eldiario.es

9

Camareras de piso a 2,5 euros la habitación en la ciudad 'cool' de los premios MTV

La eliminación progresiva de las ruinas industriales de Bilbao parece haber hecho desaparecer las diferencias sociales, pero mientras los políticos alardean de acoger los Premios MTV, camareras de piso están en huelga y vuelven a arder hogueras de protesta en los astilleros de La Naval

Podemos Andalucía pide inspecciones de trabajo para garantizar el cumplimiento de los convenios colectivos de las kellys

Camareras de piso arreglando una habitación

Gracias a la organización de los premios MTV en Bilbao hemos recordado que la MTV fue en algún momento de su existencia una cadena de televisión dedicada a la música. Desde hace años si estás zapeando y caes por casualidad en la MTV, es muy probable que te encuentres a gente retozando en Gandía o a Mario Vaquerizo gritando “indies de mierda” en unos autos de choque, lo que no es mejor ni peor -y probablemente es más divertido-, pero música no es.

Durante mucho tiempo la MTV fue un medio que lanzaba carreras musicales, pero desde finales de los noventa el canal se convirtió en el hogar predilecto de los reallity shows locos. Como todo lo que es mainstream y pura industria del dinero, en su época dorada la MTV dio su altavoz a unos músicos y arrinconó a otros, pero fue un fenómeno musical con interés y una de las referencias de la cultura popular. Sin embargo, la marca MTV no es lo que era, y lo que queda es más parecido a una tarde con Jorge Javier que al unplugged de Nirvana. Y puestos a elegir entre Jorge Javier y la MTV, mola mucho más Jorge Javier.

Las instituciones de Bizkaia, convertidas en organizadoras de eventos internacionales -son un Live Nation con dinero público a espuertas- no han desaprovechado la ocasión de poner a Bilbao en el mapa con la versión europea de unos Premios MTV que son lo poco de música que le queda ya a la MTV. Los premios se van a celebrar este domingo como un logro más de esa clase política que ha hecho del turismo su cocaína y que ha convertido a Bilbao en la ciudad cool de los vascos y del resto del mundo mundial.

Sobre las cenizas de su pasado industrial y fagocitado por el efecto Guggenheim, Bilbao ha levantado una nueva Bilbao. Moderna, bonita y rendida a los grandes arquitectos mundiales -algunos de ellos unos chapuzas de cuidado- y a todo evento de resonancias internacionales que se precie, desde carreras que emulan la Fórmula 1 hasta mundiales de rugby que terminan en un atraco turístico a sus aficionados. En estos años de crisis, también en Euskadi se ha escuchado la máxima de que no hay dinero público para todo y que hay que apretarse el cinturón, pero para convertir a Bilbao en el plató de moda no ha existido ley de estabilidad presupuestaria que se le ponga por delante. Y las voces discrepantes de este paraíso han intentado ser laminadas como cuando el Guggenheim dejó en la calle a 18 trabajadores que reclamaban mejoras laborales.

Y pese a que el titanio ha redefinido la ciudad -y el país- y que la eliminación progresiva de las viejas ruinas industriales parece haber hecho desaparecer las diferencias sociales y ha germinado eso que se conoce como El Oasis Vasco, pese a todo ello, en Bilbao los premios MTV se van a celebrar mientras las camareras de piso de los hoteles NH Bilbao y Nervión (Barceló) están en huelga indefinida porque trabajan de limpiadoras por 2,5 euros la habitación y tienen que arruinarse la salud para poder ganar menos de mil euros al mes. Y no piden demasiado: tan solo que se les aplique el convenio de su sector en Bizkaia. Otras compañeras vascas fueron por lo mismo a la huelga. Y si ganaron la batalla no fue precisamente porque las instituciones-atrae-turistas de Bizkaia presionaran a los hoteles para que pagaran dignamente a sus trabajadoras.

En esa ciudad por la que están estos días desfilando algunas de las figuras musicales más ricas del momento, se ha casi duplicado el número de personas que duermen en la calle. Y Bilbao es además el municipio con mayor tasa de personas sin techo en relación a su número de habitantes de las 26 localidades vascas analizadas en un informe reciente de las instituciones vascas. Y la cohesión social sigue siendo un problema grave: Bilbao es la capital vasca que tiene mayor desigualdad en la esperanza de vida de los hombres, con una brecha de 8,5 años en función del barrio en el que se nazca. Y mientras los políticos hablan de la Manhattan de Zorrozaurre, se vuelven a ver hogueras de protesta en los cercanos astilleros de La Naval

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha