y al río Támesis) para facilitar la llegada de pacientes.

La apertura de este hospital de campaña no está exenta de polémica, pues ha habido quejas del personal sanitario porque no se prevé un refuerzo en el número de médicos sino una redistribución del personal. Aunque varias aerolíneas han anunciado que van a poner a disposición del gobierno a auxiliares de cabina para dar apoyo en tareas de enfermería y logística.

Además, 11.000 doctores jubilados y más de 20.000 estudiantes de medicina y enfermería se han propuesto como voluntarios para colaborar en la lucha contra el coronavirus. El NHS ha anunciado también que está previsto abrir dos hospitales de campaña más en Birmingham y Manchester con capacidad para 2.000 y 1.000 camas, respectivamente.

Hospitales, buques y camiones en Nueva York

A día de hoy, Nueva York es, con más de 33.000 positivos, uno de los principales focos del mundo. Más de 9.500 personas se encuentran hospitalizadas y se espera que la curva siga ascendiendo durante las próximas semanas. Este martes se abre en Central Park un hospital de campaña para albergar a los pacientes con coronavirus en la ciudad. Según el alcalde, Bill de Blasio, tendrá 68 camas y será una extensión del hospital Mount Sinai ubicado cerca del emblemático parque. La instalación de las carpas se está llevando a cabo por la organización humanitaria cristiana Samaritan's Purse y voluntarios de parroquias de la ciudad.

El hospital contará con una unidad de cuidados intensivos especializada en problemas respiratorios y con médicos y enfermeros expertos en enfermedades infecciosas, según ha explicado al canal local NY1 el jefe de la operación, el doctor Elliott Tenpenny. Las autoridades locales están valorando también si abrir otros complejos similares en Brooklyn, Queens, Staten Island y el Bronx para cubrir los cinco distritos de la ciudad.

Además, este lunes hemos podido ver una imagen imponente: la llegada a la bahía neoyorquina el buque de la Armada 'USNS Comfort' que, según Trump, aumentará la capacidad en 1.000 camas para descongestionar los hospitales. El contraalmirante del Comfort, John Mustin, y el propio gobernador, Andrew Cuomo, explicaron que no se dedicarán a tratar pacientes con COVID-19 sino a "liberar la presión" que sufren el resto de hospitales, recibiendo a otro tipo de enfermos para que estos "puedan enfocarse en esta pandemia".

El barco está también equipado con 12 quirófanos, un laboratorio médico, una farmacia y radiología digital, así como con dos instalaciones para la producción de oxígeno y una plataforma para el despegue y aterrizaje de helicópteros. Cuenta con 1.200 personas entre marineros y personal médico. 

Por otro lado, el hospital Bellevue de Nueva York volverá a ser el lugar en el que se ubique una morgue temporal, al igual que ocurrió tras los atentados terroristas del 11-S en 2001. El pasado martes llegaron a las inmediaciones del hospital dos camiones refrigerados y varias carpas que acogerán los cuerpos de los fallecidos, según ha informado The New York Post. En los próximos días está previsto que la imagen se repita por otros hospitales de Nueva York, que según los vecinos ya se está produciendo.

Según Bloomberg, la ciudad ha comprado 45 remolques refrigerados de camiones para cuando las morgues de los hospitales se vean abrumadas por la cantidad de muertos con coronavirus. Con ellos, además de la carpa improvisada en el mismo lugar que se utilizó durante los atentados del 11-S, la ciudad tendrá capacidad para albergar hasta 3.600 cuerpos.

Hospitales a contrarreloj en Italia

En Italia, el segundo país del mundo en contagios y  uno de los primeros en adoptar medidas drásticas para contener el coronavirus, la semana pasada atracó en el puerto de Génova el ferri 'Splendid' de la compañía Grandi Navi Veloci (GNV), que hasta hace pocos días cruzaba el Mediterráneo para transformarse en un hospital flotante. Según informa EFE, es el primer barco civil en Italia que se convierte en hospital y aseguran las autoridades sanitarias que es la mejor y más rápida opción para montar un centro sanitario. Hasta el momento hay 25 pacientes con síntomas leves en su interior pero tiene capacidad para 350.

En tierra también se están abriendo hospitales de campaña, como es el caso de Crema, una localidad de Lombardía -la región más golpeada por el coronavirus-, en el que el ejército, junto a la organización Samaritan's Purse, ha habilitado una unidad de terapia respiratoria con más de 60 camas. Ha sido en este hospital donde se han desplegado varias delegaciones de médicos cubanos que llegaron tras una petición de ayuda por parte del alcalde ultraderechista de la localidad.

Rusia también ha enviado personal sanitario al país, 104 personas, que han sido ubicadas en el hospital de campaña que se está ultimando en la Feria de Bérgamo. "Estará listo en unos días, con 140 camas, 72 de las cuales son de cuidados intensivos", comunicó este sábado vía Twitter el alcalde de la ciudad, Giorgio Gori, agradeciendo a los equipos de protección civil y voluntarios su labor "las 24 horas del día". Según indicó el director de la instalación, Sergio Rizzini, a medios locales, las obras se completarán este miércoles en un tiempo récord de ocho días. "Trabajamos en tres turnos de ocho horas sin pausas", explicó.

El hospital "tendrá amplios pasillos para el movimiento de las camas, y un camino de ida para los médicos y operadores con dos áreas de descontaminación". Habrá tres áreas según el riesgo de contagio: zona verde, zona amarilla y zona roja. "Cada vez que salgan de la zona roja, los médicos tendrán que tirar su ropa de trabajo y darse una ducha", aseguró Rizzini.

Aunque no se han instalado morgues en camiones frigoríficos como en Nueva York, desde Bérgamo dieron la vuelta al mundo las imágenes de camiones militares transportando féretros del cementerio de la ciudad a otras partes de Italia por el colapso en las funerarias  locales ante la gran cantidad de fallecidos por la pandemia.

También en Piacenza, capital de la provincia homónima situada en Emilia Romagna, el personal de Defensa construyó en solo en 72 horas un hospital de campaña, según informan medios locales. Funciona desde el 24 de marzo y cuenta con 40 camas que pueden ampliarse hasta 60, tres de ellas destinadas a cuidados intensivos. En él trabajan 40 miembros del servicio de salud militar con el objetivo de descongestionar las urgencias del principal centro hospitalario de la ciudad.

Escuelas reconvertidas en Gaza

En la Franja de Gaza, UNRWA, la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina, ha decidido reconvertir una de sus escuelas en un hospital para pacientes con coronavirus. Gaza, que sufre un bloqueo por parte de Israel desde hace varios años, cuenta ya con nueve positivos y un muerto con coronavirus. Con solamente dos camas por cada 100.000 habitantes y una población de dos millones de personas, la ONU ha alertado de que un brote de coronavirus en la región podría "colapsar el sistema sanitario".

Para actuar rápidamente contra el coronavirus en uno de los lugares más densamente poblados del mundo y en el que gran parte de sus habitantes tienen acceso limitado a agua potable y electricidad, la OMS ha decidido levantar un hospital de campaña en el cruce de Rafah, que conecta la franja con el Sinaí egipcio, con 40 camas, algunas de UCI. Además, el Hospital Europeo de Gaza se habilitará para cuando el de campaña esté completo.

Irán: 2.000 camas en 48 horas

El pasado miércoles el ejército iraní abrió un hospital de campaña, montado en 48 horas, en el Centro de Exhibiciones Internacional de Teherán, la capital del país, con 2.000 camas ya operativas pero ampliable con otras 1.000 más. El comandante de la unidad de biodefensa del Ejército iraní ha explicado que el complejo pretende "demostrar la capacidad del ejército y ayudar al sistema hospitalario nacional", según recogen medios locales.

Irán es uno de los países más golpeados por la epidemia en la región. Ha registrado más de 44.000 casos y casi 3.000 muertes relacionadas con la enfermedad COVID-19. Pese a que las autoridades explican que tienen la situación bajo control, el ministro de Sanidad ha explicado que más de 10.000 personas han necesitado ingreso hospitalario por el coronavirus. Ante el colapso de algunos hospitales, han dado orden al ejército de levantar otros complejos similares al de Teherán para hacer frente a la pandemia.

De sede del Mundial a hospital de campaña

En São Paulo, la ciudad brasileña más afectada por la pandemia con más de 300 positivos, el alcalde, Bruno Covas, anunció el pasado viernes que utilizará el complejo Anhembi, un enorme centro de convenciones de más de 400.000 metros cuadrados, donde se encuentra el Sambódromo, para instalar 1.800 camas para pacientes infectados con COVID-19.

Y no será el único gran complejo destinado a paliar el coronavirus en Brasil. En dos semanas estarán también disponibles 200 camas en una de las sedes del Mundial de fútbol de 1950, el estadio Pacaembú, también en São Paulo. De esta forma y contra el criterio de Bolsonaro, que cree que se están falseando los datos, las autoridades locales siguen aplicando medidas frente al coronavirus -ya anunciaron el cierre de escuelas y comercios no esenciales- y no descartan aumentar los hospitales de campaña si los contagios siguen creciendo.

Etiquetas
Publicado el
31 de marzo de 2020 - 22:29 h

Descubre nuestras apps

stats