La hostelería de Pamplona sufre los efectos de los "no Sanfermines": "No facturamos ni un 10% de lo de otros años, pero era necesario cancelarlos"

Un local del Casco Viejo de Pamplona casi vacío este 6 de julio

Son de los más perjudicados por la cancelación de los Sanfermines: los hosteleros. Un sector que ha sufrido mucho durante el confinamiento y cuya situación se agrava todavía más cuando durante la semana con mayor facturación con diferencia de cualquier año, apenas facturan "un 10% de lo de otros años". Las imágenes de las calles del Casco Viejo de Pamplona con la misma afluencia de gente que en cualquier otra semana, muy diferentes a las de cualquier semana de San Fermín también han tenido su reflejo en los bares y restaurantes, que califican estos primeros días de los "no Sanfermines" como "horribles" en cuanto a ingresos en comparación con otros años. Eso sí, todos coinciden en la necesidad de la cancelación de las fiestas por cuestiones sanitarias y también de imagen al exterior, teniendo en cuenta de que se trata de unas fiestas internacionales. Confían en que "la imagen de responsabilidad" que se ha ofrecido repercuta positivamente en los Sanfermines del 2021 y de los próximos años.

"No tiene nada que ver con una semana de Sanfermines de cualquier otro año", afirma Iosu, del bar La Granja, situado en plena calle Estafeta de Pamplona. "No llegamos ni a un 10% de la recaudación de otros años, todos los días han sido muy malos por ahora. Tan solo el 6 por la mañana fue un poco bien, pero por la tarde empezó a concentrarse algo de gente por aquí y la Policía tuvo que intervenir y ahí se acabó el día", apunta.

Coincide en el diagnóstico Ana, del bar Mordisco de la Plaza del Castillo, que asegura que se ha facturado como en "cualquier otra semana del año" y que el día 6 "fue como un sábado, algo más de gente, pero ni de lejos a la que hay en unos Sanfermines". Santiago, del Basoko Taberna dela calle San Nicolás, por su parte, cuenta que "es imposible comparar porque no hay gente en Pamplona, es como una semana de febrero". "No hay peregrinos, que por estas fechas también suele haber, turistas extranjeros hay muy pocos y nacionales y 90% menos que otros años, así es imposible acercarse a las cifras de Sanfermines", lamenta.

Los tres están de acuerdo en que, pese a las pérdidas que les está ocasionando, fue un acierto cancelar las fiestas por cuestiones sanitarias y porque se daría una imagen de Pamplona "de ciudad no responsable". Precisamente confían en que "el estar haciendo bien las cosas" y que no haya habido incidentes destacados, tenga sus frutos en los Sanfermines de 2021 y de años venideros. "Todos dicen que los del año que viene serán los mejores porque la gente los celebrará el doble, esperemos que sea cierto para compensar este año, señala Ana". "Yo creo que la imagen que se ha dado de Pamplona en el extranjero ha sido buena, se ha visto que no hay fiesta y que somos responsables, espero que sirva para que los turistas se animen el año que viene", añade Santiago.

Contando con que durante estas semanas de los "no Sanfermines" no van a poder mitigar los efectos de estar cerrados durante dos meses, confían ahora en que las navidades puedan "maquillar algo" las cuentas, porque "el año ya está perdido", señala Santiago. "Todo dependerá de cómo evolucione el virus y de la responsabilidad de la gente para que no haya brotes", apunta Ana. "Muchos no sobrevivirán al primer confinamiento, un segundo sería mortal para todos", añade.

Llamamiento a los turistas

Por ello, la Asociación de Hostelería y Turismo de Navarra ha hecho un llamamiento a los turistas nacionales y franceses que "tienen las puertas de Pamplona y Navarra abiertas, también en estas fechas de 'no Sanfermines'", asegurando que "se cumplen de forma estricta los protocolos de higiene y seguridad en hostelería y hotelería". "Estamos abiertos para ofrecer todos sus valiosos activos: hostelería de calidad, alojamientos excelentes, gastronomía de primer nivel y cumplimiento estricto de protocolos de higiene y seguridad".

La asociación ha remarcado en una nota que "Pamplona está viviendo esta semana muy tranquila en lo que a hostelería y hotelería se refiere. Baja afluencia de público a bares y restaurantes y ocupaciones muy bajas se suceden en casi todos los establecimientos del sector". En este sentido, ha afirmado que "las mismas sensaciones se esperan para este fin de semana, con ocupaciones hoteleras que están entre el 30% y el 40%".

"Los establecimientos pamploneses y navarros se han volcado en los últimos meses en acomodar sus establecimientos a los estrictos protocolos de higiene y seguridad que han marcado las instituciones sanitarias, además de cumplir las medidas de distanciamiento impuestas", ha subrayado.

Por ello, la asociación ha considerado que "ahora más que nunca, el sector hostelero y hotelero está abierto a recibir a los turistas, porque la ciudad está tranquila, la gente ha sabido acomodarse con responsabilidad a esta situación y nuestros establecimientos son seguros y están ávidos de ofrecer todos sus encantos".

Etiquetas
Publicado el
11 de julio de 2020 - 20:42 h

Descubre nuestras apps

stats