Tres formas muy diferentes de tomar una misma copa

Uno de mis deportes favoritos es entender cómo el ser humano tiene la capacidad de reinventarse de continuo. Siempre hay alguien que me sorprende y cada vez que eso ocurre me siento en la obligación interior de entender cómo ha llegado hasta ello. ¿Por que alguien ha sido capaz de reinventar algo como un bocata clásico, un vestido de lo más vintage o un viejo local?.

Y en esa estaba. Me gusta tomar un gin tonic de vez en cuando. Reconozco que soy fiel a una marca: G’Vine con Nordic Blue (la tónica azul). Este es el punto de partida. La esencia.

El Bristolbar en Almirante 20, es uno de mis sitios favoritos para tomar una copa los viernes después de trabajar, aunque mi trabajo no tiene horarios, me gusta disfrutar con amigos que trabajan en empresas y que los viernes por la tarde suelen, por lo general, estar libres.

Es uno de esos sitios que te preparan millones y millones de tipos de Gin Tonic diferentes porque tienen ginebras de prácticamente todo el mundo. Ellos les ponen frutos rojos. Y a mi, me vuelve loca.

Nigth.

Sin ir mucho más lejos, me quedo con el Ginseng Bar en barquillo 26 prácticamente a 400 metros del Café Olivier que sabe Dios que destino le sucederá (posiblemente el mejor Brunch de Madrid) por culpa de los vecinos Divas y de la crisis.

Muchos días el afterwork llega hasta la noche, y allí es donde lo sirven con cardamomo y uva. Personalmente no puedo con el Cardamomo pero reconozco que es fascinante su manera de prepararlo.

Pero el mejor de todos, para mi es….

At home.

Hogar dulce hogar. Me encanta cuando mi pareja lo prepara con tónica azul, con mucho, mucho limón que con la mezcla perfumada del G’Vine le da un toco acido-oloso muy muy curioso y sorprendente para el paladar.

Ya sabes, plantea tres posibles opciones para tomar siempre lo mismo. Fiel a ti.

Etiquetas
Publicado el
30 de mayo de 2014 - 18:30 h

Descubre nuestras apps

stats