eldiario.es

9

Cuentos navideños

El mes de diciembre está condicionado por esa cosa indescriptible, íntima, humanamente tierna de las fiestas navideñas, por todas esas estampas donde las chimeneas humean, los paisajes aparecen cubiertos por un manto de nieve, los abetos se adornan con bolas de cristal, los Reyes Magos persiguen la estela de una estrella fugaz y los niños, con gorro, guantes y bufanda, cantan villancicos alrededor de una hoguera. No hay escapatoria posible. Todos los demás acontecimientos quedan relegados por la contundente presencia de las navidades en la cotidianidad de nuestras vidas; tanto en las calles como en las conversaciones, en los escaparates o en los medios de comunicación. En realidad tampoco buscamos demasiado la escapatoria, ya que, durante estas fiestas, los ciudadanos celebramos una serie de ficciones históricas, más o menos admitidas, que han terminado instalándose en nuestra sociedad para procurarnos unos días de merecido descanso, distracción, nostalgia o recogimiento religioso. Ficciones que con el transcurrir de los siglos han conseguido formar parte de nuestra tradición cultural – más o menos lo que todos los nacionalismos presentes, pasados y futuros han hecho y seguirán haciendo con la Historia.

Los langostinos congelados, los petardos, los turrones, las cabalgatas, los regalos, las descomunales borracheras, las discusiones familiares, la monocorde cantinela de los niños de San Idelfonso y los villancicos sonando a todo trapo en los centros comerciales, son añadidos por nuestra cuenta.

La liturgia que marca el mes de diciembre tiene como propósito conmemorar el nacimiento de Jesús de Nazareth. Esta es la tradición religiosa. Los langostinos congelados, los petardos, los turrones, las cabalgatas, los regalos, las descomunales borracheras, las discusiones familiares, la monocorde cantinela de los niños de San Idelfonso y los villancicos sonando a todo trapo en los centros comerciales, son añadidos por nuestra cuenta.

Las fiestas navideñas han terminado convirtiéndose en uno de los negocios más rentables de nuestro tiempo y los negocios actuales se sustentan, sobre todo, en una publicidad abrumadora que cuando no tiende a la desmesura tiende a la mentira. Las colonias, por ejemplo, no te aseguran mujeres prodigiosas. Las hamburguesas con doble de queso no te devuelven la juventud. La chispa de la vida no se encuentra dentro de ninguna botella de cola. Los coches que se anuncian constantemente por la televisión no te convierten en un hombre libre y lo mismo que las crisis económicas no finalizan cuando los gobiernos desvergonzados lo proclaman a los cuatro vientos, tampoco las personas que gobiernan este disparatado planeta, por más publicidad que se hagan, son las personas más capacitadas. – Con escasas pero notables excepciones, quienes gobiernan este planeta suelen ser los más tontos o los más corruptos; aunque en determinadas ocasiones, debido a una serie de mutaciones genéticas de complicada descripción, las dos circunstancias se unen provocando la aparición de uno de los animales más peligrosos, más singulares y más depredadores del planeta: el tonto corrupto; espécimen que, con inusual destreza, se desenvuelve magníficamente bien en todas las zonas geográficas y en todas las estaciones del año, navidades incluidas. España, en esto, como en la creciente desigualdad social propiciada por este despiadado gobierno, es una potencia mundial de primer orden; un líder incuestionable: un tonto corrupto más y nos salimos del mapa... Feliz Navidad.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha