Tetuán afronta el comienzo de curso con obras sin acometer en centros escolares y servicios públicos cerrados

Calle de Alejandro Rodríguez, donde está el CP Ignzacio Zuloaga, en obras

Luis de la Cruz


0

Según un artículo de datos publicado por el diario El Mundo esta semana, el distrito de Tetuán está a la cola de los servicios públicos de Madrid. En una estimación para cada 50.000 habitantes que tiene en cuenta el número de bibliotecas, centros de salud, centros educativos, hospitales y zonas verdes, el que acumula menos “unidades de servicios públicos” es nuestro distrito (seguido de Carabanchel y Retiro).

El problema es que ni siquiera son todos los que son ni todos están plenamente disponibles para los habitantes del distrito. Como veremos a continuación, la maquinaria pública tetuanera se está desperezando despacio este mes de septiembre y parece andar con el motor gripado, aquejada de algunos problemas que ya vienen de tiempo atrás y no terminan de solucionarse.

Con el principio de las clases, cierra la Biblioteca Pública María Zambrano por tiempo indefinido para llevar a cabo unas obras que no pocos vecinos se preguntan por qué no comenzaron en verano. Aviso: quienes tengan que devolver libros del préstamo de verano tienen hasta el día 9 para hacerlo.

También empiezan con obras a las puertas del centro los alumnos y alumnas del cercano colegio Ignacio Zuloaga. Las familias han encontrado en el primer día de clase, entre curiosas y pasmadas, que la calle del colegio está levantada desde el pasado día cinco para acometer una renovación de las aceras. La historia reciente de la calle Alejando Rodríguez es la de un continuo ir y venir de noticias contradictorias acerca de la semipeatonalización de la vía para facilitar la entrada al centro. Esta se aprobó en Junta de Distrito y también fue una medida propuesta dentro de los Planes de Barrio de Bellas Vistas. En diferentes reuniones con la Asociación Vecinal Cuatro Caminos Tetuán y el AMPA del colegio público se habló de distintas opciones (se dijo que ya estaba previsto por Obras y también que la Junta valoraba una operación de urbanismo táctico para acometerla). Ahora, se encuentran con la calle, cuyas aceras estaban en buen estado y tiene la calzada recién asfaltada, levantada. ¿Se trata de operaciones previas a la instalación de una señalización como calle escolar? ¿Obras rutinarias? ¿Anticipan la prometida semipeatonalización? Veremos.

También en el barrio de Bellas Vistas, encontramos una deuda en forma de obras no realizadas. El muro de contención del patio del colegio público Doctor Federico Rubio, que da a la calle Pablo Iglesias, presenta un preocupante combamiento y una profunda grieta. Según explicó la Asociación Vecinal Cuatro Caminos Tetuán, este verano no pudo hacerse en el centro el clásico campamento de verano organizado por la asociación porque se iba a acometer la obra del muro. Sin embargo, hoy han empezado las clases con la calle Pablo Iglesias cortada al paso y la pared en las mismas malas condiciones.

Ayer contábamos que el centro cultural de referencia del distrito (el Eduardo Úrculo, en La Ventilla) afrontaba septiembre con un panorama cuanto menos inusual, acogiendo a los niños y maestras de la Escuela Infantil Municipal Agua Dulce (calle Leñeros). Dicha escuela sufrió una inundación el pasado mes de julio que impedirá que las clases comiencen en el centro esta semana. Según ha informado Tetuán 30 Días, la rotura de una cañería en el Centro Municipal de Mayores Leñeros, situado en el mismo edificio, ha provocado goteras en la escuela.

A estos incidentes hay que sumar los no por consabidos menos sufridos cierres de algunas infraestructuras centrales en el distrito. Este verano contábamos que la Comunidad de Madrid había prometido a las asociaciones vecinales del distrito reabrir el centro de salud de Villaamil –que lleva más de un año cerrado, con los pacientes trasladados al Barrio del Pilar– tras descartar una nueva ubicación del mismo, como estaba previsto. Las obras debían empezar en septiembre y estar listas para final de año. De momento, seguimos esperando. Y este verano, aunque ya no es novedad, de nuevo lo hemos pasado sin la piscina de Francos Rodríguez (conocida como de Don Quijote). Tras el cierre y el comienzo de una profunda renovación acometida en varias fases, van ya cuatro temporadas estivales sin esta infraestructura en el límite de los distritos de Moncloa-Aravaca y Tetuán, que daba un buen servicio a los vecinos de ambos (y que este verano tampoco han podido disfrutar de la piscina del Barrio del Pilar, también cerrada por obras). De las instalaciones del Centro Deportivo Municipal Triángulo de Oro, que siguen con su reforma integral, ya no se acuerdan los vecinos de Tetuán. Cerró en 2019, en teoría para un año.

El curso escolar, político y vital que comienza en septiembre, este año, no lo hace con buen pie en Tetuán, al menos en el capítulo de sus servicios públicos.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats