eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Bertín Osborne y el machismo kitsch 

21 Comentarios

Portada del nuevo disco de Bertín Osborne

Llevo sin pestañear unas horas. Prueba a hacerlo después de ver la portada del nuevo disco de Bertín Osborne, "Yo debí enamorarme de tu madre" ¿Qué me dices? Pues eso... Un Bertín lozano y dinámico te sonríe sentado y rodeado de fardos de paja en un hipotético granero. Es difícil fijarse en su sonrisa y no fijarse en su pantalón. Porque menudo manspreading que te acabas de marcar, machote. A partir de ahora cada vez que hablemos de cómo los hombres abren las piernas para ocupar el espacio nos vendrá a la mente tu portada. Esos cojones a punto de reventar las costuras y darte en la cara...

Tu portada, Bertín, nos avisa de que esa masculinidad cipotuda, de machirulo feliz y trasnochada sigue entre nosotras. Tú, con tus privilegios, con tus programas de televisión en los que te enorgulleces de no saber cocinar y tratas a las mujeres como seres inferiores, nos dices que hasta sexagenario te sigues follando a jovencitas en lugar de a mujeres de tu edad. Ese título "Yo debí enamorarme de tu madre", digno título de película del destape, no deja lugar a dudas.

Sigue entre nosotras, pero me da que una portada como la tuya y su recepción ( pasearos por Twitter) debe hacernos sentirnos esperanzadas porque en el fondo da mucha lástima ese intento por revivir tu virilidad en un momento en el que los hombres como tú ya no son los reyes del mambo. Si tras el primer susto las insinuaciones de un machote como Bertín desde ese pajar nos causan hilaridad y cierta vergüenza ajena es porque las cosas están cambiando y porque tenemos otros imaginarios y referentes.

Seguir leyendo »

Un nostálgico de la dictadura... ¿qué dictadura?

Indianara Siqueira (izda) y Marielle Franco, políticas brasileñas. /Foto: Divulgación Marielle Franco

Llevo meses pensando en escribir este artículo o, más bien, distintas versiones de este artículo. El primer momento fue el 28 de junio, cuando fui a ver la proyección del documental  Bixa Travesti, sobre Linn da Quebrada: actriz, cantante de funk carioca, activista transfeminista, negra y favelada, DIOSA. 

Reivindica el concepto de "bixa travesty" (marica travesti) para vivirse desafiando las expectativas de género que se supone que tiene que cumplir una mujer trans para ser aceptada. Se declara terrorista del género. Y canta con rabia a los machos (también a los machos gay) que utilizan a las mujeres (también a las travestis). Habla de deconstruir el deseo para relacionarse sólo con mujeres y maricas muy maricas. Cantaba algo así como: "Si quieres estar conmigo, amaricónate". 

Seguir leyendo »

Cómo hacer periodismo (feminista) y no morir en el intento

Relato gráfico de Josune Urrutia en la redacción de Pikara Magazine: http://josunene.com

Que el periodismo iba en serio es algo que parece que tenemos que repetirnos día a día desde las redacciones de grandes grupos editoriales, las -ya no tan- nuevas trincheras montadas con ordenadores recompuestos, en medio de calles ruidosas sosteniendo papel, bolígrafo y móvil entre barbilla y hombro, delante de las pantallas de plasma o en ruedas de prensa sin preguntas. No se confundan estos lamentos con algún quejido lastimero inquiriendo "hoy no hay nada en agenda".

Nos vendieron que iba en serio en la universidad (quien se aventuró en ella para ejercer) por medio de sesudos debates sobre reporterismo e injerencias entre géneros periodísticos. Teorías y citas emitidas por catedráticos cuyo máximo exponente de la profesión fue, valga la redundancia, sentar cátedra. Ya con los pies en movimiento, nos señalaron una agenda mediática, elaborada por poderes fácticos y ciertos grupos de presión, de la que se permitía poco más que desviar la mirada para algún escarceo en cajones de sastre de secciones de "Sociedad". Poco margen para hablar y, de lo que se dice, más parece que calla otras cuestiones.

La eclosión de internet y sus posibilidades, la crisis económica, la crisis de fe en la profesión, el copia-pega de noticias... Este combinado de factores llevó a una resaca que nos empujó a lanzar nuestras propias apuestas mediáticas.  Pikara Magazine nació hace ya casi ocho años de forma precaria en recursos pero con una gran riqueza de fuerzas, ganas, sensibilidad e inteligencia.

Seguir leyendo »

Cine de terror, mujeres y los nuevos miedos

Chlöe Moretz en el remake de Carrie

En pocos días comienza en Sitges uno de los eventos más esperados por los y las amantes del cine fantástico y de terror. El Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya, que presenta este año su quincuagésimo primera edición, ha publicado ya una atractiva cartelera en la que destacan algunos títulos.

En las últimas ediciones del festival se ha visto una creciente presencia de películas dirigidas por mujeres entre las grandes apuestas del evento. Justamente, la representatividad de mujeres en el cine de terror ha sido objeto de reflexión en revistas especializadas de cine y cultura popular durante los últimos cuatro años. Casualidad o no, el auge de historias hechas por mujeres y sobre mujeres coincide, con lo que los y las especialistas denominan una renovación del género de terror que presenta nuevos temas y ofrece nuevas perspectivas.

El cine de terror que se venía haciendo hasta hace poco, a menudo reciclaba viejos clichés sobre las mujeres. Un recurso utilizado hasta la saciedad en el terror y en algunas películas fantásticas y de ciencia ficción es el de la mantis religiosa. Este personaje está siempre encarnado por una mujer atractiva a la par que malvada que aprovecha su sexualidad para seducir, manipular y a veces, exterminar a los protagonistas de la historia. En ocasiones, ella es la protagonista, como en el caso de Jennifer's body, un film protagonizado por Megan Fox en 2009 cuando la famosa actriz encabezaba las encuestas sobre las celebridades más deseadas. La histórica femme fatale tiene en el extremo opuesto al personaje la joven virginal, la mujer que queda en pie tras sobrevivir a la muerte de todos los miembros del grupo, y que se enfrenta sola con el asesino al final de la película. Cherry Falls (2000) fundamentaba su trama precisamente en el rol de la virgen, ya que el asesino persigue exclusivamente a mujeres que todavía no han tenido relaciones sexuales.

Seguir leyendo »

Ser exhumado es un privilegio

Excavación de una fosa común junto al cementerio de Mérida.

Los restos de Franco serán exhumandos, tras una sesión histórica en el Congreso. Pocas veces este adjetivo definió mejor lo expuesto, que no debatido, por la clase política del momento. La mayoría parlamentaria ha dado luz verde, con los grises del Partido Popular y de Ciudadanos, a dejar de loar en un mausoleo construido con sangre, dolor, abusos, esclavitud e ignominia a un dictador. Un mausoleo en el que algunas víctimas de la dictadura comparten espacio con su opresor. Sin que sus familias hayan sido consultadas. Sin que muchas ni tan siquiera sepan que yacen allí sus restos.

Hace años, los suficientes para que mi memoria sea hurgada con ahínco, participé en la exhumación de cuatro fosas comunes junto a las tapias del cementerio de Mérida, en Badajoz, Extremadura. Por situar, que nunca está de más cuando se habla de mi tierra. Eran tiempos en los que la Junta ofrecía esta 'actividad' de reconocimiento, dignidad y memoria a la juventud europea. Bajo el sol abrasador –de nuevo un adjetivo en el que no caben dudas– de un mes de agosto extremeño, un grupo de unas quince personas dedicamos dos semanas a mover tierra a palazos, a delimitar el terreno y, pincel en mano, a barrer palmo a palmo el suelo para buscar los cuerpos de las personas que habían sido asesinadas décadas antes y tiradas con un desdén que duele, que atormenta.

Abrimos cuatro fosas en los puntos indicados por un georradar. Y no había nada. Matizo: casi nada. Sólo en una esquinita, justo en la que yo estaba asignada, apareció un cráneo, parte del cuello, del omóplato y de las costillas. Fue el resto más 'entero' que 'descubrimos'. Pero no fue el único: un pie casi completo pegado a una suela de zapato –duele escribir esto–, decenas de trozos óseos, de dientes, de hebillas de cinturones, de peines, de monedas, de trozos de metales variados, de restos de tejidos… fueron desenterrándose a medida que desempolvábamos la tierra. También aparecieron casquillos de balas, huellas de la crueldad extrema. Huellas de lo sufrido. Un tremendo olor a quemado fue apareciendo a medida que escarbábamos. Aún lo recuerdo, ahí mi memoria está más viva.

Seguir leyendo »

Heridos de muerte

Tensión en Hondarribia por el desfile de la compañía mixta en el Alarde

Parte de daños: A un periodista de Antxeta Irratia (una emisora de radio de la comarca del Bidasoa) le quitaron el móvil, su herramienta de trabajo; a otro de El Diario Vasco (Grupo Vocento) intentaron arrebatarle la cámara; a los de EiTB (radiotelevisión pública vasca) les insultaron; al de Berria (diario impreso en euskera) le taparon la cámara... Diez días antes, un periodista de Telemadrid fue agredido mientras grababa una imágenes.

Los escenarios fueron muy distintos. Al cámara de la televisión madrileña lo agredieron en Barcelona mientras cubría una concentración; las agresiones a profesionales vascos se produjeron en Hondarribia (Gipuzkoa) en el trascurso del Alarde, una fiesta que viene celebrándose cada 8 de septiembre desde el siglo XVII.

El Alarde es un festejo de carácter militar: la renovación anual del voto que se hizo a la virgen de Guadalupe en agradecimiento por la liberación del asedio al que la ciudad fue sometida en el año 1638, en el marco bélico de la Guerra de los Treinta años, tras un cerco francés de 69 días, según Wikipedia. Quien haya participado en la redacción del artículo de la Wiki ha sido muy prolijo a la hora de enumerar las unidades y compañías que participan en él: 26 con nombre propio. Pero se le ha pasado describir que es una fiesta masculina, que los participantes en las compañías son exclusivamente hombres a excepción de las cantineras; 20 este año. Revisemos esto: si solo pueden participar 20 mujeres y, además, como adorno de las compañías, la fiesta es machista. Huy, lo que ha dicho.

Seguir leyendo »

Por qué necesitamos periodistas racializades en los medios

Equipo del magazine informativo matinal de la BBC, en el que trabaja la periodista británica de origen indio Naga Munchetti (con vestido morado)

⁃ Te he mandado al whatsapp un link de un artículo que he escrito.

⁃ ¿A que salen personas negras?

⁃ Sí.

Seguir leyendo »

Esperando el #8A, por el aborto en Argentina, desde la resistencia optimista

Imagen de la campaña en redes #8A

El tsunami verde desatado por el debate del aborto legal en Argentina colocó en la agenda una demanda que impacta a más de la mitad de la población mundial. En el Cono Sur el debate por la interrupción voluntaria del embarazo acostumbraba ser el eludido favorito de la clase política, hasta que hace unos pocos meses todo cambió. El grito por el acceso a este derecho de manera segura, legal y gratuita por parte de todas las personas con capacidad de gestar es un reclamo que abrazamos las feministas en un continente que padece, al mismo tiempo, un vertiginoso aumento de los fundamentalismos religiosos.

“Ahora que estamos juntas, ahora que sí nos ven” reza el cántico pegadizo que incluye coreografía y se adhiere a un debate sobre la soberanía de los cuerpos, un punto de visibilidad del reclamo del cual es imposible retroceder. Las feministas argentinas tienen el mérito gigante de haber logrado mudar la percepción social en torno al aborto. El movimiento histórico conformado por La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito ( La Campaña) suma hoy más de 350 organizaciones sociales, gremiales y políticas. De ese entretejido social brota un magma de significaciones que coloca la decisión de las personas gestantes en un lugar prioritario y que ha transformado la práctica ocultada y silenciada del aborto.

La lucha de La Campaña se volvió el sueño de cualquier movilización social: es el color que tiñe y entreteje también con los reclamos de los 354 periodistas despedides en la agencia nacional Télam, así también colorea los movimientos barriales, docentes y universitarios. La creación de redes de profesionales de la salud, tanto como de comunicadores comprometides que informan por el derecho a decidir, dan respaldo al reclamo y explican la fuerza arrasadora de la movilización callejera durante la vigilia del 13 y 14 de junio pasado. 

Seguir leyendo »

Las otras Ahed Tamimi

Ahed Tamimi, abrazada por una pariente a su llegada a su pueblo natal en Cisjordania, Nebi Saleh, cerca de Ramala

Después de ocho meses, la joven palestina Ahed Tamimi acaba de salir de una prisión militar israelí tras ser condenada por dar un bofetón a un militar que había entrado en su pueblo, Nabi Saleh. “Fue una reacción normal frente a un soldado que se encontraba en mi casa, disparando a gente de mi pueblo”, ha explicado a la agencia de noticias AFP.

Su lucha, y la de su familia, es todo un símbolo de la resistencia pacífica del pueblo palestino ante la ocupación y la colonización por parte de Israel.

“El problema no es sólo la ocupación sino la colonización en toda Palestina. Israel no es un problema en sí mismo, pero lo que supone Israel es la puerta de entrada para el capitalismo, para la venta de armas y el colonialismo en todo el mundo. Nuestra lucha es parte de la lucha de la humanidad por los derechos de todos”, afirmó recientemente Bassem Tamimi, padre de Ahed, en el encuentro organizado en Ramala, a finales de junio, por la oenegé Sodepaz en el participé.

Seguir leyendo »

Hermanas nicas, yo sí os creo

27 Comentarios

Una manifestante en la protesta contra el Gobierno de Ortega el pasado 19 de julio en Ciudad de Guatemala.

Si escribo sobre Nicaragua no es para participar en un debate sobre política internacional. Es una forma de paliar un poquitito la impotencia; sentir que hago algo por mis amistades, por los colectivos que me acogieron, por el país al que decidí mudarme, aunque finalmente esa etapa duró menos de lo previsto. Por las y los estudiantes que se encierran en las universidades y por las madres de los muertos y desaparecidos que gritan verdad y justicia. 

Quiero sentirme conectada con ellas a pesar de que es imposible sentir en carne propia el terror que enfrentan. Miedo a que te peguen un tiro en una protesta; a que los parapoliciales te sometan a vejaciones sexuales; a que te secuestren; miedo a que desaparezcan a tu hermano, que cumple con el perfil de víctima mortal —varón, menor de 25 años, estudiante—; miedo a que apliquen contigo la amenaza de 20 años de cárcel por terrorismo, es decir, por ejercer el derecho legítimo a la protesta. Miedo cuando una persona de tu mismo pueblo publica tu foto en Facebook con la leyenda “golpista” encima, contextualizada con un mensaje de odio que termina con la palabra PLOMO. Miedo a exiliarte y sentir que abandonas a tu familia y a tu pueblo. Miedo a decidir quedarte sin saber cómo terminará esta historia: ¿guerra civil?, ¿dictadura sin disimulos?, ¿un país controlado por los paramilitares y los grupos de choque, cada vez más armados?

Sí que hay un miedo que siento en mis propias carnes: el miedo a que ocurra algo a la gente a la que quiero. Pero el asunto sigue teniendo para mí un punto de irrealidad. Es lo que tiene la distancia.

Seguir leyendo »