eldiario.es

9

ENTREVISTA | José Ramón Blanco

"Me siento traicionado por Podemos porque han querido fulminar a la gente que no piensa como ellos"

José Ramón Blanco achaca las denuncias contra él a "una conspiración" y enmarca los insultos hacia una compañera en un "contexto de traición" 

El diputado de Podemos insiste en que acabará la legislatura y no entregará su acta salvo que sea imputado por los delitos de acoso que debe juzgar el TSJC

Esta primera entrevista después de tres meses de silencio se realiza de forma conjunta entre El Faradio y eldiario.es y se ha emitido en directo en Arco FM

El diputado José Ramón Blanco durante la entrevista en colaboración entre El Faradio y eldiario.es. | CARLOS ATIENZA

José Ramón Blanco durante la entrevista en colaboración entre El Faradio y eldiario.es. | CARLOS ATIENZA

El diputado José Ramón Blanco (Santander, 1976) lleva en el ojo del huracán desde el pasado mes de octubre. El que fuera candidato de Podemos Cantabria en las últimas elecciones autonómicas y primer secretario general de la formación morada en la comunidad fue acusado entonces, a los pocos días de presentar su candidatura a las primarias para revalidar esa cabeza de lista, de "acosar laboralmente" a tres compañeras del partido. Esos cargos, que primero se presentaron a nivel interno y en las últimas semanas han llegado a los tribunales, provocaron que presentara su dimisión, una renuncia que, sin embargo, nunca se llegó a formalizar. La guerra fratricida que vive Podemos casi desde su fundación ha alcanzado con este episodio sus cotas más altas y ha llevado a la ruptura definitiva del grupo parlamentario y la intervención de Madrid, que ha impuesto una gestora. Esta primera entrevista después de tres meses de silencio se realiza de forma conjunta entre El Faradio y eldiario.es y se ha emitido en directo en Arco FM. 

Guillem Ruisánchez: La dimisión llega después de dos informaciones en la que se filtra que tres componentes de Podemos Cantabria -una trabajadora, la diputada Verónica Ordóñez y la secretaria general de Podemos Santander, Lydia Alegría- te han denunciado por acoso y violencia verbal en el ámbito del trabajo por expresiones como "te voy a escupir a la cara" y "ojalá te mueras". ¿Estas expresiones son reales?

Estas expresiones son solo de una conversación que tuve con la responsable de Prensa, y que fueron grabadas. Yo lo reconocí públicamente, que esa discusión la tuve con ella, y así es. Así lo reconocí y en la propia grabación que ella hace, si se pudiera escuchar íntegramente y no fragmentos como los que sacó la Cadena SER, yo también me disculpo porque entiendo que esa discusión la tengo en un contexto muy determinado, en el cuál lo hago llorando, con un sentimiento, con un dolor porque me siento traicionado a nivel personal. Y por eso pierdo el control.

GR:¿Por qué?

Lo primero que tengo que decir es que la responsable de Prensa es una de las pocas personas que yo, dentro de Podemos, consideraba una amiga íntima, personal, de una confianza absoluta, hasta el punto de que ella controlaba mis redes sociales, tenía acceso a mis redes sociales, a mi ordenador personal, puesto que yo le había dado las claves para poder trabajar. Ella y yo nos íbamos de cañas, con su pareja, etcétera, etcétera. Tenía una gran relación con ella, vaya. Aproximadamente en julio, creo recordar, como en Cantabria todos somos primos, me entero de que ella está en un bar-cafetería de Cayón junto a Verónica Ordóñez, Lydia Alegría y otras personas. Una persona cercana a mí está en la mesa de al lado y las está escuchando todo. Las reconoce y pone el oído. La conversación que escucha es que se están poniendo audios sobre Rosana Alonso, ridiculizándola, comentarios sobre Julio Revuelta muy despectivos, comentarios sobre mí, estrategias, contando cómo funciona Podemos contra mí. Es a los dos días cuando puedo confirmar que eso es cierto, porque yo confiaba plenamente en ella. Cuando me lo estaban diciendo, pensaba que era imposible que me hiciera eso. Es ahí cuando se produce esa llamada, con un dolor como no he tenido nunca, con un sentimiento de traición hacia una persona de mi máxima confianza, y por eso hago esas tristes declaraciones, por las que he pedido disculpas. Se las he pedido a ella, porque reconozco que son unas palabras muy feas las que dije. Me sentía muy traicionado por una persona que consideraba mi amiga.

Laro García: Dices que pierdes el control…

Con las palabras, ¿eh?

LG: ¿No crees que lo personal os ha sobrepasado, que te has dejado llevar por encima de estrategias políticas, dado ese enfrentamiento con Verónica Ordóñez que ha sido patente a lo largo de toda la legislatura?

Sí, así es. A mí, por lo menos, sí. Yo soy una persona que me muevo mucho por el corazón, es cierto, y cuando se mete lo político con lo personal… A mí me dolió mucho. Cuando alguien se acerca a mí, se gana mi confianza, somos amigos, le confío cosas personales, íntimas, estrategias políticas también, y me doy cuenta de que se está haciendo el doble juego… Se aproximan a mí para que una tercera persona sepa absolutamente todo de mí. Eso a mí me dolió muchísimo. Por lo tanto, sí, lo personal me pasó por delante de lo político.

LG: ¿Y en los otros dos casos? ¿En los casos de Verónica Ordóñez y Lydia Alegría no reconoces esas agresiones verbales, esos acosos de los que te acusan?

No. De hecho, en el otro caso tampoco lo reconozco. Reconozco una dura discusión, pero nunca reconozco el acoso porque nunca lo hubo. Dos personas pueden discutir un día, pero eso no es acoso ni aquí ni en ninguna parte de este país. Yo con Verónica Ordóñez, por ejemplo, no he tenido discusiones en los últimos dos años o dos años y medio. Ninguna, porque no había ningún tipo de relación. Todo lo que dice Verónica Ordóñez es absolutamente mentira. Te digo que es mentira, que no había relación ninguna en los últimos dos años, más allá de pedir una firma por ser portavoz parlamentaria y nada más.

GR: Y todas las cosas que vienen en el informe de Seguridad y Salud Laboral de Podemos relativas a Verónica Ordóñez, como por ejemplo frases como que "es la peor persona del mundo" o desearle que tenga un accidente en la vuelta a Castro Urdiales, o incluso lo de "contratar a dos rumanos para acabar con ellas" que aparece recogido en este informe, ¿qué tienes que decir de eso?

Yo, por ejemplo, esas barbaridades… Lo de Verónica Ordóñez, que es la peor persona que he conocido en la vida, no sé si lo he dicho en algún momento, pero lo puedo decir ahora: Es una persona que, con tal de conseguir sus objetivos políticos, es capaz de hacer cualquier cosa. Lo ha estado demostrando durante los últimos cuatro años. El acoso y derribo que me hizo a mí siendo secretario general de Podemos Cantabria fue alucinante. Solo hay que ver todas las noticias que se generaron en aquella época diciendo auténticas barbaridades contra mí. Exactamente como ahora, aunque igual ahora ha cruzado otra línea más roja, pero en el mismo sentido. El acoso y derribo que hizo contra Julio Revuelta, exactamente igual… De forma interna, pero igual. Contra Alberto Bolado fueron ya palabras mayores la campaña de desprestigio que inició contra él. Ahí ya no lo digo yo, lo pueden decir periodistas y miembros del Gobierno, que ella en determinados momentos hablaba y decía que ella iba a destruir a Alberto Bolado. Ahora lo hemos vuelto a ver en esta campaña que ha iniciado contra Rosana Alonso y contra mí. Esa es Verónica Ordóñez. Pero todas esas cosas que me atribuye en la querella que me ha puesto son absolutamente falsas. Yo no he tenido relación con ella. Otra cosa es que en una conversación con compañeros del partido, tomando algo, haya podido decir que Verónica Ordóñez es mala gente, pues sí…

GR: Es decir, que reconoces que sois adversarios políticos desde hace mucho tiempo…

Pues sí. Pero todas esas cosas de los rumanos y demás, pues no. No recuerdo haber dicho esa frase, y si lo hubiera dicho, sería en un contexto de vacile, en un contexto de broma. A mí no se me ocurre amenazar de muerte a alguien. Eso es una barbaridad.

GR: Por resumir un poco, sobre las denuncias… ¿Sí o no has cometido acoso y sí o no has tenido un comportamiento violento en el entorno del trabajo?

No. No a todo. Yo, a estas tres personas, no las he acosado jamás. Habré podido tener la discusión que he tenido con alguna de ellas, pero jamás he tenido ese comportamiento. Son discusiones como las que tiene cualquier persona en un grupo en el que se debate.

GR: Entonces, si no habías hecho nada malo, ¿por qué anunciaste tu dimisión?

Porque me sentí… No sé cómo decirte… Me sentí desbordado, en una situación de shock a la que no sabía reaccionar, porque habían salido esos audios, toda esa conversación, y se empezó a dudar. En cierto modo, mis propios compañeros, ante una grabación así, aunque yo les decía que no había absolutamente nada, empezaron a dudar de mí. Incluso uno mismo llega a dudar. Yo dudé. Estando en una situación de shock como la que estaba… No quería entorpecer el proyecto que representaba Rosana Alonso. Preparo ese comunicado y lo lanzo. Lancé ese comunicado porque entendía que tenía que irme. Lo que pasa es que, en días posteriores, ocurrieron una serie de cosas que fueron determinantes para que yo no hiciera esa dimisión efectiva.

LG: Voy a leer una fragmento del comunicado que enviaste cuando anunciaste tu dimisión: "Pese al mal clima en el que el grupo parlamentario se ha visto inmiscuido y los muchos ataques, políticos y personales, que he vivido, el nivel de exigencia que marca Podemos es más alto y, por ello, para intentar colaborar decididamente a acabar con la tensión y el enfrentamiento y que el buen nombre de Podemos no se vea perjudicado, presento mi dimisión como diputado". ¿Por qué cambias de opinión? Entiendo que el nivel de exigencia sigue siendo el mismo…

Sí, por supuesto. Lo sigue siendo. El nivel de exigencia en Podemos es muy alto. Ese mismo lunes, cuando envío el comunicado, y al día siguiente, recibo no sé decirte el número de llamadas de compañeros de partido, a todos los niveles, tanto de Cantabria como fuera de Cantabria, para mostrarme el apoyo, cosa que agradezco muchísimo, y me dicen que no deje el acta. Una de esas llamadas que recibo me cuenta muchísimas cosas, situaciones que se están dando y que yo desconozco. Y lo más importante, que se van a dar. Ya no cómo se ha preparado todo esto que me está pasando, sino cuál es el objetivo, que va mucho más allá de cargarse políticamente a José Ramón Blanco, mucho más allá. Yo, por lo tanto, decido esperar. Tenía preparada en mi casa la carta de renuncia a mi acta que iba a entregar en el Parlamento, y decido esperar a la reunión con el Comité de Salud Laboral. Voy a ese comité con mi abogado y pedimos las denuncias, todas las pruebas, de qué se me acusa, solicito poder llevar testigos… y se me niega absolutamente todo. Luego lo hago también por escrito y se me rechaza. Ahí me quedo aún más mosqueado por lo que me habían dicho. Y cuando recibo un borrador de la propuesta de resolución de ese comité, y que está fechado el 8 de octubre, sin tomar declaración ni yo, ni los testigos de las denunciantes. Ya habían hecho la propuesta de resolución, y ahí, al final de la propuesta, además de todas las barbaridades que dicen contra mí, que son públicas, al margen de todo eso hay un párrafo en el que mencionan a Rosana Alonso, donde coincide con lo que me habían dicho que iba a ocurrir dos días antes: que esto iba más allá de mí y que iban a ir a por las estructuras del partido. Yo es ahí cuando decido que no voy a entregar el acta porque, sé que parece muy fácil decirlo, pero creo que es un complot, una conspiración totalmente montada desde las estructuras nacionales, desde Madrid. Y por eso decidí no dimitir. Lo que pasó después es que yo, personalmente, no estaba preparado para tanta presión y me pasó factura.

LG: ¿Y no crees que has contribuido al desgaste de esa marca de Podemos, de la imagen del partido en Cantabria durante los últimos meses?

Mmmmmm… [Duda]. Igual sí, igual sí, pero no creado por mí. Yo no he creado toda esta sarta de mentiras que se han utilizado contra mí, yo no he creado toda esta conspiración para poner a una gestora y derrocar a la secretaria general. Yo he sido una pieza clave en todo esto, porque Verónica Ordóñez me veía como su adversario en las primarias, y que ella no iba a tener ninguna posibilidad. De hecho, es una persona que no quiere que haya primarias porque sabe que no tiene ninguna posibilidad de ganar unas primarias justas. Y por lo tanto, yo he sido partícipe como lo hemos sido todos…

GR: Las primarias son una cosa y la situación parlamentaria es otra. ¿Por qué no te has marchado? ¿Qué interés había para seguir en el Parlamento?

¿Yo interés? ¿Interés personal? La verdad es que ninguno…

GR: ¿Entonces?

Yo me metí en Podemos porque venía de luchar contra las injusticias. Estaba en otros movimientos sociales y al final acabé en Podemos. Esto lo vi como un error que pude cometer en una conversación con una persona, pero todo lo demás, todas las barbaridades que se dijeron, son todo mentiras, una injusticia. Por lo tanto, no iba a dar un paso atrás.

GR: ¿Es para defenderte mejor en los juzgados?

No, en los juzgados no. Es simplemente porque el hecho de ser diputado me daba un altavoz. Aunque he tardado en reaccionar, porque he estado bastante mal, pero me daba un altavoz, una capacidad de poderme defender, y por eso he querido quedarme.

GR: Has estado un mes entero de alta y sin acudir a los plenos del Parlamento. ¿Cómo puedes explicar eso?

Yo cuando caigo de baja estoy con una sensación que nunca había tenido, con una ansiedad terrible y un estrés alucinante, y pido la baja. El médico me da un par de medicamentos que estoy tomando durante una semana o semana y media, aproximadamente, y dichos medicamentos me neutralizan a todos los niveles. Eran tranquilizantes y me neutralizaban por completo. ¿Y qué decido? Dejar de tomar esos medicamentos y basarme en hacer ejercicio, dieta sana, etcétera. Como había dejado de tomar el medicamento, al mes o así, cuando me tocaba hacer la revisión de la baja, voy y pido el alta voluntaria. El médico me dice que podía continuar, porque mi cuadro era de ansiedad y seguía estando ahí, pero yo me niego con la intención de volver a mi actividad política. Lo que pasa es que a los dos días de pedir el alta vuelvo a caer en el abismo. En mi vida he estado peor. Empezaron a moverse noticias sobre todas estas acusaciones y caigo muy abajo, creo que toco fondo. Estuve siete días encerrado en casa. Estuve muy mal y lo que menos se me ocurría era volver al Parlamento. De hecho, hice un amago y fue lo que me provocó caer en barrena.

GR: ¿Durante la negociación de los presupuestos?

Sí. Había hecho mucha dieta sana, mucho deporte, me quité del móvil, las redes sociales… Hice una desconexión total y eso hizo que mejorara. Que mejorara no, porque creo que no voy a volver a estar bien en muchísimo tiempo, pero ahora estoy por lo menos al 70%.

GR: ¿Sí o no vas a acabar la legislatura?

Sí.

La entrevista con José Ramón Blanco ha tenido lugar en las instalaciones de Arco FM. | CARLOS ATIENZA

La entrevista con ha tenido lugar en las instalaciones de Arco FM. | CARLOS ATIENZA

GR: El informe del Comité de Seguridad y Salud Laboral que has hecho mención trasciende y hay un titular de prensa que dice: "Blanco podría haber cometido infracciones penales en el ámbito de la violencia de género". Esto es una acusación pública muy grave.

Esa es una barbaridad que dice un medio de comunicación, que refleja lo que dice ese informe, y por eso contra el partido y contra las personas que redactaron ese informe yo he presentado una denuncia y estoy a la espera. Está en los juzgados hace tiempo.

LG: No solo lo dice el informe. En una entrevista que concedió Lydia Alegría a otro medio de comunicación insiste en que ella tenía una relación contigo y habla de que las acusaciones en su caso van más allá de un acoso laboral.

Sí. Lydia y yo teníamos una relación de amistad brutal, yo lo reconozco. Teníamos muy buena relación. Éramos del mismo grupo de amigos y nos llevábamos alucinante. Ella, en un determinado momento, entiende que la relación de amistad tiene que ir a otro nivel, y yo me niego por completo. Esa es la realidad de lo que pasó con Lydia. Sin malos rollos, sin malas palabras, sin nada. Es una de las cosas que cualquier persona que me conozca, y sobre todo cualquier mujer con la que haya podido estar, sabe perfectamente cómo soy y sabe que es mentira que yo haya podido ejercer violencia de género contra Lydia o contra cualquier otra mujer. El problema con Lydia Alegría va mucho más allá. A finales de 2017 o principios de 2018, no tengo muy claras las fechas, no sé si fue en diciembre o en enero, le hago una propuesta, con la idea que yo tengo de lo que debe de ser Podemos Santander. Sobre cuál tiene que ser el objetivo político de Podemos Santander. Y esa propuesta tiene dos patas: la primera, es una pata política. Crear un discurso político propio, un programa político para Santander, que tiene que ir centrado en dos o tres cosas, con el urbanismo y la anticorrupción como ejes y hacer una auditoría antes de tocar un folio. Esa propuesta crece junto a un compañero, que es Martín Silván, con la remunicipalización de los servicios privatizados. Y la segunda parte, que es la conflictiva. A Lydia le digo que Podemos Santander tiene que ser más de lo que ha sido. Tenemos que tomar de ejemplo lo que pasó en el Ayuntamiento de Madrid, lo que hizo Manuela Carmena. Le digo que los miembros de Podemos tenemos que ser generosos, dar un paso a un lado e intentar convencer a gente de la sociedad que tenemos en Santander capaces de liderar ese proyecto político que teníamos que desarrollar. Yo a Lydia le propongo que sea generosa y que busquemos a esas personas. Estábamos en un buen momento político hace año y medio para convencer a esas personas, y le doy nombres y apellidos. Tenemos que intentar convencerles para que lideren la papeleta de Podemos Santander. Eso genera ya el caos, hasta ahí. Ya nunca más vuelvo a tener una buena relación con Lydia, cuando ella interpreta que mi propuesta es que la quiero apartar de las listas para incorporar a esas personas que están haciendo un buen trabajo en Santander desde los sindicatos, desde los movimientos sociales, desde la cultura, que han demostrado su valía combatiendo al PP en el Ayuntamiento. Entiende que la quiero apartar cuando es todo lo contrario: yo quería que Lydia pasara a la historia como la persona que hizo el cambio en Santander, un cambio que desbordara a Podemos.

GR: ¿Por qué has tardado tanto en denunciar estas acusaciones públicas tan graves? Todo esto viene desde el mes de octubre y estamos en enero… ¿Por qué no has salido a decir que todo esto de lo que te acusan es mentira?

Porque no me encontraba con fuerza, no para dar la cara, sino para dar una entrevista. De hecho, hoy estoy muy nervioso. Yo en las entrevistas no suelo estar nervioso, y hoy sí lo estoy. Todo esto me generó un dolor, una sensación, un problema de salud que me ha costado mucho digerir.

LG: Voy más allá: ¿Tú no conocías estas supuestas maniobras que están denunciando ahora antes de presentar tu candidatura a las primarias para ser cabeza de lista de Podemos en las elecciones de 2019?

No, yo conozco que hay algo contra mí, -todavía a día de hoy no sé cuáles son las denuncias reales que se me hicieron dentro del partido-, por la llamada de un periodista, que me llama. Me dice que me han denunciado dentro de las estructuras del partido. A mí no me había llegado nada y, cuando se denuncia ante el Comité de Garantías, es lo primero que pasa, que te lo notifican, y a mí no se me notificó absolutamente nada. Por lo tanto, yo seguí en mi inercia. Iba a presentar mi candidatura a las primarias y así lo hice.

LG: Hablábamos antes del listón de ejemplaridad en Podemos. Tú llegas a la política a través del 15M, te involucras como activista, entras en la PAH, en distintos movimientos sociales y fuiste cabeza de lista de Podemos en Cantabria con un mensaje regenerador, un discurso de hacer las cosas de forma distinta en política. ¿No crees que has decepcionado a mucha gente que confió en vosotros en ese momento? ¿Y ese simple hecho no es suficiente para apartarse y dimitir?

Sobre la decepción a los que nos votaron, a las casi 29.000 personas de Cantabria que nos votaron, y yo era cabeza de lista a la Presidencia del Gobierno… El trabajo que hemos estado realizando ahí está. Es un trabajo excepcional. Yo fui con dos o tres objetivos claros cuando me metí en política: la lucha anticorrupción, vivienda y servicios públicos. He hecho una fiscalización, dicho por muchísima gente, gracias sobre todo a un compañero, Daniel Ahumada, un trabajo de lucha contra la corrupción muy bien hecho. Muchos dicen que nunca se había hecho un trabajo de fiscalización tan duro, sacando todo lo que se podía sacar. En vivienda he conseguido, y digo he conseguido, porque he sido yo el insistente, que en los debates sobre el estado de la región sea el tema principal, igual que en los presupuestos. ¿Decepcionar en lo político? Creo que no hemos decepcionado.

LG: Pero lo político va más allá. También las formas son importantes, ¿no crees?

Digo en lo político, para lo que se nos votó. Luego hemos acabado mal, eso es cierto. Lo que se decía en el programa electoral es lo que hemos estado haciendo y lo que seguimos haciendo. Cumpliendo nuestro programa electoral a rajatabla. ¿Que no ha gustado al Gobierno o a otras fuerzas políticas? Me da igual. Pero en lo político sí estábamos cumpliendo hasta que se ha disuelto el grupo parlamentario. Cumplíamos con el mandato que nos habían dado en 2015. ¿Qué a nivel de funcionamiento interno hemos decepcionado? Desde el primer día…

GR: Antes de entrar al Parlamento ya hubo problemas en Podemos y una primera 'purga' con Juanma Brun…

También es cierto. Purga en la que estaban vinculadas las mismas personas que están en esta purga actualmente. Estaban involucradas Verónica Ordóñez, Rebeca Tombelle, que era la directora de la Comisión de Garantías…

LG: Y tú. En ese caso, esas maniobras te favorecieron y ayudaron a que fueras elegido secretario general.

Donde no puede presentarse Juanma Brun es a las primarias para la lista al Parlamento. Ahí estaban Rebeca Tombelle y Pablo Fernández, gerente estatal, que también tiene que ver con el cristo que se ha montado ahora en Cantabria. Ellos son los que crean todo aquello contra Juanma Brun, toda aquella falacia, aquella mentira, que yo en aquel momento sí me creí. Me dijeron que estaban creando un partido político y que tenían las pruebas. Yo nunca vi las pruebas, pero sí me lo creí. Lo que pasa es que meses después, casi medio año después, cuando estalló mi problema, alguien nos cuenta que todo aquello fue un montaje. Ya entonces, a toro pasado…

LG: Un montaje que te beneficiaba, vuelvo a repetir.

Sí, que beneficiaba a toda la lista que yo encabezaba, pero también te digo que yo lo desconocía, que yo no sabía que todo era una mentira, que todo era un montaje, precisamente para cargarse a una lista contraria…

GR: Pero han pasado casi cuatro años de aquello y todavía no te has disculpado públicamente con las personas que resultaron afectadas, por ejemplo.

Mira, eso sí que es cierto y aprovecho ahora. Además, sé que hay personas que todavía no lo han superado, que todavía lo siguen teniendo dentro, y sí, sí me disculpo. Meses después vi cómo funcionaba esta gente del entorno de Verónica Ordóñez.

LG: Hablando de beneficiar a unos sectores o a otros, o de esa dependencia de Madrid, esa línea directa con la cúpula en Madrid la tenías tú y la gente de tu entorno. No es hasta que cambia la dinámica en Podemos y gente como Íñigo Errejón pierde el control dentro del partido cuando vosotros lo perdéis.

Se ha dado por hecho que antes se funcionaba como se funciona ahora y eso no es así…

LG: Lo estás diciendo tú.

Sí, sí. Había relación, había comunicación, pero no había intervención. No había ningún tipo de intervención. La única vez que intervino Sergio Pascual es a petición mía, que como secretario general le pido la convocatoria de primarias, porque no iba a dimitir, pero convoco las primarias para que todo aquel conflicto se aplaque, para que venga un nuevo secretario general con un nuevo equipo y se empiece a funcionar.

LG: En cualquier caso, este desgaste personal, este desprestigio, en medio de acusaciones tan graves contra a ti, ¿merece la pena?

Sí y no. Con estas cosas tan feas, no. Pero hay otras muchas cosas que sí lo merecen.

GR: Insisto con la denuncia pública de violencia de género. Para que exista, tiene que haber una relación.

Sí, la había. Hubo una relación con Lydia que yo no quise llevar a más, como he dicho. No quise una relación seria, estable y demás. Pero para que haya violencia tiene que haber agresión y no la ha habido…

LG: Bueno, si hay violencia o no lo decide un juez, no un implicado.

Sí, para empezar. Una denuncia ante un juez que no hay. Pero más allá de eso, no ha habido nada. Es un tema político.

GR: ¿Porque Lydia Alegría no quería que la candidatura de Podemos en Santander se desbordara?

No quería que fuera una candidatura de gente que no está en Podemos. Eso le generó un odio y un enfrentamiento hacia a mí sin precedentes.

LG: En una situación como la que estamos, ¿ese mensaje de poner en duda a las presuntas víctimas no te genera un conflicto ético y personal, acusando a compañeras de denuncias falsas, al fin y al cabo?

Sí, claro. Y lo estoy pasando realmente mal. Pero que se estén diciendo auténticas barbaridades día sí y día también…

LG: ¿Has tomado alguna represalia?

Jamás.

LG: Me refiero a nivel judicial, para defender tu prestigio y tu imagen pública.

Sí. Lo primero que he hecho es presentar una denuncia contra el partido.

GR: ¿Contra el partido y alguien más?

Contra el partido y todos los miembros del Comité.

LG: ¿A nivel interno?

No, no, no, en los juzgados.

GR: ¿Y no contra Verónica Ordóñez, que dijo que eras "un maltratador que violenta a las mujeres" o Lydia Alegría, que ha mantenido esa acusación de violencia de género? ¿Contra esas personas no te vas a querellar?

Cuando avance el proceso contra el partido y vea las denuncias que han presentado ellas, más allá de un titular, veré las barbaridades que han dicho internamente y tomaré una decisión.

LG: ¿Si eres imputado entregarás el acta?

Si soy imputado, por supuesto. Si me tengo que sentar en el banquillo de los acusados en el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, sí.

GR: ¿Cuándo? ¿En la apertura del juicio oral o si eres investigado?

No lo sé.

LG: ¿Cuál es el compromiso ético de Podemos, que supongo que firmarías como candidato?

Pues… no me acuerdo ahora mismo. No sé si cuando eres imputado ya con cargos o cuando te llaman de declarar. Yo declararé perfectamente y no dejaré el acta, solo si se me imputan esas barbaridades. Yo sigo diciendo que son absolutamente mentira.

GR: ¿Si te lo imputa un juez o un fiscal?

Ah, bueno. No sé cómo funciona el tema judicial…

GR: Íñigo Errejón ha sido noticia por llegar a un acuerdo con Manuela Carmena para presentarse en una candidatura que desborda Podemos. Lo habéis valorado positivamente tanto tú como Alberto Bolado o Rosana Alonso, que lo que ha hecho en redes sociales ha sido desmentir estar detrás del Twitter que se ha creado de Más Cantabria. Se ha interpretado que hay interés por importar la marca de Errejón a Cantabria. ¿Es así?

Pues ya te digo yo que no. Reconozco que a mí me ha gustado el paso que han dado Errejón y Carmena para exportar lo que se hizo en el Ayuntamiento a la Comunidad de Madrid. Encima, he visto que ha generado ilusión, que es algo que hacía tiempo que no veía en el entorno de ciertos sectores de la izquierda y de Podemos. Pero aquí, yo comparto lo que dice Rosana: aquello es Madrid, es Errejón, y va a funcionar allí. En Cantabria, que tenemos que hacer un espacio de reflexión, que tenemos que ver si se puede hacer algo que nos desborde… puede ser. Pero no importando una marca. Ya hemos visto lo que pasa cuando se exporta una marca de Madrid a Cantabria. Lo estamos viendo en todos los partidos de ámbito nacional y creo que si la izquierda de Cantabria quiere dar un paso al frente, tiene que apartarse de estas marcas nacionales, que acaban haciendo injerencias sin conocer Cantabria, sin conocer lo que realmente pasa en el territorio. Por lo tanto, esto que vemos en Twitter son perfiles troles. Yo lo veo así. Creo que no hay intención de exportar esa marca y yo soy de los partidarios de lo que surja tiene que venir desde aquí y no desde Madrid, como ya ha pasado con Podemos y sus injerencias.

LG: ¿Te sientes fuera de Podemos? ¿Estás fuera del partido?

Yo a día de hoy sigo siendo inscrito de Podemos Cantabria. No he sido expulsado ni hay ningún expediente abierto.

LG: ¿Pero a nivel personal te sientes involucrado en el proyecto por el que te presentaste a las elecciones?

Me siento traicionado por este partido que yo ayudé a fundar en Cantabria. Me siento traicionado por esta injerencia desde Madrid porque han querido fulminar a la gente que no piensa como ellos. Ahora mismo es la dinámica que se está llevando por todos los territorios. Cuando alguien no dice "sí, bwana" al 'amado líder' se le corta la cabeza. Ahí sí me siento traicionado por el partido, pero yo soy una persona de palabra, me presenté a unas elecciones autonómicas en las que obtuvimos un buen resultado electoral para cumplir un programa electoral y eso estoy haciendo. Yo seguiré creyendo en aquel Podemos que se creó hace cinco años, pero el Podemos actual, el Podemos que está aquí en Cantabria ahora mismo, con una gestora que no representa a absolutamente nadie, que no pregunta a las bases, que no hace absolutamente nada, claro que no me representa.

LG: ¿Dónde vas a estar la próxima legislatura?

¿Que dónde voy a estar? Yo no vuelvo a política. Tengo una serie de compromisos con diferentes movimientos sociales para presentar en este tramo y yo volveré a mi trabajo, a mi taller de joyería, a mi ordenador y diseño 3D, y ahí estaré. Efectivamente, estaré activo en los movimientos sociales, que es de donde vengo y donde voy a seguir.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha