La portada de mañana
Acceder
UP busca el apoyo del bloque de investidura en la ley del 'solo sí es sí'
Escrivá se abre a nuevas medidas para desbloquear la reforma de pensiones
OPINIÓN | 'Sánchez decreta un 155 para Igualdad', por Esther Palomera

Putin anuncia la “movilización parcial” de los rusos para la guerra de Ucrania y lanza una amenaza nuclear

Icíar Gutiérrez

0

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha anunciado este miércoles una “movilización parcial” de reservistas para la guerra en Ucrania, cuyo territorio invadió hace siete meses y donde sus tropas han sufrido reveses militares recientemente en el campo de batalla. También ha dado su apoyo explícito a las “votaciones” anunciadas por los líderes prorrusos de los territorios ocupados para anexionarse a Rusia y, con referencias expresas a los “diversos medios de destrucción” con los que cuenta, ha asegurado que “utilizará todos los medios a su alcance para proteger” su territorio. “No voy de farol”, ha agregado.

Macron dice que Rusia allana el camino para "otras guerras de anexión" en el mundo

Más

El mandatario ruso ha anunciado la medida en un discurso esperado, que ha durado siete minutos y ha sido retransmitido este miércoles por la mañana. No ha llegado a declarar un reclutamiento nacional completo. “Para proteger a Rusia, su soberanía e integridad, considero necesario apoyar la propuesta de movilización parcial”, ha dicho Putin. “Solo los ciudadanos que actualmente están en la reserva estarán sujetos al reclutamiento obligatorio y sobre todo aquellos que han servido en las filas de las fuerzas armadas y tienen ciertas profesiones militares y experiencia relevante”. Ha asegurado también que los llamados al servicio militar recibirán “una formación militar adicional” y “el estatuto y las prestaciones de los que prestan servicio por contrato”.

El jefe del Kremlin ha firmado este miércoles el decreto, que está redactado de manera amplia, sobre “la declaración de movilización parcial”. “Las medidas de movilización comenzarán hoy”, ha asegurado Putin.

Poco después del anuncio, el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, ha asegurado que los reclutas y los estudiantes no serán movilizados, y que solo estarán sujetos a ello quienes hayan prestado servicio, tengan formación militar y experiencia de combate. Según ha indicado en una entrevista televisada, unos 300.000 reservistas serán llamados a filas.

El abogado ruso Pável Chíkov señala que el decreto firmado por Putin está redactado “de la forma más amplia posible” y cree que permite la movilización de un número ilimitado. Según ha explicado en su canal de Telegram, el Ministerio de Defensa decidirá a quién, de dónde y en qué cantidad enviar a la guerra, y establecerá cuotas de movilización para cada región de Rusia. Los gobernadores serán responsables de su aplicación. “Las órdenes de movilización las recibirán los reservistas: son hombres que han servido en el ejército y que han firmado un contrato para permanecer en la reserva”, dice.

El decreto no dice que solo los militares de reserva están sujetos al servicio militar obligatorio, según recoge el medio independiente Meduza. Tampoco especifica una fecha de finalización de la movilización. Además, parte del decreto no ha sido publicado, en concreto el párrafo número siete. El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, ha dicho que se refiere al número de movilizados.

“Habrá que esperar a ver cómo se aplica la orden. Es posible que Rusia empiece movilizando una pequeña parte de los reservistas bajo las estrechas condiciones que mencionó Shoigu y luego la aumente con el tiempo en respuesta a los acontecimientos”, ha tuiteado el analista militar Rob Lee.

Durante el discurso, Putin ha arremetido contra Occidente –que ha apoyado a Ucrania con armas, dinero e inteligencia–, al que ha acusado de “ir demasiado lejos” y de un supuesto “chantaje nuclear”. “Quiero recordarles que nuestro país también dispone de diversos medios de destrucción, y algunos son más modernos que los de los países de la OTAN”, ha dicho. “Cuando la integridad territorial del país se vea amenazada, sin duda utilizaremos todos las armas a nuestro alcance para proteger a Rusia y a nuestro pueblo. No voy de farol”.

Impacto incierto

La movilización llega en un contexto en el que Putin recibe presión interna por las malas noticias en el frente tras la contraofensiva ucraniana que ha obligado a sus tropas a retirarse de parte del territorio ocupado. Un día antes, este martes, la Cámara Baja del Parlamento votó a favor de endurecer las leyes contra la deserción y la rendición.

Las fuerzas rusas han experimentado escasez de personal durante la invasión. El impacto que puede tener la medida en el campo de batalla es una incógnita. Hay expertos que han cuestionado que una movilización rusa tenga efecto inmediato en términos de detener el avance de las tropas de Kiev, y algunos también han resaltado los problemas de equipamiento y logísticos a los que se enfrenta el Ejército ruso. También ha habido informaciones sobre la baja moral entre algunas tropas.

Michael Kofman, experto sobre el Ejército ruso, ha explicado en Twitter que es probable que el primer límite de la movilización rusa “sea el rendimiento”. “El sistema tiene que convocar, alojar, entrenar, alimentar, equipar, etc. De ahí que la cifra de 300.000 de Shoigu sea probablemente teórica, mientras que la movilización real procederá como un proceso mucho más limitado y escalonado”. Cree que no está claro cuál es la capacidad del sistema para absorber a los oficiales y soldados movilizados, formarlos y equiparlos. 

“Es poco probable que la movilización genere nuevas unidades durante varios meses, e incluso entonces será mucho menor de lo que Moscú podría esperar. La movilización es un proceso coercitivo en la práctica y económicamente disruptivo. También depende de cómo los rusos decidan reaccionar”, dice Kofman. “La capacidad rusa de aplicar la movilización parcial es incierta, al igual que el tiempo que tardaría en producir resultados y la forma en que los rusos reaccionarían ante ella. Sin embargo, tampoco soy optimista en cuanto a la idea de que no supondrá ninguna diferencia. Hay que ser cauteloso”. 

El experto cree que la moral “seguirá siendo un problema” y que los próximos meses “siguen siendo una importante oportunidad” para que Ucrania recupere el territorio. “Durante el invierno, es probable que la contienda se defina más por el desgaste y la recomposición”. Y añade: “La movilización conlleva importantes riesgos políticos y desventajas para Moscú, pero podría ampliar la capacidad de Rusia para sostener esta guerra más que alterar el resultado”.  

En una entrevista con Associated Press, el analista político ruso Dmitry Oreshkin ha señalado que el anuncio no caerá bien en la población del país. “La gente evadirá esta movilización de todas las formas posibles, sobornará para salir de esta movilización, abandonará el país”.

“Es una señal de que tiene dificultades”

Autoridades ucranianas y occidentales se han tomado la medida de Putin como una señal de debilidad. El asesor del presidente ucraniano, Mijailo Podolyak, ha afirmado en declaraciones a Reuters que la movilización anunciada por Putin es un paso predecible e impopular y subraya que la guerra no se está desarrollando según el plan de Moscú. “[Es] Un llamamiento absolutamente predecible, que parece más bien un intento de justificar su propio fracaso. Está claro que la guerra no va de acuerdo con el escenario de Rusia y, por lo tanto, requirió que Putin tomara decisiones extremadamente impopulares para movilizar y restringir severamente los derechos de la gente”.

El ministro de Defensa británico, Ben Wallace, ha afirmado este miércoles que la movilización y la “anexión ilegal de partes de Ucrania” son una “admisión de que su invasión está fracasando”. “Él y su ministro de Defensa han enviado a decenas de miles de sus propios ciudadanos a la muerte, mal equipados y mal dirigidos. Ninguna amenaza ni propaganda puede ocultar el hecho de que Ucrania está ganando esta guerra, la comunidad internacional está unida y Rusia se está convirtiendo en un paria mundial”.

En la misma línea ha hablado John Kirby, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de EEUU, que ha declarado en la cadena ABC que el anuncio era esperado y que la cantidad anunciada, 300.000 reservistas, “es mucho, es casi el doble de lo que se comprometió en la guerra en febrero de este año”. “Es definitivamente una señal de que está teniendo dificultades. Se siente en desventaja, sobre todo en esa zona del noreste”, ha dicho Kirby, y ha agregado que Moscú ha sufrido “decenas de miles de bajas”, tiene poca moral y cohesión.

Shoigu ha reconocido que hasta ahora han muerto 5.937 militares rusos en Ucrania, una cifra muy inferior a las estimaciones occidentales sobre las pérdidas de Moscú. Se trata de la tercera vez que Rusia informa sobre sus bajas. La última actualización fue a finales de marzo, cuando el Ministerio de Defensa afirmó que 1.351 soldados rusos habían muerto en Ucrania.

Apoyo a la anexión

El anuncio se produce en el contexto de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, donde la invasión rusa ha sido objeto de amplias críticas internacionales, y un día después de que las regiones parcialmente controladas por Rusia en el este y sur de Ucrania anunciaran abruptamente planes para celebrar “votaciones” sobre unirse a Rusia. Este martes, Donetsk, Lugansk, Zaporiyia y Jersón anunciaron para esta misma semana el cuestionado referéndum que ya ha sido rechazado como ilegítimo y falso por Kiev y Occidente.

“Rusia no puede dejar que las personas cercanas a ella sean destrozadas por los verdugos y no responder a su deseo de determinar su propio destino”, ha dicho Putin, quien hace casi siete meses, cuando anunció el comienzo de la invasión, aseguró: “No es nuestro plan ocupar el territorio ucraniano”. 

“Haremos todo lo posible para garantizar condiciones seguras para la celebración de referéndums, para que las personas puedan expresar su voluntad. Y apoyaremos la decisión sobre su futuro, que será tomada por la mayoría de los residentes de las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, las regiones de Zaporiyia y Jersón”, ha agregado.

El expresidente Dmitri Medvédev, vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, dijo este martes que tales “votaciones” harían que las fronteras redibujadas fueran “irreversibles” y permitirían a Moscú utilizar “todas las fuerzas de autodefensa”. Según la inteligencia británica, la urgencia de estos cuestionados referéndums “está probablemente motivada por el temor a un inminente ataque ucraniano y por la expectativa de una mayor seguridad tras formar parte formalmente de Rusia”.

El discurso de Putin estaba previsto inicialmente para el martes por la noche, horas después de que las cuatro regiones ucranianas anunciaran sus planes. Sin embargo, el discurso se pospuso sin explicación, lo que provocó una oleada de especulaciones, informa The Guardian.

La invasión rusa de Ucrania ha dejado un reguero de destrucción, ha obligado a huir a millones de personas y se ha cobrado miles de vidas. La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha confirmado que al menos 5.916 civiles han muerto desde el inicio de la ofensiva, y un número mayor de heridos. Sin embargo, se da por hecho que las cifras reales son más elevadas.

¿Qué implica la “movilización parcial” rusa?

Esto es lo que sabemos:

- En esencia, una movilización significa reunir y preparar tropas para el servicio activo.

- En total, Rusia tiene previsto llamar a filas a 300.000 reservistas, según ha explicado el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, en una entrevista televisiva.

- Shoigu dice que la medida se aplica a quienes tienen experiencia militar previa.

- El ministro dice que no se llamará a filas a estudiantes y que los reclutas no serán enviados a la zona de “operaciones especiales”, como el Kremlin se refiere a la guerra, aunque hay quien se ha mostrado escéptico ante esta afirmación.

- Los llamados a filas, según Putin:

  • Recibirán formación antes de ser desplegados.
  • Recibirán el estatus y el pago del personal militar que sirve en las fuerzas armadas rusa bajo contrato.

- Según el decreto, que está redactado de forma amplia, los contratos de los soldados que luchan en Ucrania también se prorrogarán hasta el final del período de movilización parcial.

-Shoigu dice que Rusia necesita la movilización parcial para controlar la línea de contacto de 1.000 km y los territorios ocupados. 

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha anunciado este miércoles una “movilización parcial” de reservistas para la guerra en Ucrania, cuyo territorio invadió hace siete meses y donde sus tropas han sufrido reveses militares recientemente en el campo de batalla. También ha dado su apoyo explícito a las “votaciones” anunciadas por los líderes prorrusos de los territorios ocupados para anexionarse a Rusia y, con referencias expresas a los “diversos medios de destrucción” con los que cuenta, ha asegurado que “utilizará todos los medios a su alcance para proteger” su territorio. “No voy de farol”, ha agregado.

Macron dice que Rusia allana el camino para "otras guerras de anexión" en el mundo

Más

El mandatario ruso ha anunciado la medida en un discurso esperado, que ha durado siete minutos y ha sido retransmitido este miércoles por la mañana. No ha llegado a declarar un reclutamiento nacional completo. “Para proteger a Rusia, su soberanía e integridad, considero necesario apoyar la propuesta de movilización parcial”, ha dicho Putin. “Solo los ciudadanos que actualmente están en la reserva estarán sujetos al reclutamiento obligatorio y sobre todo aquellos que han servido en las filas de las fuerzas armadas y tienen ciertas profesiones militares y experiencia relevante”. Ha asegurado también que los llamados al servicio militar recibirán “una formación militar adicional” y “el estatuto y las prestaciones de los que prestan servicio por contrato”.

El jefe del Kremlin ha firmado este miércoles el decreto, que está redactado de manera amplia, sobre “la declaración de movilización parcial”. “Las medidas de movilización comenzarán hoy”, ha asegurado Putin.

Poco después del anuncio, el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, ha asegurado que los reclutas y los estudiantes no serán movilizados, y que solo estarán sujetos a ello quienes hayan prestado servicio, tengan formación militar y experiencia de combate. Según ha indicado en una entrevista televisada, unos 300.000 reservistas serán llamados a filas.

El abogado ruso Pável Chíkov señala que el decreto firmado por Putin está redactado “de la forma más amplia posible” y cree que permite la movilización de un número ilimitado. Según ha explicado en su canal de Telegram, el Ministerio de Defensa decidirá a quién, de dónde y en qué cantidad enviar a la guerra, y establecerá cuotas de movilización para cada región de Rusia. Los gobernadores serán responsables de su aplicación. “Las órdenes de movilización las recibirán los reservistas: son hombres que han servido en el ejército y que han firmado un contrato para permanecer en la reserva”, dice.

El decreto no dice que solo los militares de reserva están sujetos al servicio militar obligatorio, según recoge el medio independiente Meduza. Tampoco especifica una fecha de finalización de la movilización. Además, parte del decreto no ha sido publicado, en concreto el párrafo número siete. El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, ha dicho que se refiere al número de movilizados.

“Habrá que esperar a ver cómo se aplica la orden. Es posible que Rusia empiece movilizando una pequeña parte de los reservistas bajo las estrechas condiciones que mencionó Shoigu y luego la aumente con el tiempo en respuesta a los acontecimientos”, ha tuiteado el analista militar Rob Lee.

Durante el discurso, Putin ha arremetido contra Occidente –que ha apoyado a Ucrania con armas, dinero e inteligencia–, al que ha acusado de “ir demasiado lejos” y de un supuesto “chantaje nuclear”. “Quiero recordarles que nuestro país también dispone de diversos medios de destrucción, y algunos son más modernos que los de los países de la OTAN”, ha dicho. “Cuando la integridad territorial del país se vea amenazada, sin duda utilizaremos todos las armas a nuestro alcance para proteger a Rusia y a nuestro pueblo. No voy de farol”.

Impacto incierto

La movilización llega en un contexto en el que Putin recibe presión interna por las malas noticias en el frente tras la contraofensiva ucraniana que ha obligado a sus tropas a retirarse de parte del territorio ocupado. Un día antes, este martes, la Cámara Baja del Parlamento votó a favor de endurecer las leyes contra la deserción y la rendición.

Las fuerzas rusas han experimentado escasez de personal durante la invasión. El impacto que puede tener la medida en el campo de batalla es una incógnita. Hay expertos que han cuestionado que una movilización rusa tenga efecto inmediato en términos de detener el avance de las tropas de Kiev, y algunos también han resaltado los problemas de equipamiento y logísticos a los que se enfrenta el Ejército ruso. También ha habido informaciones sobre la baja moral entre algunas tropas.

Michael Kofman, experto sobre el Ejército ruso, ha explicado en Twitter que es probable que el primer límite de la movilización rusa “sea el rendimiento”. “El sistema tiene que convocar, alojar, entrenar, alimentar, equipar, etc. De ahí que la cifra de 300.000 de Shoigu sea probablemente teórica, mientras que la movilización real procederá como un proceso mucho más limitado y escalonado”. Cree que no está claro cuál es la capacidad del sistema para absorber a los oficiales y soldados movilizados, formarlos y equiparlos. 

“Es poco probable que la movilización genere nuevas unidades durante varios meses, e incluso entonces será mucho menor de lo que Moscú podría esperar. La movilización es un proceso coercitivo en la práctica y económicamente disruptivo. También depende de cómo los rusos decidan reaccionar”, dice Kofman. “La capacidad rusa de aplicar la movilización parcial es incierta, al igual que el tiempo que tardaría en producir resultados y la forma en que los rusos reaccionarían ante ella. Sin embargo, tampoco soy optimista en cuanto a la idea de que no supondrá ninguna diferencia. Hay que ser cauteloso”. 

El experto cree que la moral “seguirá siendo un problema” y que los próximos meses “siguen siendo una importante oportunidad” para que Ucrania recupere el territorio. “Durante el invierno, es probable que la contienda se defina más por el desgaste y la recomposición”. Y añade: “La movilización conlleva importantes riesgos políticos y desventajas para Moscú, pero podría ampliar la capacidad de Rusia para sostener esta guerra más que alterar el resultado”.  

En una entrevista con Associated Press, el analista político ruso Dmitry Oreshkin ha señalado que el anuncio no caerá bien en la población del país. “La gente evadirá esta movilización de todas las formas posibles, sobornará para salir de esta movilización, abandonará el país”.

“Es una señal de que tiene dificultades”

Autoridades ucranianas y occidentales se han tomado la medida de Putin como una señal de debilidad. El asesor del presidente ucraniano, Mijailo Podolyak, ha afirmado en declaraciones a Reuters que la movilización anunciada por Putin es un paso predecible e impopular y subraya que la guerra no se está desarrollando según el plan de Moscú. “[Es] Un llamamiento absolutamente predecible, que parece más bien un intento de justificar su propio fracaso. Está claro que la guerra no va de acuerdo con el escenario de Rusia y, por lo tanto, requirió que Putin tomara decisiones extremadamente impopulares para movilizar y restringir severamente los derechos de la gente”.

El ministro de Defensa británico, Ben Wallace, ha afirmado este miércoles que la movilización y la “anexión ilegal de partes de Ucrania” son una “admisión de que su invasión está fracasando”. “Él y su ministro de Defensa han enviado a decenas de miles de sus propios ciudadanos a la muerte, mal equipados y mal dirigidos. Ninguna amenaza ni propaganda puede ocultar el hecho de que Ucrania está ganando esta guerra, la comunidad internacional está unida y Rusia se está convirtiendo en un paria mundial”.

En la misma línea ha hablado John Kirby, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de EEUU, que ha declarado en la cadena ABC que el anuncio era esperado y que la cantidad anunciada, 300.000 reservistas, “es mucho, es casi el doble de lo que se comprometió en la guerra en febrero de este año”. “Es definitivamente una señal de que está teniendo dificultades. Se siente en desventaja, sobre todo en esa zona del noreste”, ha dicho Kirby, y ha agregado que Moscú ha sufrido “decenas de miles de bajas”, tiene poca moral y cohesión.

Shoigu ha reconocido que hasta ahora han muerto 5.937 militares rusos en Ucrania, una cifra muy inferior a las estimaciones occidentales sobre las pérdidas de Moscú. Se trata de la tercera vez que Rusia informa sobre sus bajas. La última actualización fue a finales de marzo, cuando el Ministerio de Defensa afirmó que 1.351 soldados rusos habían muerto en Ucrania.

Apoyo a la anexión

El anuncio se produce en el contexto de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, donde la invasión rusa ha sido objeto de amplias críticas internacionales, y un día después de que las regiones parcialmente controladas por Rusia en el este y sur de Ucrania anunciaran abruptamente planes para celebrar “votaciones” sobre unirse a Rusia. Este martes, Donetsk, Lugansk, Zaporiyia y Jersón anunciaron para esta misma semana el cuestionado referéndum que ya ha sido rechazado como ilegítimo y falso por Kiev y Occidente.

“Rusia no puede dejar que las personas cercanas a ella sean destrozadas por los verdugos y no responder a su deseo de determinar su propio destino”, ha dicho Putin, quien hace casi siete meses, cuando anunció el comienzo de la invasión, aseguró: “No es nuestro plan ocupar el territorio ucraniano”. 

“Haremos todo lo posible para garantizar condiciones seguras para la celebración de referéndums, para que las personas puedan expresar su voluntad. Y apoyaremos la decisión sobre su futuro, que será tomada por la mayoría de los residentes de las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, las regiones de Zaporiyia y Jersón”, ha agregado.

El expresidente Dmitri Medvédev, vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, dijo este martes que tales “votaciones” harían que las fronteras redibujadas fueran “irreversibles” y permitirían a Moscú utilizar “todas las fuerzas de autodefensa”. Según la inteligencia británica, la urgencia de estos cuestionados referéndums “está probablemente motivada por el temor a un inminente ataque ucraniano y por la expectativa de una mayor seguridad tras formar parte formalmente de Rusia”.

El discurso de Putin estaba previsto inicialmente para el martes por la noche, horas después de que las cuatro regiones ucranianas anunciaran sus planes. Sin embargo, el discurso se pospuso sin explicación, lo que provocó una oleada de especulaciones, informa The Guardian.

La invasión rusa de Ucrania ha dejado un reguero de destrucción, ha obligado a huir a millones de personas y se ha cobrado miles de vidas. La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha confirmado que al menos 5.916 civiles han muerto desde el inicio de la ofensiva, y un número mayor de heridos. Sin embargo, se da por hecho que las cifras reales son más elevadas.

¿Qué implica la “movilización parcial” rusa?

Esto es lo que sabemos:

- En esencia, una movilización significa reunir y preparar tropas para el servicio activo.

- En total, Rusia tiene previsto llamar a filas a 300.000 reservistas, según ha explicado el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, en una entrevista televisiva.

- Shoigu dice que la medida se aplica a quienes tienen experiencia militar previa.

- El ministro dice que no se llamará a filas a estudiantes y que los reclutas no serán enviados a la zona de “operaciones especiales”, como el Kremlin se refiere a la guerra, aunque hay quien se ha mostrado escéptico ante esta afirmación.

- Los llamados a filas, según Putin:

  • Recibirán formación antes de ser desplegados.
  • Recibirán el estatus y el pago del personal militar que sirve en las fuerzas armadas rusa bajo contrato.

- Según el decreto, que está redactado de forma amplia, los contratos de los soldados que luchan en Ucrania también se prorrogarán hasta el final del período de movilización parcial.

-Shoigu dice que Rusia necesita la movilización parcial para controlar la línea de contacto de 1.000 km y los territorios ocupados. 

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha anunciado este miércoles una “movilización parcial” de reservistas para la guerra en Ucrania, cuyo territorio invadió hace siete meses y donde sus tropas han sufrido reveses militares recientemente en el campo de batalla. También ha dado su apoyo explícito a las “votaciones” anunciadas por los líderes prorrusos de los territorios ocupados para anexionarse a Rusia y, con referencias expresas a los “diversos medios de destrucción” con los que cuenta, ha asegurado que “utilizará todos los medios a su alcance para proteger” su territorio. “No voy de farol”, ha agregado.

Macron dice que Rusia allana el camino para "otras guerras de anexión" en el mundo

Más

El mandatario ruso ha anunciado la medida en un discurso esperado, que ha durado siete minutos y ha sido retransmitido este miércoles por la mañana. No ha llegado a declarar un reclutamiento nacional completo. “Para proteger a Rusia, su soberanía e integridad, considero necesario apoyar la propuesta de movilización parcial”, ha dicho Putin. “Solo los ciudadanos que actualmente están en la reserva estarán sujetos al reclutamiento obligatorio y sobre todo aquellos que han servido en las filas de las fuerzas armadas y tienen ciertas profesiones militares y experiencia relevante”. Ha asegurado también que los llamados al servicio militar recibirán “una formación militar adicional” y “el estatuto y las prestaciones de los que prestan servicio por contrato”.