La portada de mañana
Acceder
Crónica - Catalunya estrena la fase de la distensión, por Neus Tomàs
Pasar a Francia para vacunarse antes
Las cómicas sí hacen buenos chistes

Toni Cantó estrena campaña electoral, partido y provincia

Toni Cantó estrena campaña electoral, partido e incluso provincia. Todo su universo político ha cambiado en apenas un par de semanas. No es la primera vez. El cabeza de cartel de Ciudadanos a las Cortes Valencianas ocupará –si nada lo impide– el puesto número cinco de la candidatura del PP que lidera Isabel Díaz Ayuso. Su aterrizaje en el partido al que tantos años acusó de "corrupción" abrió una grieta entre Ayuso y la dirección nacional de Pablo Casado. El objetivo este miércoles era terminar con esas rencillas y justificar su fichaje fruto de la opa hostil iniciada por el PP para engullir a Ciudadanos.

El lugar escogido tampoco ha sido casual. En las elecciones autonómicas de 2019 Ciudadanos fue el partido más votado en Montecarmelo, Las Tablas, Sanchinarro y Valdebebas. Los conocidos como PAUs al norte de la capital repletos de urbanizaciones de manzanas cerradas y con una alta dependencia del coche. El voto de aquellos comicios dibujaron un cinturón naranja en esas zonas de Madrid que ahora el PP se propone teñir de azul. Y allí se han ido este miércoles Cantó, Ayuso y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, para presentar en sociedad al rutilante fichaje del PP, que antes estuvo en Ciudadanos, en UPyD y en una agrupación independiente de Torrelodones, creada para luchar contra la corrupción de los populares en el municipio.

Al campo de fútbol de la sociedad deportiva Oña Sanchinarro, salió la nueva estrella del partido. El acto evidenció que la marca Cantó no vende tanto como Ayuso. Los focos y muestras de cariño –como ocurre en cada lugar donde aparece– fueron para la presidenta madrileña, y en este caso más incluso para el alcalde. Pocos –casi ninguno– han reparado en el actor, que esta vez ejerció de secundario.

Cuando le apuntaron los micrófonos, Cantó hablo de "cultura del esfuerzo, del trabajo en equipo, de sumar". Y agradeció a Díaz Ayuso que cuente con él para las listas del PP: "Te lo vuelvo a agradecer aquí, además la importancia de contar no solamente con buenos y grandes equipos que se esfuercen, sino con líderes como los que hoy me acompañan tanto Isabel como el alcalde de Madrid".

Cantó sigue de momento en el puesto quinto de la lista pero su candidatura todavía pende del juzgado. La Junta Electoral ratificó su presencia en la lista del PP sin comprobar su ficha de empadronamiento y solo guiándose por la dirección que figura en su DNI, como reconoció el organismo este martes. Cantó aseguró al día siguiente de confirmarse su fichaje por el PP que se había empadronado hacía "unos días" en Madrid, lo que podría contravenir la ley electoral según sostuvo el PSOE en el recurso que impugnó la candidatura. La Junta electoral no ha entrado a valorar esta cuestión y será el contencioso-administrativo quien decida cuando los socialistas presenten su recurso.

El aterrizaje de Cantó en el PP de Madrid abrió una grieta entre Díaz Ayuso y la dirección del partido que lidera Pablo Casado. El fichaje lo lideró desde Génova el secretario general del partido Teo García Egea sin que la candidata a la reelección hubiera dado su aprobación final. Y mientras el entorno de la presidenta desmentía su incorporación a la lista, el partido nacional confirmaba la inclusión de Cantó en la lista de Madrid. 

La presidenta madrileña ha olvidado este miércoles sus reparos y ha correspondido a las palabras del actor diciendo que este se caracteriza por la "pasión a la hora de defender la libertad y en contra de las injusticias". 

Ayuso llegó a decir que la supuesta pelea de Cantó contra el nacionalismo valenciano le hacía acreedor de su nuevo puesto en el PP para incorporarse a un proyecto en contra de todos esos que quieren romper España.

"Ha dado la cara en los momentos más difíciles" en Valencia, ha defendido la presidenta donde "los nacionalistas han secado la convivencia", como si la Comunidad Valenciana fuera Catalunya con su referéndum de autodeterminación incluido. "Han creado un negocio para hacer ciudadanos de primera y de segunda según lo que sentían como identidad". "Han promovido esa identidad contrapuesta" de ser valenciano con ser español. "Ese negociado que ha montado el independentismo, el nacionalismo, es más de lo mismo, es pobreza, es tiranía y es romper la convivencia", ha insistido Ayuso.

Inciso: unas horas antes desde el plató de Al Rojo Vivo, su anterior jefa de filas, Inés Arrimadas, recordaba que más que luchar contra el nacionalismo lo que había hecho Cantó no hace tanto en el Parlamento valenciano fue pactar desde Ciudadanos unas cuentas con Compromís. "Con Compromís", insistía Arrimadas quien recordaba las palabras del actor contra el PP por votar en contra del Gobierno de Ximo Puig y no conseguir nada para sus ciudadanos.

No es el primer encontronazo que tiene Cantó con su hemeroteca y está por ver si será el último. El caso es que el PP lo había invitado al paseo como una forma de pasar página. Y a eso se dedicó también Almeida, quien agradeció su "generosidad" al ir en las listas del PP a la Asamblea de Madrid, "la casa común del centro derecha". El alcalde que trabaja a media jornada como portavoz del PP de Casado también felicitó a Ayuso por "tener esa visión amplia, generosa y abierta de lo que es el PP".

Terminadas las palabras, los candidatos han seguido su travesía por el campo lleno mayoritariamente de niños que han pedido autógrafos y fotos a Almeida y Ayuso. Pocos reparaban en Cantó, que tampoco ha tenido suerte a la hora de tirar el penaltis protocolarios que la dirección del equipo les habían preparado para regocijo de los fotógrafos y cámaras de televisión. En su debut con la camiseta del PP, el político valenciano falló el suyo.

Toni Cantó estrena campaña electoral, partido e incluso provincia. Todo su universo político ha cambiado en apenas un par de semanas. No es la primera vez. El cabeza de cartel de Ciudadanos a las Cortes Valencianas ocupará –si nada lo impide– el puesto número cinco de la candidatura del PP que lidera Isabel Díaz Ayuso. Su aterrizaje en el partido al que tantos años acusó de "corrupción" abrió una grieta entre Ayuso y la dirección nacional de Pablo Casado. El objetivo este miércoles era terminar con esas rencillas y justificar su fichaje fruto de la opa hostil iniciada por el PP para engullir a Ciudadanos.

El lugar escogido tampoco ha sido casual. En las elecciones autonómicas de 2019 Ciudadanos fue el partido más votado en Montecarmelo, Las Tablas, Sanchinarro y Valdebebas. Los conocidos como PAUs al norte de la capital repletos de urbanizaciones de manzanas cerradas y con una alta dependencia del coche. El voto de aquellos comicios dibujaron un cinturón naranja en esas zonas de Madrid que ahora el PP se propone teñir de azul. Y allí se han ido este miércoles Cantó, Ayuso y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, para presentar en sociedad al rutilante fichaje del PP, que antes estuvo en Ciudadanos, en UPyD y en una agrupación independiente de Torrelodones, creada para luchar contra la corrupción de los populares en el municipio.

Al campo de fútbol de la sociedad deportiva Oña Sanchinarro, salió la nueva estrella del partido. El acto evidenció que la marca Cantó no vende tanto como Ayuso. Los focos y muestras de cariño –como ocurre en cada lugar donde aparece– fueron para la presidenta madrileña, y en este caso más incluso para el alcalde. Pocos –casi ninguno– han reparado en el actor, que esta vez ejerció de secundario.

Cuando le apuntaron los micrófonos, Cantó hablo de "cultura del esfuerzo, del trabajo en equipo, de sumar". Y agradeció a Díaz Ayuso que cuente con él para las listas del PP: "Te lo vuelvo a agradecer aquí, además la importancia de contar no solamente con buenos y grandes equipos que se esfuercen, sino con líderes como los que hoy me acompañan tanto Isabel como el alcalde de Madrid".

Cantó sigue de momento en el puesto quinto de la lista pero su candidatura todavía pende del juzgado. La Junta Electoral ratificó su presencia en la lista del PP sin comprobar su ficha de empadronamiento y solo guiándose por la dirección que figura en su DNI, como reconoció el organismo este martes. Cantó aseguró al día siguiente de confirmarse su fichaje por el PP que se había empadronado hacía "unos días" en Madrid, lo que podría contravenir la ley electoral según sostuvo el PSOE en el recurso que impugnó la candidatura. La Junta electoral no ha entrado a valorar esta cuestión y será el contencioso-administrativo quien decida cuando los socialistas presenten su recurso.

El aterrizaje de Cantó en el PP de Madrid abrió una grieta entre Díaz Ayuso y la dirección del partido que lidera Pablo Casado. El fichaje lo lideró desde Génova el secretario general del partido Teo García Egea sin que la candidata a la reelección hubiera dado su aprobación final. Y mientras el entorno de la presidenta desmentía su incorporación a la lista, el partido nacional confirmaba la inclusión de Cantó en la lista de Madrid. 

La presidenta madrileña ha olvidado este miércoles sus reparos y ha correspondido a las palabras del actor diciendo que este se caracteriza por la "pasión a la hora de defender la libertad y en contra de las injusticias". 

Ayuso llegó a decir que la supuesta pelea de Cantó contra el nacionalismo valenciano le hacía acreedor de su nuevo puesto en el PP para incorporarse a un proyecto en contra de todos esos que quieren romper España.

"Ha dado la cara en los momentos más difíciles" en Valencia, ha defendido la presidenta donde "los nacionalistas han secado la convivencia", como si la Comunidad Valenciana fuera Catalunya con su referéndum de autodeterminación incluido. "Han creado un negocio para hacer ciudadanos de primera y de segunda según lo que sentían como identidad". "Han promovido esa identidad contrapuesta" de ser valenciano con ser español. "Ese negociado que ha montado el independentismo, el nacionalismo, es más de lo mismo, es pobreza, es tiranía y es romper la convivencia", ha insistido Ayuso.

Inciso: unas horas antes desde el plató de Al Rojo Vivo, su anterior jefa de filas, Inés Arrimadas, recordaba que más que luchar contra el nacionalismo lo que había hecho Cantó no hace tanto en el Parlamento valenciano fue pactar desde Ciudadanos unas cuentas con Compromís. "Con Compromís", insistía Arrimadas quien recordaba las palabras del actor contra el PP por votar en contra del Gobierno de Ximo Puig y no conseguir nada para sus ciudadanos.

No es el primer encontronazo que tiene Cantó con su hemeroteca y está por ver si será el último. El caso es que el PP lo había invitado al paseo como una forma de pasar página. Y a eso se dedicó también Almeida, quien agradeció su "generosidad" al ir en las listas del PP a la Asamblea de Madrid, "la casa común del centro derecha". El alcalde que trabaja a media jornada como portavoz del PP de Casado también felicitó a Ayuso por "tener esa visión amplia, generosa y abierta de lo que es el PP".

Terminadas las palabras, los candidatos han seguido su travesía por el campo lleno mayoritariamente de niños que han pedido autógrafos y fotos a Almeida y Ayuso. Pocos reparaban en Cantó, que tampoco ha tenido suerte a la hora de tirar el penaltis protocolarios que la dirección del equipo les habían preparado para regocijo de los fotógrafos y cámaras de televisión. En su debut con la camiseta del PP, el político valenciano falló el suyo.

Toni Cantó estrena campaña electoral, partido e incluso provincia. Todo su universo político ha cambiado en apenas un par de semanas. No es la primera vez. El cabeza de cartel de Ciudadanos a las Cortes Valencianas ocupará –si nada lo impide– el puesto número cinco de la candidatura del PP que lidera Isabel Díaz Ayuso. Su aterrizaje en el partido al que tantos años acusó de "corrupción" abrió una grieta entre Ayuso y la dirección nacional de Pablo Casado. El objetivo este miércoles era terminar con esas rencillas y justificar su fichaje fruto de la opa hostil iniciada por el PP para engullir a Ciudadanos.

El lugar escogido tampoco ha sido casual. En las elecciones autonómicas de 2019 Ciudadanos fue el partido más votado en Montecarmelo, Las Tablas, Sanchinarro y Valdebebas. Los conocidos como PAUs al norte de la capital repletos de urbanizaciones de manzanas cerradas y con una alta dependencia del coche. El voto de aquellos comicios dibujaron un cinturón naranja en esas zonas de Madrid que ahora el PP se propone teñir de azul. Y allí se han ido este miércoles Cantó, Ayuso y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, para presentar en sociedad al rutilante fichaje del PP, que antes estuvo en Ciudadanos, en UPyD y en una agrupación independiente de Torrelodones, creada para luchar contra la corrupción de los populares en el municipio.

Etiquetas
7 de abril de 2021 - 22:41 h
Cargando...