El voto 'perdido' de las candidaturas a la izquierda del PSOE en Madrid: más del 50% en algunas ciudades

El PSOE recuperó la primera posición en buena parte de los municipios de Madrid.

La barrera del 5% para obtener representación en Madrid fue uno de los grandes temas del cierre de campaña. La candidatura Madrid en Pie, encabezada por el exconcejal Carlos Sánchez Mato, se quedó fuera del Ayuntamiento con un 2,6% de los votos, aunque si esas papeletas hubieran sido para Más Madrid, no habría bastado para que Manuela Carmena llegara a la mayoría. La división de la izquierda propició que 42.855 papeletas quedaran en papel mojado en la capital, pero no es el único caso: en algunas de las ciudades más grandes de la Comunidad, como Alcalá de Henares o Torrejón de Ardoz, el número de votos sin representación es casi idéntico al de votos con representación.

MAPA | Los resultados del 26M, municipio a municipio

Más allá de la división, los resultados apuntan a un importante retroceso del espacio político en el que se mueven Más Madrid, Podemos o IU en la región, paralelo a la subida de dos puntos del PSOE, que ha recibido 100.000 votos más entre todas las elecciones municipales (20,96%). En 2015, Podemos -que apenas había cumplido dos años- se encontraba en plena ebullición, pero carecía de implantación local, lo que descartó que el partido se presentara bajo su propia marca y llevó a que se configuraran las llamadas candidaturas de unidad popular.

Estas listas consiguieron ganar en ciudades de toda España, como Barcelona, A Coruña o Cádiz, bautizadas como ‘Alcaldías del cambio’. En la Comunidad de Madrid, con la capital como punta de lanza, el fenómeno tuvo especial relevancia con réplicas que consiguieron ganar alcaldías en Ciempozuelos o Pinto, o ser decisivos para el gobierno municipal, como el caso de Getafe. Cuatro años después, no solo ha cambiado el tablero político, sino también la configuración de aquellas candidaturas: prácticamente ninguna ha resistido el paso del tiempo y, o bien han cambiado de marca, o se han dividido en varias listas.

Pese a que debate sobre la división de la izquierda se ha focalizado en la ciudad de Madrid, donde viven cerca de 3,2 millones de personas, lo cierto es que esa fragmentación también se ha extendido a otras localidades madrileñas, donde los votos sin representación han sido superiores a los de la capital. Allí, el pasado domingo Más Madrid obtuvo 503.990 apoyos -único lugar en el que quedó en primer puesto-, por lo que los votos que no se tradujeron en concejales -los de Madrid en Pie- apenas fueron del 10% entre quienes votaron a la izquierda del PSOE. Al haber únicamente dos candidaturas, el voto se concentró en Carmena. Pero la capital es una excepción.

La atomización, que suele aumentar a mayor tamaño del municipio, ha propiciado un agujero de sufragios de izquierda mucho más grande (en términos porcentuales) en el resto de grandes ciudades de la Comunidad. De hecho, candidaturas como Madrid en Pie o Actúa apenas han conseguido obtener concejales cuando no se han presentado en confluencia.

Torrejón de Ardoz (129.729 habitantes) ha sido uno de los casos más significativos en lo que a voto perdido se refiere. Si bien los votos de Podemos (4.027) han servido para obtener dos concejales, estos han sido menos que los de las otras tres candidaturas de la izquierda, que se han quedado fuera. El total de sufragios entre IU-Madrid en Pie (4,45%), Vecinas por Torrejón-Más Madrid-Equo (2,69%) y Actúa-La Izquierda Hoy-Los Verdes (0,36%) es de 4.382, unos trescientos más que los de Podemos. Frente a los dos concejales obtenidos el 26M, en los últimos cuatro años en Torrejón ha habido nueve concejales electos a la izquierda del PSOE: siete de Sí Se Puede, dos de Ganar Torrejón (IU-Equo).

El empate entre el voto representado y el que no

En Alcalá de Henares (tercera ciudad de la región, con 193.751 habitantes) prácticamente hubo el mismo número de votos con representación para la izquierda -los 6.675 de Podemos-IU, que reportan dos concejales- que sin ella. La suma de Somos Alcalá, Más Madrid y Actúa-La Izquierda Hoy-Los Verdes, ninguno de los cuales ha obtenido edil, queda medio millar por debajo que el resultado de Podemos-IU. Si los ediles de Somos Alcalá (siete) e IUCM (uno) sumaron ocho en los anteriores comicios, ahora este espacio se ha visto reducido a los dos de Podemos-IU.

La historia se repite en Alcobendas (116.037 habitantes). Allí también ganan representación prácticamente el mismo número de papeletas que las que no: solo obtuvo un concejal Podemos, con 3.126 votos (5,71%), mientras que Más Madrid (3,03%) e IU-Madrid en Pie (2,38%) no alcanzaron esa cantidad por apenas dos centenares de sufragios. La representación de la izquierda era hasta ahora de cuatro concejales (los tres de Sí Se Puede, más el de IUCM), por lo que se ha visto reducida a la cuarta parte para la próxima legislatura.

Algo similar también ocurrió el pasado domingo en Fuenlabrada (193.596 habitantes), donde el PSOE recabó uno de sus mejores resultados de la región: creció diez puntos y obtuvo una sólida mayoría absoluta, con 16 de 27 ediles. A su izquierda, solo Podemos-IU-Ganar Fuenlabrada tuvo los suficientes apoyos -5.739- para ganar dos asientos en el Pleno del consistorio. Mientras, se perdieron los más de 5.000 votos repartidos entre Más Madrid, Equo y Actúa-La Izquierda Hoy-Los Verdes. Al igual que en los dos casos anteriores, una de cada dos papeletas de este lado del espectro se queda sin representación. Lo que en 2015 eran cinco concejales -cuatro de Ganar Fuenlabrada, uno de IUCM- a la izquierda del PSOE, ahora serán dos.

La factura de la división en el sur

En Getafe (189.747 habitantes), La Izquierda Hoy sí obtuvo representante, al ir integrado como independiente en el puesto 6 de la candidatura del PSOE. No obstante, se quedaron fuera los votos de Impulsa Getafe (3,89%), IU-Madrid en Pie (2,64%) y Actúa-Los Verdes (0,85%), que sumaban en total unas 7.000 papeletas. A su vez, la candidaturas con representación superaron los 16.000 respaldos, repartidos entre Podemos-Equo (cuatro concejales, 12,49%) y Más Madrid Compromiso por Getafe (un concejal, 5,54%), que contrastan con los ocho que había hasta ahora, divididos entre Ahora Getafe (siete) e IUCM (uno).

Mientras, en Alcorcón (169.502 habitantes) solo obtuvo representación Ganar Alcorcón, que cosechó cinco concejales con 15.477 votos (17,71%); es decir, tres de cada cuatro de las papeletas a la izquierda del PSOE. Más Madrid rozó la barrera mínima con un 4,71%, por lo que sus 4.117 sufragios se quedaron sin entrar en el Ayuntamiento. Tampoco los de Los Verdes-Grupo Verde (0,87%), Actúa-Los Verdes (0,57%) y La Izquierda Hoy (0,43%). La pérdida de concejales en este espacio político ha sido de un asiento -el de IUCM- respecto a 2015, ya que Ganar Alcorcón ha mantenido su resultado.

Mismo esquema para Parla (128.256 habitantes) en cuanto a votos sin representación, con una proporción de uno de cada cuatro. Podemos-IU (14,87%) y Mover Parla (6,42%) suman algo menos de 10.000 apoyos, frente a los casi 3.000 que se reparten Más Madrid (4,77%) y Actúa-La Izquierda Hoy-Los Verdes (1,59%), sin sitio en el consistorio. En 2015, las fuerzas de izquierdas ganaron de forma abrumadora las elecciones, pero desde entonces ha gobernado el PP, que quedó en primer lugar con siete ediles. De 27 concejales a elegir, seis fueron para Mover Parla, otros tantos para Cambiemos Parla y tres para IUCM, además de los cinco del PSOE. La falta de acuerdo entre estas candidaturas hizo que la Alcaldía fuera para el PP. Hoy, las tres derechas suman doce concejales -a dos de la mayoría-, el PSOE ha duplicado apoyos y, a su izquierda, los concejales se han visto reducidos a la tercera parte.

Las seis candidaturas a la izquierda del PSOE que se habían presentado en Móstoles, segunda ciudad de la Comunidad (207.095 habitantes), habían despertado el temor a que la fragmentación les hiciera perder fuerza en el consistorio. Pero no ha sido así, y eso que el escenario de división era de los mayores entre los municipios madrileños. La respuesta está en la concentración del voto en dos candidaturas. Más de 15.000 papeletas obtuvieron representación, las de Más Madrid, con unos 8.133, y Podemos, con 7.103, por lo que se repartieron dos ediles por lista. Al otro lado, quedaron cuatro candidaturas (IU-Madrid en Pie, La Izquierda Hoy-Ganar Móstoles, Ganemos y Socialismo Mostoleño) que recogieron en total casi 4.000 votos y, en ningún caso, alcanzaron la barrera del 5%. El resultado es que uno de cada cinco votos se quedó fuera del Ayuntamiento. Esto no evita el agravio comparativo respecto a 2015, cuando la izquierda del PSOE obtuvo ocho concejales (seis de Ganar Móstoles y dos de IUCM) que ahora serán la mitad.

La excepción de Leganés: solo el 0,83% se quedó fuera

Leganés (186.552 habitantes) ha marcado la diferencia en la rentabilidad del voto a la izquierda del PSOE. En comparación con las diez grandes ciudades de la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento de Leganés es en el que menos papeletas de este espacio quedan sin representación. Son las de La Izquierda Hoy, que apenas suman 800 (0,86%). En esta ciudad había cuatro candidaturas en un inicio, pero Actúa decidió retirarse ante la “falta de expectativas”.

Quienes sí han obtenido concejales han sido Podemos-IU (tres, con el 11,15%) y Más Madrid-Leganemos (dos, con el 7,31%). Aunque el descenso de ediles respecto a la anterior legislatura sigue la tendencia de los otros municipios mencionados, lo hace en un grado menor, pasando de siete a cinco.

Etiquetas
Publicado el
2 de junio de 2019 - 20:38 h

Descubre nuestras apps

stats