eldiario.es

9
Menú

Es urgente derrotar a Vox

En una Democracia seria y consolidada como la española los demócratas deberían imponerse una obligación: el deber de protegerla y consolidarla

- PUBLICIDAD -
Vox apuesta por la continuidad de un gobierno PP-Cs y advierte de que "se acaba el cortijo de la izquierda en Andalucía"

No es fácil ser demócrata. Sobre todo, es difícil demostrarlo cuando las situaciones son complicadas y las cuentas nos dan resultados difíciles de administrar. Así ha ocurrido en las Elecciones andaluzas con la llegada de VOX (nada menos que doce diputados) al Parlamento regional, que son los que pueden alzar al PP a la Presidencia de Andalucía. Opción muy halagüeña después de cuarenta años de predominio socialista. Pero VOX no es cualquier cosa porque se trata de la tan temida extrema derecha, de esa modalidad de fascismo que se ampara en la Democracia cuando esta de muestra débil y dubitativa. Así está ahora mismo nuestra Democracia.

Está débil porque los líderes de cada una de las fuerzas políticas no lo son, a la vez, de la sociedad. Y está dubitativa porque la debilidad los convierte en remisos y asustados, vulnerables y cobardes. Si el ejercicio democrático, cuando tienen lugar unas Elecciones, solo tiene la meta de formar mayorías suficientes, todo es muy sencillo, pero en una Democracia seria y consolidada como la española los demócratas deberían imponerse una obligación: el deber de protegerla y consolidarla.

Erróneamente los líderes políticos actuales, que no han destacado en reflexionar sobre las bondades de nuestra Democracia fuera de los Parlamentos (y algunos, ni en ellos), consideran que cualquier puzzle sirve para hacerse con el poder, sin embargo deberían tener en cuenta que lo que se elige mediante un proceso electoral no es un mero órgano de poder, sino una institución de Gobierno. Administrar los órganos de Gobierno exige responsabilidad y, sobre todo, tener en cuenta a la gran masa de los ciudadanos que van a beneficiarse, o sufrir, las consecuencias de cuanto el Gobierno proponga y apruebe.

Las fuerzas democráticas deben arrinconar a Vox porque no están, por lo que hemos visto ya, ni en la misma competición, ni aceptan las mismas reglas

Ejercer el poder es otra cosa. Si se ejerce con responsabilidad, celo y cuidado sumos, el ejercicio de tal se parece al ejercicio del Gobierno, pero son tantas las tentaciones de convertir el “gobierno” en un ejercicio de “poder absoluto” que la Democracia se convierte en una marioneta en manos de estas gentes de principios tan quebradizos.

En el caso de Andalucía, para terminar, solo caben dos posturas lógicas. Dado que Vox es una formación que solo provoca desconfianza, democráticamente hablando, las fuerzas con representación en el Parlamento andaluz deberán formar un gobierno abierto que afronte las necesidades del día a día, mientras se busca el momento propicio para convocar unas nuevas Elecciones, que deberán celebrarse a sabiendas de que lo que los andaluces se juegan es mucho más que un sencillo elenco para ejercer el poder.

Las fuerzas democráticas deben arrinconar a Vox porque no están, por lo que hemos visto ya, ni en la misma competición, ni aceptan las mismas reglas, ni “juegan” (valga el término en este caso) el mismo juego

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha