Abuelo y nieta documentan en un libro 36 especies de aves en el parque Agustín Rodríguez Sahagún

Petirrojo del Agustín Rodríguez Saghagún

Nadie podría decir que Antonio Ortiz es un jubilado a tenor de la frenética actividad vecinal que desarrolla cada semana en la Casa Vecinal de Tetuán, situada en el barrio de Berruguete. Sin embargo, por una vez, se ha embarcado en una empresa que aúna perfectamente una actividad propia de jubilado y el compromiso con el distrito de Tetuán.

Aquejado de ciertos problemas de salud, el médico le recetó pasear. Y como Antonio lo hace todo muy en serio, dedicó parte de su tiempo a hacer largas caminatas por el parque Rodríguez Sahagún.

“Me compré una cámara y me puse a hacer fotos a la flora del parque primero, y luego a las aves”, explica Ortiz. En algunos de esos paseos le acompañó Clara Jiménez Ortiz, su nieta de ocho años. Pronto empezaron a documentar los pájaros juntos, “cada uno a su aire, yo con la cámara de fotos y ella dibujándolos”.

El resultado final es un libro, elaborado al alimón con Clara y en el que colaboran otros locos de los pájaros. El nombre del libro delata la condición de historiador de Antonio Ortiz Mateos: Aves en la Huerta del Obispo (Parque Agustín Rodríguez Sahagún). Antes que el parque estaba la Huerta. Se presenta este domingo a las 12.00 en la Casa Vecinal de Tetuán, que acogerá también una exposición con las fotografías y los dibujos que conforman la publicación.

Aunque resulte llamativo para los no iniciados en el mundo de las aves, Antonio ha identificado unas 36 especies de ave diferentes en el Rodríguez Sahagún. “Sobre alguna de ellas hay discrepancias, pero ese es el número al que hemos llegado, nos ayudan a identificarlos algunas personas entendidas en el tema, incluso un campeón del mundo de observación, que estará con nosotros el día de la presentación”.

Los dibujos de Clara son de bella factura infantil y precisos a la hora de señalar las características de cada especie. “Algunas personas expertas han identificado las aves viendo el dibujo, sin la foto”, cuenta Antonio con orgullo de abuelo. La nieta, por su parte, también está orgullosa del trabajo hecho junto a su abuelo y hasta le ha llevado el libro a su profesora.

A la vez que Antonio y su nieta Clara emprendían sus paseos, la fiebre de la ornitología ha anidado en el entorno de la Casa Vecinal. Recientemente organizaron un paseo por el propio parque Agustín Rodríguez Sahagún para observar las aves in situ, al que acudieron muchos vecinos; el pasado lunes acogieron una charla sobre los mochuelos de la Dehesa de la Villa, y también se han involucrado en la denuncia de la caza furtiva de jilgueros en el Rodríguez Sahagún.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats